Quienes boicotean los productos de los “colonos”,ahora pueden encontrarlos en Bahrein y Dubai

por bajurtov

Mi corazón está con los izquierdistas: aquellos que boicotean los “asentamientos” ahora pueden encontrarlos en el desayuno en Bahrein y Dubai

Prof.Arie Eldad 12/12/2020

El primer día de abril se conoce en la cultura occidental como “Día de los Inocentes”. La tensión y la dependencia son comunes en él.

Incluso los medios de comunicación de gran reputación en este día plantan noticias completamente infundadas, suplantando hechos. Unas horas más tarde, se revela la fabricación y todos los que saltan de alegría o enojo se avergüenzan. Eran “los látigos de abril”. Pero el sábado 1 de abril de 1933 no fue un engaño. El boicot de los judíos por parte del Partido Nazi en Alemania fue el primer movimiento institucionalizado que condujo al exterminio de millones de judíos europeos.

Los guardias de los alemanes nazis estaban apostados frente a las tiendas judías e impedían la entrada de los compradores. Lo mismo ocurre con las aperturas de bufetes de abogados y las clínicas de médicos judíos. Los jueces y fiscales judíos fueron sacados por la fuerza de las salas de audiencias. Comenzó la asfixia económica de los judíos alemanes. Para aquellos que no entendieron inmediatamente y huyeron de Alemania, les esperaban despidos, leyes raciales, humillación pública, arrestos y campos de concentración. Desde que supimos, un boicot no es una broma. Sin estiramientos. Podría terminar en genocidio.

En 2005, se estableció el Movimiento Internacional de Boicot a Israel, el movimiento BDS (Boicot, Prevención de Inversiones y Sanciones). A él se unieron unas 170 organizaciones pro palestinas de todo el mundo. La mayoría de los judíos y muchos de nuestros amigos en el mundo comprendieron el peligro de pedir que se compare a Israel con el régimen del apartheid en Sudáfrica. Muchos de los que odian a Israel en todo el mundo han identificado en el nuevo movimiento una plataforma legítima para expresar su profundo antisemitismo. A primera vista, esto era sólo una oposición a la política del Estado de Israel, a la “ocupación” y a la discriminación de los árabes. Pero quienes también leyeron más allá del título, entendieron que los Bydiasniks exigen la eliminación del estado judío devolviendo a todos los refugiados árabes de la Guerra de Independencia, ellos mismos y sus descendientes, al Estado de Israel, y haciéndolos ciudadanos. No es dentro de las fronteras de 1967 que estos enemigos de Israel están luchando, sino dentro de las fronteras de 1947. Quieren borrar a Israel del mapa.

Había quienes estaban en la extrema izquierda en Israel que estaban felices con el establecimiento del movimiento y esperaban que un boicot académico, económico, cultural y político pusiera a Israel de rodillas, lo obligara a poner fin a la “ocupación” y retirarse de los territorios liberados. Pero algunos ya se han dado cuenta de que los que odian a Israel no están realmente interesados en “territorios” sino en “Israel”. Y los judíos dondequiera que sean judíos en el mundo son perseguidos por esos antisemitas. Como parte de los eventos de la “Semana del Apartheid” en las instituciones académicas de Estados Unidos, también se envían “cartas de desalojo” a los estudiantes judíos que viven en los dormitorios y se marcan sus habitaciones. . Los activistas del BDS amenazaron a los artistas extranjeros con cancelar las actuaciones programadas en Israel. Algunos de ellos se rindieron.

El movimiento nació, por supuesto, en el país. Entre los estudiantes árabes de nuestras universidades, dentro de la Autoridad Palestina, y también brotaron del núcleo extremista de judíos antisionistas. Aquellos que beben regularmente del agua de pozo, escupen en él. Hay quienes piden un boicot a las instituciones académicas que los apoyan, y viven aquí en paz solo gracias a las FDI. Viviendo en ellos.

Ese boicot también se deslizó en el corazón del establecimiento académico de Israel, ya que los líderes universitarios lucharon frenéticamente contra el reconocimiento académico en la Universidad Ariel en Samaria. Hay departamentos universitarios en el país que no aceptarán como profesores a quienes hayan estudiado o enseñado en Ariel. Los artículos científicos serán descalificados si están escritos “allí”. Algunos artistas israelíes se niegan a actuar en Judea y Samaria. El intento de boicotear a una institución de teatros enteros pronto fracasó cuando los odiadores israelíes los odiaban porque dependían de los presupuestos estatales, y un llamado a un boicot contra mí podría derribarlos. A pesar de los “Acuerdos de Oslo”, la Autoridad Palestina es el motor principal de esta guerra contra nosotros. Junto a él se encontraba la mayoría de los países árabes y musulmanes. Y en Egipto y Jordania, que firmaron acuerdos de paz con Israel, se lanzó un boicot real. Para alabanza de los boicoteadores israelíes en estas tierras, se puede decir que no diferenciaron entre Judea, Samaria y Gush Dan.

La Unión Europea también se unió al esfuerzo de BDS en su versión “ligera”: etiquetar los productos de los asentamientos e imponer aranceles altos a estos productos, o exigir no presupuestar la investigación en instituciones académicas de Judea y Samaria como parte del programa de investigación de la unión. Ehud Olmert como Ministro de Industria, Comercio y Trabajo en el gobierno de Sharon y con su consentimiento. Ya fue Ariel Sharon quien agitó un hacha en la fábrica del asentamiento. Comenzó la deriva. Netanyahu contribuyó con su parte al aceptar la demanda de la OCDE de investigación estadística sobre Israel en la Línea Verde y al firmar el acuerdo “Horizonte 2020” para la investigación presupuestaria.

Solo después de unos diez años el Estado de Israel se despertó y lanzó un contraataque organizado. El Ministro de Asuntos Estratégicos se encargó de coordinar la lucha. En unos pocos años se registraron logros importantes. La canciller alemana Merkel y el parlamento alemán han declarado que el BDS es un movimiento antisemita (el importante opresor israelí Gideon Levy en Haaretz escribió un artículo titulado “Bushi Lech, Alemania”). El secretario de Justicia británico, Michael Gove, describió el BDS como “nuevo antisemitismo”.

En Francia, el Tribunal de Apelaciones dictaminó que las acciones de la organización eran ilegales. El gobierno español pagó cientos de miles de shekels en compensación a la Universidad Ariel porque los estudiantes de arquitectura de esa universidad fueron expulsados de un concurso internacional organizado por el gobierno español. Canadá, Suiza y muchos estados de EE. UU. Han promulgado leyes contra la organización y sus acciones. Recientemente, el secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, declaró a la organización como un “cáncer”. El Estado de Israel impide que los operativos de la organización ingresen al país y algunos han sido expulsados del aeropuerto Ben Gurion.

Entonces, en estos días, algunas piedras grandes más cayeron en el muro del boicot y el odio antisemita. El ministro de Comercio de Bahréin ha anunciado que su país no ve diferencias entre los productos israelíes y los de los “asentamientos”, y el presidente del consejo de Samaria, Yossi Dagan, encabezado por una delegación de bodegas, casas de tela y productores de miel de Samaria, firmó un acuerdo de exportación con una gran empresa en Dubai esta semana.

Ay de esa vergüenza. No es suficiente que los Emiratos y Bahréin hayan firmado un acuerdo de paz política con Israel, vinieron a hacer negocios. Y no solo con el Estado de Israel en general, sino abiertamente con las empresas de los “asentamientos”. Mi corazón está con los izquierdistas. Después de todo, aquellos que boicotearon los productos de los asentamientos, e incluso publicaron grandes anuncios en Haaretz con la lista de industriales y agricultores, bodegas, molinos de aceite y colmenas en Judea y Samaria y pidieron un boicot contra ellos, ya no podrán viajar a la nueva Tierra Prometida. Tome una foto a la sombra del Burj Khalifa y disfrute de los lujosos hoteles de los Emiratos. En el desayuno pueden lamer la miel “Paradise” de una guadaña, su ensalada puede estar sazonada con aceite de oliva de Rachelim y quizás lo peor de todo: pueden oler Maine Tora. Después de todo, si saben lo que comen y lo que beben, pueden ahogarse, Dios no lo quiera.

Como médico que manda cuidar la salud de cada persona y salvarlo del peligro de muerte, solo puedo recomendarles: es mejor quedarse en el país y no poner en peligro su salud con estos traidores, que rompieron el boicot.

Fuente: Diario Maariv digital.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: