Como soporta la pandemia la colectividad judía de Buenos Aires

por bajurtov

Cómo los judíos de Buenos Aires han resistido la pandemia

Una vista aérea de Buenos Aires el 20 de marzo de 2020,

El día en que el presidente argentino Alberto Fernández anunció un cierre “preventivo y obligatorio”. (Ronaldo Schemidt / AFP a través de Getty Images)

BUENOS AIRES (JTA) – Desde el 20 de marzo, Argentina ha impuesto una de las cuarentenas COVID-19 más estrictas del mundo, y su capital, hogar de la mayor parte de la comunidad judía del país, no volverá a abrir en el corto plazo.

Las escuelas y sinagogas judías han estado cerradas durante cinco meses, pero también la mayoría de las actividades industriales y comerciales de la ciudad. Ha llevado a una crisis económica local que está afectando a la mayoría de los negocios de la ciudad, judíos y no judíos. El primer semestre de 2020 mostró una tasa de inflación de aproximadamente 20 por ciento y ahora el peso, la moneda local, está perdiendo valor rápidamente: en enero se necesitaban 63 pesos para comprar un dólar; ahora supera los 120 pesos.

A pesar del cierre, el virus sigue avanzando en Argentina. El Ministerio de Salud Nacional informó un nuevo récord alto de muertes (283) en un día el 19 de agosto. Desde el inicio de la pandemia, casi 312,000 personas han sido infectadas con COVID-19, con 6,330 muertes.

Las frustraciones han hervido en la comunidad judía: al principio de la crisis, en marzo, los miembros de una congregación ortodoxa fueron arrestados por intentar operar una mikve, o baño ritual, y más tarde una novia y un novio fueron arrestados en su propia boda por convocar a tal una gran reunión. Un rabino ortodoxo dijo el martes que “el judaísmo en Argentina ha llegado a un punto bajo”.

Por primera vez en la historia, se transmitieron en línea los eventos, normalmente a los que asistieron muchos, en conmemoración de los mortíferos atentados con bombas en la embajada de Israel y el centro judío AMIA que tuvieron lugar en la ciudad en la década de 1990.

Pero también ha habido puntos brillantes, como un acuerdo entre la comunidad ortodoxa y el gobierno sobre cómo mantener los rituales de manera segura, y una operación que atrajo a casi 100 rabinos israelíes para certificar una acumulación de miles de toneladas de carne kosher.

Así es como les está yendo a otras instituciones judías locales a medida que avanza la pandemia.

Las sinagogas pueden reabrirse lentamente

El rabino Adrian Fada, izquierda, y la cantor Corina Krum ensayan para un servicio en línea filmado en la sinagoga NCI-Emanuel en Buenos Aires. (Cortesía de NCI Emanuel)

Muchos han pedido al gobierno que reinicie algunas actividades recreativas y económicas, y desde el 18 de julio, la ciudad ha visto algunas reaperturas graduales. Las sinagogas pueden abrir para 10 miembros a la vez, siempre que se usen máscaras y se siga el protocolo sanitario.

Pero a pesar de las nuevas medidas, muchos templos permanecerán cerrados al público y continuarán ofreciendo servicios en línea por temor a la continua propagación del virus. Actualmente es invierno en el país sudamericano.

Las principales sinagogas conservadoras como NCI Emanuel, Bet El, Bet Hillel y Amijai permanecerán cerradas.

“El gobierno y la sociedad buscan cierta normalización, pero los riesgos aún existen”, dijo Ariel Stofenmacher, de 57 años, rector del seminario rabínico conservador latinoamericano.

“La flexibilidad está motivada por las necesidades económicas, la gente está harta. Pero todavía estamos en pleno invierno y sin una vacuna, no llamaré a la gente para que se reúnan “, agregó Alejandro Avruj, de 50 años, el rabino de Amijai, que ha puesto en línea los servicios de Kabbalat Shabat con destacados músicos en línea.

El movimiento ortodoxo Jabad Lubavitch abrió sus instituciones con los protocolos sanitarios obligatorios en vigor. “Abriremos nuestros templos a 10 personas con estrictas medidas de saneamiento y todos los requisitos de la regulación gubernamental para proteger a nuestra gente”, dijo Tzvi Grunblatt, de 66 años, directora general del capítulo de Chabad en Argentina.

Un deli kosher prospera

Clientes en el restaurante “Oh Brothers”. (Cortesía de “Oh Brothers)

La comida kosher aquí, que ha mezclado los sabores de inmigrantes sefardíes y asquenazíes con la carne tradicional argentina, se ha convertido en una atracción para los turistas judíos.

El mercado local de comida kosher ronda los 25 millones de dólares al año, según información proporcionada por la ciudad. La ciudad ha celebrado un festival kosher desde 2013, y 11 hoteles de la ciudad tienen certificación kosher con empleados capacitados para ayudar al turista kosher.

Los restaurantes han estado cerrados desde el 20 de marzo y muchos de ellos están luchando por sobrevivir, pero algunos sorprendentemente han encontrado la oportunidad de crecer. Los hermanos Leandro, de 42 años, y Esteban Olsztajn, de 44, abrieron un restaurante de delicatessen kosher hace tres años en el corazón del barrio ortodoxo “El Once” de Buenos Aires, justo entre la escuela ortodoxa Toratenu y el centro comunitario judío Maccabi.

Los “hermanos Oh”, como se les llama, tenían como objetivo recrear algo de la atmósfera de un deli judío de Manhattan en su restaurante que lleva su apodo, pero venden todo tipo de comida judía, sushi kosher y otras comidas de fusión. Después de ampliar su servicio de entrega durante la pandemia, han triplicado sus ventas.

Cuando le preguntaron a Esteban por qué pensaba que eso sucedía, respondió: “Yo creo en Dios, ¿tú?”

Esteban es ortodoxo, pero su hermano y socio comercial no lo es. Ofreció otra explicación.

“Después del cierre, comenzamos a recibir pedidos de todos los rincones de la ciudad, y no solo de nuestros vecinos cercanos”, dijo Leandro a JTA.

Un hospital convertido en JCC

El presidente de Hebraica JCC Jonathan Lemcovich, centro izquierda, y el alcalde de Pilar Federico Achaval, centro derecha, en el hospital COVID-19 en el campus de Pilar de la organización judía, 14 de agosto de 2020 (Cortesía de Sociedad Hebraica Argentina)

El centro de la comunidad judía de Buenos Aires, llamado Sociedad Hebraica Argentina, es uno de los centros judíos más grandes de la ciudad, hogar de ligas deportivas juveniles, clases, clases profesionales, programación para adultos y más. Tuvo que cambiar todo eso en línea rápidamente, pero encontró otra forma de ser útil.

Parte de su sitio al aire libre de 420 acres en Pilar, una ciudad de 300.000 habitantes en las afueras de Buenos Aires, se convirtió en un hospital temporal. La Municipalidad de Pilar dirigió el sitio, que tenía 230 camas disponibles para pacientes con COVID-19. Y este fue solo un ejemplo.

Según la organización paraguas judía argentina, DAIA, todas sus 140 instituciones en todo el país ofrecieron sus instalaciones y voluntarios a los gobiernos nacionales y locales para ayudar con la crisis. Lo hicieron mientras atravesaban una crisis económica propia, ya que a los miembros les resultaba más difícil pagar las cuotas de membresía.

Al igual que Hebraica, otro centro comunitario judío conocido es Hacoaj, un club deportivo y cultural con alrededor de 7.500 socios en Tigre, una ciudad en el norte de la provincia de Buenos Aires (además de la ciudad de Buenos Aires, que es la capital del país, son también una provincia con el mismo nombre). Hacoaj ha organizado una serie de actividades “en casa” y ha reducido el 20 por ciento a la membresía. Algunos miembros han donado sus descuentos para ayudar a otros miembros con más necesidades.

La Kosher Nostra

Miembro de La Kosher Nostra, la banda de klezmer más conocida de Argentina. (Captura de pantalla de YouTube)

Buenos Aires es el hogar de unos 159.000 judíos, según el estudio de población judía mundial de 2018 realizado por el experto Sergio Della Pergola, lo que le da a Argentina la población judía más grande de América Latina.

Los empresarios, artistas, profesionales y creativos judíos locales se han visto muy afectados por la desaceleración general y las estrictas prohibiciones de reuniones y eventos sociales.

Entre las cancelaciones de eventos y espectáculos se encuentra la celebración del 72º Día de la Independencia de Israel en el país, organizada por la Organización Sionista Argentina. La atracción principal fue para la banda local de klezmer “La Kosher Nostra”, un grupo que comenzó pequeño en 2011 pero ahora toca para miles de fanáticos en estadios de todo el país. En 2016, el grupo tocó en dos espectáculos ante una multitud de 10.000 personas en Sudáfrica.

“Para honrar a Israel, grabamos un video con la participación de más de 60 artistas argentinos”, dijo a la Agencia Telegráfica Judía Jonathan Strugo, de 27 años, uno de los creadores de la banda.

La crisis económica

Voluntarios de Tzedaká que trabajan en la “farmacia social” de la fundación, que ofrece medicamentos gratuitos. (Cortesía de la Fundación Tzedaká)

Cada semana, directores de las escuelas judías más grandes de la ciudad, como Scholem Aleijem, ORT, Martin Buber, Tarbut, Beth, entre otros, tienen reuniones de Zoom para discutir la situación. La mayoría de ellos ha reducido sus costos, pero la crisis financiera no se está volviendo más fácil.

Antes de la pandemia, el grupo judío AMIA recibió alrededor de 40 nuevas solicitudes cada mes de ayuda económica. Desde que se estableció la cuarentena, esa cifra aumentó a más de 500 por mes (un aumento del 1.200 por ciento).

La oficina de AMIA que coordina actividades con comunidades de todo el país, llamada Vaad Hakeilot, lanzó una plataforma que permite a las personas donar a diferentes instituciones judías.

Una sección especial centrada en la educación atrajo la atención de los principales medios de comunicación y recaudó $ 400,000.

“La solicitud de ayuda se ha triplicado”, explicó en una entrevista reciente el economista Miguel Kiguel, de 66 años, presidente de la Fundación Tzedaká, una ONG enfocada en la caridad. “Hay muchos casos de personas que tienen trabajo, que tienen una vida social, pero desde el cierre todas esas estructuras fundamentales comenzaron a caer”.

Tzedaká ha implementado un programa de emergencia llamado Guesher (“puente” en hebreo) para ayudar a las familias judías en Buenos Aires con un programa de asistencia económica temporal para cubrir sus necesidades básicas, como alimentación, salud y vivienda, por un período máximo de seis meses. .

El cine y la fotografía chocan contra una pared

Jonas Papier, segundo desde la derecha en primera fila, con estudiantes de fotografía en Tel Aviv en 2019. (Cortesía de Motivarte)

Jonas Papier, de 50 años, dirige Motivarte, dirige una de las escuelas de fotografía más premiadas del mundo. Tiene 2000 estudiantes y ha obtenido un récord de siete nominaciones para el premio Student Focus de la World Photography Organisation. Un alumno de Motivarte ganó la edición de 2017.

La escuela ha celebrado acuerdos de enseñanza con Betzalel, la famosa Academia Israelí de Artes y Diseño, y Papier ha viajado a Israel varias veces para enseñar. En 2019, salió a las calles de Tel Aviv para dar su famosa clase en casa sobre fotografía callejera, en español, hebreo e inglés.

Había planeado una edición de 2020 en Tel Aviv con nuevos proyectos para involucrar a otras instituciones israelíes.

“Extrañamos el viaje a Israel. El edificio de la escuela está vacío. Ahora estoy muy ocupado transformando todo el concepto de la escuela en una plataforma virtual ”, dijo Papier. “La buena noticia es que estamos recuperando nuestra plantilla de profesores con algunos profesionales que han enseñado aquí en el pasado y ahora viven en Europa e Israel”.

Durante los últimos 16 años, el festival de cine judío de Buenos Aires ha estrenado 250 películas de directores israelíes como Yosef Shiloaj, Dan Wolman, Ayelet Bargur, Igaal Niddam, Ilan Heitne, David Volach y Jorge Gurvich, y las estadounidenses Ann Coppel, Hilary Helstein. , Adam Vardy, Gaylen Ross y Adam Zucker.

El creador del festival, Luis Gutman, de 73 años, explicó a JTA que la devaluación del peso le dificultaba comprar los derechos de las películas para exhibir en el festival. Durante 16 años, el festival mostró películas en la cadena de cines Cinemark durante dos semanas en noviembre.

“Cinemark aún no puede asegurar si los cines reabrirán este año y no me resulta rentable comprar los derechos de las películas y exhibirlas en línea; así que si la industria del cine permanece cerrada, creo que no habrá festival este año y reanudaremos nuestras actividades en 2021 ”, dijo.

Sin embargo, una cosa es segura.

“[P] o seguro que no será un festival en línea”, dijo Gutman.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: