El peor de los crímenes (28 hombres y una niña)

por foxylady

0014834966

Fuente: Infobae

Habló la víctima de la violación masiva en Brasil: “Creí que iba a morir” 

La adolescente dio un desgarrador testimonio sobre el brutal ataque, ocurrido hace unos días en una favela de Río de Janeiro

La menor de edad que fue atacada por decenas de hombres, que grabaron y difundieron la escena, ofreció una entrevista en la que reveló escabrosos detalles sobre el acto y destacó que pensó que no sobreviviría. “Me desperté en un ambiente diferente, con un hombre abajo mío, uno arriba y dos sujetando mis manos. Varias personas se reían de mí, y yo dopada. Muchos chicos riendo, hablándome y sujetándome. Pensé que iba a morir. Listo, se acabó”, narró este domingo la joven de 16 años a TV Record. Aunque la menor no recuerda todos los detalles, cree que fue drogada antes del crímen, ya que había ido a una fiesta y fue a dormir a la casa de una ex pareja. Pero no fue allí donde despertó: estaba en una casa abandonada, donde solo había una cama y sus violadores. “Escuché que dijeron 33 hombres, 38. Los que yo pude contar, fueron 28”        El aberrante acto terminó 10 minutos después de que se despertó. “Un amigo entró y pidió que paren. Fue allí cuando pensé que tenía una oportunidad de sobrevivir”. Según detalló, no conocía a sus agresores, de los que se ha señalado varias cifras. “Escuché que dijeron 33 hombres, 38. Los que yo pude contar, fueron 28”, indicó. Las secuelas del ataque no son solo físicas. Según relata, toma varios baños al día y también de noche. “Sentí culpa, varias veces, hasta ahora. Todo el día. No sé de qué. Siento basura saliendo de mi cuerpo, de mi boca, de mis ojos”. Además, criticó a los policías que la interrogaron, ya que asegura que intentaron responsabilizarla de algo que no hizo. “Me preguntaron qué hacía allí, si había tenido relaciones grupales antes. Querían culparme de todas formas”. A su vez, agradeció el apoyo que ha recibido en su país y desde el exterior. “Siempre me puse en el lugar de otras mujeres, y esta vez realmente sentí que muchas mujeres se pusieron en mi lugar. El dolor no fue solo mío. Es un dolor de alma”

A %d blogueros les gusta esto: