Archive for ‘Bahréin’

octubre 14, 2015

Bahrein, Emiratos y otros países del Golfo Pérsico están negociando para adquirir el sistema anti-cohetes israelí “Cúpula de Hierro”

por goal

Bahrein Emiratos y otros países del Golfo Pérsico están negociando para adquirir el sistema anti-cohetes israelí “Cúpula de Hierro”

Bateria Antimisiles Israelí para Bahreim

La cadena de noticias Sky informa que Bahrein, Emiratos y otros países del Golfo Pérsico están negociando para adquirir el sistema de anti-cohetes israelí “Cúpula de Hierro” y tambien están muy interesados en los anti-misiles Varita Mágica y Jetz (Flecha) para defenderse de un posible ataque iraní.

Estos países no comprarían directamente de Israel sino a través de empresas norteamericanas ya que es el gobierno de EE.UU. quien media entre las partes. El Ministro de Exterior de Bahrein Jalid Bin Muhamad El-Kafila dijo que “Israel tiene un sistema Cúpula de Hierro pequeño, nosotros tendremos un sistema mucho más grande”.

HatzadHasheniPNG_zps1ed15660Zorrete - copia

mayo 6, 2015

Arabia Saudí e Irán: la guerra fría que despierta en Oriente Medio

por goal

THEOBJETIVE

Barein150224

La confrontación entre Arabia Saudí e Irán se hace palpable en el conflicto interno de Baréin y de otros países de la región (Hamad I Mohammed)

La invasión de Irak y la Primavera Árabe abonaron el terreno para la competencia entre Riad y Teherán por el control geopolítico de la región. La confrontación también se manifiesta en el terreno económico: los saudís apuestan por un barril de petróleo más barato con miras a debilitar a un Irán altamente dependiente del crudo.

Es una guerra no declarada. Irán y Arabia Saudí, los dos grandes rivales y antagonistas en Oriente Medio, se enfrentan soterradamente en países más débiles para aumentar o mantener su poder en la región.

En los últimos meses, Riad se ha negado reiteradamente a las propuestas de recortar la producción de crudo dentro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), a la que aporta cerca de 10 millones barriles diarios, un tercio del total del cartel. La razón podría ser algo más que un cálculo económico y tendría que ver con una estrategia geopolítica para dañar a su adversario regional: Irán, país que requiere un incremento en el precio del petróleo, que continúa a la baja desde finales de septiembre y que ha llegado a mínimos históricos en 6 años.

Los economistas atribuyen el descenso de los precios a una reducción de la demanda global y al exceso de oferta, impulsada sobre todo por Estados Unidos cuyas reservas probadas llegaron a su nivel más alto en casi 40 años (36,5 mil millones de barrilles), según el Departamento de Energía y cuya elevada producción le ha llevado a superar incluso a Arabia Saudí como primer productor mundial de crudo.

Esta situación no está fuera del control de Riad que es, en la práctica, el único país de la OPEP con capacidad de realizar por si solo aumentos o reducciones sustanciales de producción con capacidad para impactar en los precios.

Pese a ello, en la reunión celebrada en Viena el 27 de noviembre, la OPEP acordó mantener la producción en 30 millones de barriles diarios, prevaleciendo la posición de Arabia Saudí. Ello tiró por la borda las aspiraciones de países miembros, cuyas economías se tambalean por la caída del crudo -como Venezuela e Irán,- que apostaban por un recorte que hiciese subir el precio del barril.

Algunos analistas consideran que la decisión saudí corresponde a una estrategia para ganar nuevos mercados y sacar del juego al petróleo de esquisto o shale oil estadounidense y canadiense, que tiene costos más elevados y requiere de una mayor inversión para mantener la producción.

Pese a ello, detrás de la aparente competencia de precios algunos expertos señalan otras causas relacionadas con el poderío regional en Oriente Medio y la denominada “nueva guerra fría” entre Arabia Saudí e Irán.

 

El dominio regional en juego

Las relaciones entre Arabia Saudí e Irán se han caracterizado por antagonismos sectarios y luchas por el poder geoestratégico y político en su zona de influencia.

El investigador F. Gregory Gause III, del Brookings Doha Center, especialista en Oriente Medio, explica que la confrontación entre estos dos países se pone de manifiesto a través de la influencia que ejercen éstos en otros estados de la región, más débiles y en conflicto.

La tensión actual no puede ser explicada simplemente como un conflicto sectario-ideológico entre suníes –saudíes- y chiíes -iraníes-, que compiten por liderar al mundo musulmán arrogándose la autenticidad y legitimidad del Islam, con sus respectivas diferencias doctrinales y político-religiosas.

“La guerra fría regional puede ser entendida únicamente analizando los vínculos entre conflictos domésticos, afinidades transnacionales y ambiciones regionales. Es el debilitamiento de los estados árabes, más que el sectarismo o el surgimiento de ideologías islamistas, lo que ha creado los campos de batalla en la nueva guerra fría de Oriente Medio”, señala Gause.

Con la Primavera Árabe las hostilidades han ido en aumento, especialmente cuando la ola revolucionaria llegó a Baréin y Siria, creando un choque directo entre intereses y políticas saudíes e iraníes, explican los investigadores Institute for National Security Studies (INSS) de Tel Aviv, Benedetta Berti y Yoel Guzansky.

La monarquía saudí ha jugado a favor y en contra de los alzamientos revolucionarios, dependiendo de sus intereses. Así, apoyó la salida del presidente yemení, Alí Abdallah Saleh, y consiguió apoyo regional para la intervención externa contra Muammar Gadaffi, en Libia.

Arabia Saudí secundó al derrocado presidente egipcio Hosni Mubarak y, luego, al régimen militar que le siguió antes y después del breve gobierno de los Hermanos Musulmanes.

También colaboró para mantener al régimen suní en Baréin, cuando  en 2011 la población mayoritaria chií -70%-  inició protestas exigiendo mayor participación política y en contra de lo que consideran una discriminación sectaria sistemática.

Señala Gause que al iniciarse la Primavera Árabe, los saudíes consideraron la caída del régimen egipcio de Hosni Mubarak en 2011 como otra pérdida ante el avance de la influencia iraní. Es por ello que Siria es tan importante para Arabia Saudí: “A comienzos de 2012, Riad apostó todo a la rebelión. Cómo termine la crisis siria determinará en gran medida la percepciones en Oriente Medio de quién “ganó” este competencia por la influencia regional”.

¿Pero por qué Arabia Saudí ve en Irán una amenaza? Según Berti y Guzansky ello se explica por el deseo de Teherán de promover un sistema de seguridad en el Golfo -libre de influencias extranjeras-, la amenaza de su programa nuclear así como sus ambiciones y capacidades militares convencionales. Riad teme que estos recursos sean utilizados para expandir la influencia iraní sobre la OPEP y sobre la minoría chií en el reino saudí y otros estados de la región.

El colapso de Irak, que servía de muro de contención a Irán, encendió las alarmas entre los países árabes ante la pretensión iraní de apoyar regímenes chiíes en la región, especialmente en vista del respaldo decisivo de Teherán al régimen de Bashar al Asad en Siria, escenario de una cruenta una guerra civil desde comienzos de 2011.

El enfrentamiento Irán y Arabia Saudí “se libra en las fragmentadas políticas internas de los Estados árabes más débiles: el Líbano, los Territorios Palestinos, Yemen así como Irak. Cada bando apoya a sus aliados locales con la esperanza de que estos lleguen al poder (…) Entre los aliados de Irán están Hezbolá en el Líbano y hasta cierto punto Hamás en los Territorios Palestinos; entre los de Arabia Saudí están la Autoridad Palestina y los partisanos suníes del anterior primer ministro Saad al-Hariri en el Líbano (…) Arabia Saudí también apoya a varios jeques tribales y figuras políticas suníes en Yemen, Siria e Irak”, subraya Fatiha Dazi-Héni, doctora en el Instituto de Estudios Políticos de París y analista principal encargada de asuntos del Golfo Pérsico en la Delegación de Asuntos Estratégicos. En el caso concreto de Yemen, mientras Riad respalda al gobierno del presidente Abd Rabo Mansur Hadi, Teherán ha sido acusada de apoyar y financiar a las milicias chíies  de los hutíes.

 

Un asunto negro

read more »

marzo 28, 2015

Guerra total en la Península Arábiga: 150.000 soldados saudíes listos para invadir Yemen

por goal

Sin título

Yemen guerra total peninsula arábiga

La guerra total se desata en la Península Arábiga después de que esta noche pasada Arabia Saudí anunciara el inicio de una campaña militar en Yemen -vecino país del sur de extensión aproximada a la de España, con 527.000 kilómetros cuadrados.

Publicado por

El objetivo de Arabia Saudí es restablecer en el poder al presidente Abdu Rabbu Mansour Hadi, huido en barco hacia Yibuti, según indican algunas informaciones sin confirmar oficialmente, tras el avance de los rebeldes hutíes (chíies) aliados con las fuerzas del expresidente Alí Abdulá Salé. El anuncio de la guerra en Yemen fue realizado por el embajador saudí en EE.UU., Abdel a-Jubeir, y contará con apoyo logístico y de inteligencia de EE.UU. (no de bombardeos) así como la participación de una amplia coalición de países árabe y otros musulmanes entre los que se encuentran Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Bahréin, Catar, Jordania, Marruecos, Egipto y Pakistán, según informa la cadena de televisión Al Arabiya. Habrá que ver a lo largo del día qué países confirman ese punto. Para empezar Arabia Saudí ha desplegado ya a 100 aviones de combate y tiene preparados a 150.000 militares para una previsible invasión terrestre inminente. Emiratos Árabes Unidos ha desplegado 30 aviones y Kuwait y Báhrein 15 cada uno, según la citada cadena.

yemen-468x263

Fuerzas leales al presidente Hadi / REUTERS

La fuerza aérea saudí -dispone de aviones de combate y cazabombarderos F-15, Tornado y Eurofighter- ya ha realizado bombardeos en el aeropuerto de Saná y plantas suministradoras de electricidad, según las primeras informaciones. En la imagen de cabecera de este blog, una de las imágenes ya tomadas de los primeros bombardeos. A nadie se le escapa que tras Siria, Irak y Libia , Yemen se suma con preocupación al colapso total de los Estados árabes en un momento en el que no es la democracia (llamada en su día “Primavera Árabe”) la que asoma a las puertas del relevo (menuda ilusión aquella) sino que es el yihadismo del Estado Islámico el que pueda sacar provecho de la inestabilidad y una hipotética guerra civil en Yemen (el ejemplo de Siria es evidente).

image17-468x327

Mapa de la región

La particularidad en este escenario yemení es que a Arabia Saudí -principal potencia petrolera y guardián y custodio de los lugares sagrados del Islam, no lo olvidemos- se le abre un nuevo foco de inestabilidad, más peligroso si cabe, por el sur. En el norte, está Irak, con intervención multinacional occidental. Además, Yemen era un país clave para la lucha contra Al Qaida en la Península Arabiga  pues era en este país donde se refugiaban sus líderes en esta región, algo que amenaza a Arabia Saudí. La CIA llegó a contruir una base de drones en el desierto de saudí en 2011 para golpear desde ahí a los yihadistas en Yemen, todo ello bajo la Presidencia de Barack Obama.

PD- Por cierto, también conocimos ayer que EE.UU. participa militarmente en la operación del Ejército iraquí para recuperar Tikrit, localidad natal de Sadam Hussein, de manos del Estado Islámico.

PNG_zps1ed15660Zorrete - copia