Archive for ‘la invencion del pueblo palestino’

abril 5, 2016

La invención del pueblo “palestino”: los colonos egipcios.

por Tersites

Poca gente sabe que el archi-terrorista Arafat no era “palestino”.

Nació en Egipto.

Era uno de tantos egipcios que formaron, junto a otras comunidades foraneas (desde albaneses y circasianos hasta argelinos, sirios o incluso sudaneses) , esa amalgama de gente que tras el sionismo se autoredefinió como “palestinos”, expresion esta que los arabes residentes en “Palestina” no usaban para definirse a si mismos hasta bien entrado el siglo XX y cuya espurea motivacion para tal uso no era otra que apropiarse de un termino que ignoraron previamente para inventarse,cuando les interesó, una nacionalidad artificial y dar algo de consistencia a esa ficcion ideologica de caracter violento y exclusivista que es el artificial nazionalismo “palestino”.

El caracter violento de la misma no hace falta explicarlo tras décadas de guerra,violencia, muerte y terrorismo originado y causado por los nazionalistas “palestinos” desde el Mufti de de Jerusalem (arquetipo de antisemita incendiario y violento pero tambien de cobardia y torpeza) hasta el fanatico Ahmed Yasin, o el pediatra asesino de niños Rantisi, pasando  por el mismo Arafat, Habache, los cobardes “fadayines” de los años, 50 o las criminales organizaciones terroristas que posteriormente y hasta la fecha gobiernan el artificio “Palestina”.

Su carácter exclusivista lo da la famosa, y única en su genero, definición dada por la ONU para el termino “palestino”: cualquier árabe (y solo arabes), independientemente de donde hayan nacido (Libano, Siria, Egipto, Kuala Lumpur o Groenlandia) que hubiera residido en “palestina” entre 1946 y 1948. Como vemos es una concepción del termino eminentemente racista y exclusivista.

Huelga decir que esa definición incluye a los descendientes de esos arabes residentes en “palestina” entre 1946 y 1948. Caso unico tambien.

No es este un tema baladí, sino que a mi entender, reviste de capital importancia dado que la narrativa “palestina” siempre ha pretendido describir a los judios de Israel como colonos, siendo ellos, paradójicamente, los “palestinos” de hoy en dia colonos o descendientes de colonos del siglo XIX.

Todo esto tiene un indudable interés político. Eso es algo que han sabido ver los desprestigiados académicos conocidos como “nuevos historiadores”, como Shlomo Sand, cuyas aportaciones a la historia y el conocimiento son despreciables por estar sometidas a su propia ideologia (vease la entrevista a Pappé en el diario Le Soir) y que dan cobertura al antisionismo más violento.

Y es que esta ficción ideológica (los arabes son los nativos de “Palestina”) ha llegado tan lejos, que incluso, de forma delirante y sin sonrojo alguno se definen como descendientes de los antiguos cananeos llegando al extremo de afirmar que el mismo Moises fue un arabe que condujo a los musulmanes de Egipto a Israel, siglos antes de que el profeta pedofilo Mahoma se decidiera a deificar un meteorito en La Meca.

1.png
No obstante a ello, a los académicos con intereses políticos, a Pallywood, a los medios occidentales, a los propagandistas pagados por petrodólares, a los fanáticos religiosos, los antisionistas, y toda la  progresía occidental adepta al falaz binomio Israel (invasor)-“palestino” (pobrecito oprimido) no se puede ocultar el brillo del sol con un dedo y afortunadamente salen a la luz datos, detalles, hechos que desmontan toda la mitología “palestina” tales como los expuestos en este magnifico trabajo de los profesores  Gideon M.Kressel y Reuven Aharoni: “Emigrantes egipcios en el Levante en los siglos 19 y 20″.

3.png

Un minucioso trabajo que describe la colonización de la desolada y excasamente poblada tierra de “Palestina” por colonos egipcios inducida por los diferentes gobiernos y administraciones de aquellas tierras.

O dicho de otra forma, los “palestinos”  de hoy en dia son, en gran parte descendientes de colonos egipcios del siglo XIX, sobre todo en las zonas de Gaza, Jaffa y la planicie costera. Eso no excluye que en el s.XX hubiera otra oleada migratoria de arabes originarios de Siria, Libano, la futura Jordania, o el mismo Egipto atraidos por el progreso logrado por el desarrollo del sionismo que totalizaron decenas, e incluso cientos de miles de personas y que en ocasiones fue superior en numero e importancia a la misma “aliyá”judia.

Y es algo que los mismos “palestinos”reconocen abiertamente pero que por desgracia aquí, en Occidente ignoramos o pretendemos ignorarlo

2.png

Veamos algunos detalles de tan magnifica obra de investigacion historica:

Para empezar es importante señalar que los movimientos migratorios en Oriente Medio no son situaciones anomalas o aisladas, se puede afirmar que al contrario, es la norma, y que las poblaciones de diferentes paises de la zona (por ejemplo Iraq, poblada por colonos de la tribu Shammar originaria de Arabia Saudi en el siglo XVII, o Siria poblada por esta misma tribu y los Anaza) tienen su origen en lugares lejanos.

1441646556_941217_1441648409_portada_grande.jpg

Los mismos circasianos, originarios de Europa y el Caucaso, poblaron el valle del Jordan con  el beneplácito del Imperio Otomano.

Este estudio empieza a principios del S. XIX con huida de miles de campesinos egipcios de las difíciles condiciones impuestas por el gobernador de Egipto Mehmet Ali y sus fuerzas armadas:

1441646556_941217_1441648409_portada_grande.jpg

Esto tiene su origen entre otras cosas en un fuerte incremento de poblacion a finales del siglo XVIII en Egipto y la expulsion de beduinos dela cuenca del Nilo, posteriormente bajo el mandato del ya citado Mehmet Ali (por cierto, de origen albanes).

1441646556_941217_1441648409_portada_grande.jpg

Mehmet Ali propició la colonización del Sinai, Al Arish y Gaza continuando hacia le norte plenamente consciente de la importancia que tenia esa ruta para Egipto, llegando incluso a aparecer colonos … ¡libios! en Gaza.

1441646556_941217_1441648409_portada_grande.jpg

En 1828 al menos 12000 beduinos fueron movilizados por la guerra en Siria.Beduinos de dela tribu egipcia de Al Hanadi fueron posicionados en la region entre Nazaret, Tiberias y el valle de Jezzrel

1441646556_941217_1441648409_portada_grande.jpg

En 1832 Ibrahim Pasha autorizo a una facción de los Hanadi a establecerse al norte Gaza dentro de un plan premeditado de asentamientos para garantizar las rutas que, desde el  norte, entraban al Sinaí

1441646556_941217_1441648409_portada_grande.jpg

Colonización que afectó a las zonas de Hujj, Tel Al-Hasi llegando incluso más al norte a Sharon y el valle del Hefer (Wadi Hawaret).

1441646556_941217_1441648409_portada_grande.jpg

Testimonios de la colonización:

El viajero Tristum nos habla de localidades pobladas, e incluso fundadas por egipcios, beduinos y sudaneses : Valle de Beit She´an, Maser, Bilad Al Heshel, Jamama, Khufa, Muharkah, Brir y Simsim. Los Ufi (esclavos sudaneses) fueron asentados en Wadi hawaret. Miembros de la tribu Hanadi en Dalhemmiya y Ubaidiyye. Asi como colonos egipcios se establecieron en Gaza, Ramala y Jaffa.

1441646556_941217_1441648409_portada_grande.jpg

Otro testimonio, esta de vez de un tal Philip Baldensperger incluso habla de pueblos integramente egipcios en la llanura costera :

1441646556_941217_1441648409_portada_grande.jpg

Inmigracion que continuó hasta finales del siglo con la invasion britanica de Egipto y en la que los casos de retorno rara  vez ocurrian.

1441646556_941217_1441648409_portada_grande.jpg

La importante emigracion egipcia hacia Israel continuó durante el Mandato britanico:

1441646556_941217_1441648409_portada_grande.jpg

De hecho el mayor crecimiento demografico que se dio en las localidades sureñas de la  planicie costera durante el Mandato británico se debió a la inmigracion arabe de paises  limitrofes.

1441646556_941217_1441648409_portada_grande.jpg

EJEMPLOS DE COLONIZACION EGIPCIA Y/O ARABE DE LA TIERRA DE ISRAEL:

Dimra, localidad al norte de Gaza, reconstruida por colonos egipcios:

1441646556_941217_1441648409_portada_grande.jpg

Zarnuqa.

1441646556_941217_1441648409_portada_grande.jpg

Shahme.

1441646556_941217_1441648409_portada_grande.jpg

Qatra y Mghar.

1441646556_941217_1441648409_portada_grande.jpg

1441646556_941217_1441648409_portada_grande.jpg

Aquir Al Jadida y Aquir Al Qadima.

1441646556_941217_1441648409_portada_grande.jpg

Ness Ziona y Wadi Hnin.

1441646556_941217_1441648409_portada_grande.jpg

1441646556_941217_1441648409_portada_grande.jpg

Lydda (Lod) y Ramala.

1441646556_941217_1441648409_portada_grande.jpg

1441646556_941217_1441648409_portada_grande.jpg

Centro de Israel  y Wadi Ara.

En esta zona se da el caso de que el 35 % de la poblacion arabe desciende directamente de colonos arabes. Una impresionante cifra ignorada penosamente por los medios y los “nuevos historiadores”. Pobladores de los que incluso se sabe el lugar de origen en Egipto.

1441646556_941217_1441648409_portada_grande.jpg

1441646556_941217_1441648409_portada_grande.jpg

Jaffa, que merece un estudio pormenorizado de su importante presencia egipcia.

1441646556_941217_1441648409_portada_grande.jpg

1441646556_941217_1441648409_portada_grande.jpg

1441646556_941217_1441648409_portada_grande

autoridad palestina.png

Mapa de “Palestine Exloration Fund”de 1880

Jaffa tenia once barriadas egipcias.

1441646556_941217_1441648409_portada_grande.jpg

E incluso la documentación judicial de la época en la ciudad demostraba la fuerte presencia egipcia.

1441646556_941217_1441648409_portada_grande.jpg

De hecho en Jaffa nos podríamos encontrar gentes de 25 pueblos o nacionalidades diferentes.

1441646556_941217_1441648409_portada_grande.jpg

Abu kabir, poblada integramente por egipcios o Faja, Jaljubliya, El Mlabes, Sumeil, Sheik Muwanis  o Salame fueron fundadas por egipcios.

1441646556_941217_1441648409_portada_grande.jpg

En fin, que la presencia egipcia en Jaffa es abrumadora y daria para varias entradas por si sola.

Y esto, la colonizacion egipcia de la tierra de Israel antes del sionismo ha dado lugar a una nomenclatura y etimologia que denota el origen egipcio de sus habitantes. Asi el apellido Masriyim (gente de egipto) denota esa procedencia.Lo mismo vale para el termino Masarwa u otros como Tantawi (originarios de Tanta en el delta del Nilo), Al qrenawi (originarios de Qarin, al este del delta del Nilo), Abu Swess (provenientes de Suez), Shalufi (provenientes de la localidad egipcia de Shalufa), Damanhuri (provenientes de Damanhur, tambien en el delta del Nilo), Bahi (provenientes de Banha), Kibriti (que no cabrito) provenientes de Kibrit, en Al Harbiya) , Saidiyim (provenientes de la tribu khuwitat al norte del delta) , el apellildo Tarabelsia, comun en Ramalah, de origen libio tripolitano, etc, etc, etc,

1441646556_941217_1441648409_portada_grande.jpg

1441646556_941217_1441648409_portada_grande.jpg

En fin, un excelente y extenso trabajo de documentación que me resultaría imposible abarcar en una única entrada pero que sin duda merece ser mencionado y difundido de forma masiva, por que demuestra algo que los medios, la opinión pública y algunos historiadores con motivaciones políticas intentan ocultar:

El pueblo “palestino” es un artificial conglomerado de gentes provenientes de otras tierras.

Y este conocimiento es peligroso, (la verdad en ocasiones es peligrosa sobre todo cuando desmonta estereotipos y ficciones tenidas por ciertas)

Y es peligroso por que demostraria que en realidad,  no existe ninguna conexion entre esos árabes descendientes de egipcios ( y de otras zonas) con la tierra que ellos llaman “Palestina” de la que no son, nunca lo fueron, originarios.

Fuente: “Egyptian émigrés in the levant of the 19th and 20th centuries”

febrero 15, 2016

La invención del pueblo “palestino”: trayecto entre Siquem y Samaria.

por Tersites

Samaria or Shomron in Israel vintage engravingContinua Pierre Loti con su trayecto a traves de Galilea a finales del siglo XIX.

Hasta ahora, la travesia desde Jerusalem y Siquem (Naplus) nos ha dejado un paisaje desolado y casi desertico, donde solo menciona dos miserables aldeas (indignas de ese nombre) y una unica localidad de importancia, Siquem, de 21.000 habitantes y ni un solo “palestino”, pero sí turcos.

El siguiente trayecto, dejando atras Siquem le llevara a las ruinas de la abandonada ciudad de Samaria pasando por paisajes ya conocidos por el lector.

samaria1.jpg

Largas caminatas sin encontrar localidades ni asentamientos. Es más, ni siquiera encuentra por los caminos a ningún “palestino”, solo a algun que otro pastor … arabe.

sam

Insisto, arabes, nunca “palestinos”.y siempre en escenarios deserticos. Y estamos hablando de 1894.

sam2

Y así hasta llegar a la bíblica pero ya practicamente  abandonada localidad de Samaria:

aparece samaria.jpg

sam aria.jpg

ciudad samaria.jpg

Es la descripción de una ciudad abandonada, que antaño tuvo una gran importancia y de la cual solo quedarían ruinas y unas pocas viviendas.

Asi era Samaria en el s. XIX

Continua el viaje hasta llegar a Djenin, cuatro horas de trayecto en el que no menciona haber encontrado ni un alma.

DSC_2923.JPG

Fuente: Galilea, de Pierre Loti.

febrero 9, 2016

Los judios, los auténticos palestinos.

por Tersites

ickete paletina.png

Entrada para disfrutar de la Orquesta Sinfonica de Palestina del 26 de diciembre de 1936 en Jaffa, con caracteres en hebreo.

febrero 3, 2016

La invención del pueblo “palestino”: ¿Dónde se escondían los “palestinos” de Siquem (Nablus) en 1894?

por Tersites

Continua Pierre Loti su relato por la desolada tierra que configuraria el futuro estado de Israel.

Tierra inhospita, desolada, excasamente poblada, desertica en ocasiones, despreciada y no raclamada nunca antes para la creacion de ningun estado “palestino”

Vimos que en primera etapa del viaje, entre Jerusalem y Sinjil, solo encontro una miserrima aglomeracion humana de cincuenta personas en Bet-el y 12 pauperrimas chabolas en Sinjil. Esa es toda la presencia humana  que vio.

La segunda etapa del viaje narra el trayecto de Sinjil a Siquem y la descripcion de esta ciudad

No menciona haberse encontrado con ninguna aldea o localidad en el trayecto. Ningun pueblo, ciudad o aldea. Nada de nada

Ni siquiera menciona haber encontraro a un solo “palestino”. De hecho esta es una constante en todo el libro. No hay ni un solo “palestino”. Hay sirios, hay beduinos, hay arabes, hay turcos, hay judios, pero ni un solo miembro del pueblo que algunos propagandistas llaman “ancestral pueblo palestino” y del que no hay ninguna evidencia hasta mediados del siglo XX.

naplus1.jpg

La sorpresa se torna mayuscula cuando describe la ciudad de Siquem (Nablus) al hablar de su poblacion donde tampoco se menciona a ningun “palestino”. Segun Loti la ciudad estaba habitada por 20.000 turcos (lo que la convierte en una de las mayores de la region, si no la mayor) y mil infieles.

nablus1909.jpg

(Nablus 1909)

¿Sera eso por que aquellos´musulmanes que habitaban la inhospitalaria y fanatica ciudad en ningun momento se consideraban a si mismos “palestinos”?

¿Y sera eso por que no habia ninguna conciencia nacional “palestina” en 1894?

¿Y será eso por que no existia ningun pueblo “palestino” en 1894?

Obviamente sí.

naplus2.jpg

Notése como ademas de lo anterior, Loti nos comenta el fanatismo de sus habitantes, su hostilidad y como los peregrinos la evitaban, probablemente para salvaguardar su integridad fisica, lo que contradice otro de las mentiras de Pallywood : los musulmanes eran tolerantes con otras creencias en la tierra de Israel.

La siguiente etapa es la que comprenderá el trayecto de NAplus al monte Gazirim

Fuente: “Galilea” de Pierre Loti. Ed Abraxas

PD: he encontrado una imagen de Siquem (Nablus) de principios el siglo XVIII, es de Cornelis de Bruijn de 1702

etzion.png

enero 31, 2016

La invención del pueblo “palestino”: Galilea, de Pierre Loti

por Tersites

Ha caido en mis manos un libro de viajes escrito por un noble francés a finales del siglo XIX. Se llama “Galilea” y fue escrito por Pierre Loti en 1894

DSC_2855.JPG

El libro es la tercera parte de una trilogia que describe el viaje del autor, de Pierre Loti desde Egipto a Siria, pasando por Gaza, Aqaba, por supuesto Jerusalem y la region de Galilea para adentrarse en Damasco y llegar a Beirut.

pierre loti2.jpg

El primer libro de la trilogia tiene el muy descriptivo titulo de “Desierto” y abarca las descripciones de Alejandria, norte de Egipto, Sinai, Aqaba, de ahi cruzando el neguev hasta Gaza y de Gaza a Jerusalem pasando por Hebron y Belen.

Insisto en el nombre, “Desierto“, lo que nos puede dar una idea de como era aquella tierra comprendida entre Egipto y Jerusalem, y por que esa palabra, es una de las mas usadas, como veremos, en la descripcion del viaje entre Jerusalem y Damasco.

El segundo libro, se titula “Jerusalem“, y es de suponer que contiene una descripción de la misma.

El tercero, el que tengo en mis manos, se llama “Galilea” y describe la zona geográfica más rica y poblada de la zona, desde Jerusalem a Damasco.

Ademas de los parajes desolados y carentes de poblacion en muchos casos el libro demuestra una verdad que poco pueden negar a estas alturas.

No habia ni un solo “palestino” en la zona. Llama la atención que la zona era poblado por turcos, árabes, beduinos y judios principalmente, pero en ningún caso se usa la expresión “palestino” para definir a los árabes que residían allí, lo que demuestra de forma rotunda que no existía en 1894 ningún pueblo llamado “palestino” y que sus escasos habitantes carecían de reivindicaciones nacionalistas sobre esa tierra dividida por el imperio otomano en unidades adminstrativas independientes entre si, ajenas y que no suponía ningún problema a la población árabe, que se identificaba tanto con un árabe de Damasco como con un árabe de Alepo o un árabe de Hevron.

EL PUEBLO “PALESTINO” NO EXISTIA EN 1894.

Es así, les guste o no, y dado que no existía ningún pueblo “palestino”, ni había reivindicaciones territoriales sobre las tierras yermas y escasamente pobladas, desérticas en muchos casos, es perfectamente legitimo y moral que el pueblo judios, con lazos milenarios con esas tierras retornaran a ellas y fundaran su propio estado

desierto1.jpg

desierto2

Observese como en el siguiente pasaje, el mismo Loti, define a los árabes de esas desoladas tierras como “invasores“, en una descripción muy apropiada que recalca el origen foráneo de los mismos, décadas antes de la invasión de colonos árabes de los años 20 y 30 del siglo XX,:

desierto4.jpgBethel, Ai, SHEET_14 - cropped 800.jpg

desierto5.jpg

desierto6.jpg

Bet-el, en 1894 era poblado por 50 árabes, y Sinjil (Senghel en el libro) una aldea de 12 “cubos de piedra” (así definía loti las misérrimas chabolas de la zona)

Hoy, en la actualidad,  Sinjil (“una aldea de 12 cubos de piedra”)  presenta este aspecto:

sinjil.jpg

Por el contrario, Bet-el probablemente presentaba este otro muy diferente (la torre de Beitin, al oeste de la ciudad) en la época de Pierre Loti, aunque la foto es posterior, de los años 30:

betel

De hecho, Betania tenia el siguiente aspecto en 1862:

etzion.png

Pero hoy en dia es asi:

etzion.png

Efectivamente hubo una colonización árabe de esas tierras en los siglos XIX y XX, algo que los medios mayoritariamente pro “palestinos” ocultan y que por desgracia, los historiadores, los verdaderos historiadores me refiero (descuento en esta categoría a los propagandistas Pappé o Sand), no han estudiado en profundidad.

El viaje continua. Seguiré colgando descripciones de Galilea proximamente …

Autor: Tersites

enero 17, 2016

Los judios, los autenticos palestinos.

por Tersites

Más pruebas del robo del gentilicio “palestino” por los arabes con ayuda de la excluyente y racista definicion del mismo que hizo la ONU

cbcfe3c0667912111457fd23e727b02a

enero 17, 2016

La invención del pueblo “palestino”: Askar

por Tersites

Askar es una zona cercana a Nablus.

Una zona que hace tiempo no tenia mucha población como se puede apreciar en esta fotografia:

fcd31194ce7da49cfc35a644eca33336

Vamos, que era una zona bastante desertica.

Ahora, tras la colonizacion arabe, es así:

etzion.png

enero 16, 2016

La invención del pueblo “palestino”: “Soy una palestina descendientes de africanos, con raices en Brasil”

por Tersites

No lo digo yo, lo dice una “palestina” de las de “toda la vida”:

pal-african-2

Más o menos como esos cientos de miles de “palestinos” nacidos fuera de “Palestina” (en Egipto, Siria, Libano, Jordania, etc, etc) y que por arte de birlibirloque en 1948 la ONU los convirtió en “palestinos” por el unico requisito de haber vivido dos años en la tierra del Mandato de la ONU.

O tambien como esos argelinos, albaneses, circasianos que fueron a poblar esas tierras en los ultimos años del imperio otomano.

enero 14, 2016

Hevrón: antes y despues de la colonización arabe.

por Tersites

LA INVENCION DEL PUEBLO “PALESTINO”.

Hevron es una ciudad fundamental para el pueblo judio.

La presencia judia en Hevron ha sido continua desde tiempos inmemoriales hasta 1929, cuando la comunidad hebrea de Hevron sufrió un “progrom” a manos de la poblacion arabe que masacro y expulso a todos los judios en una exitosa operación de limpieza etnica, precediendo a las que los nazis, aliados del Mufti de Jerusalem, perpetrarian pocos años despues.

hebron

Eso no quitó para que el pueblo judio, expulsado de su ciudad anhelase volver a ella, lo que ocurrio en 1967 cuando Israel gano la legitima guerra defensiva de los seis dias iniciada por el Eje arabe”palestino” y algunos de los judios expulsados, o sus descendientes pudieran volver a sus casas.

Hoy en dia, esos judios necesitan proteccion militar para que los arabes, que recintemente decidieron sentirse “palestinos” no los vuelvan a masacrar en otra operacion de limpieza etnica del regimen de apartheid “palestina” el cual no consiente presencia judia en las tierras que administra o pretende hacerlo.

(Sin presencia militar los judios serian exterminados en Hevron y otros lugares de Judea y Samaria por el ente “Palestina”)

Pero volvamos atras en el tiempo.

En los tiempos en que la tierra del actual estado de Israel, Judea y Samaria estaban gobernadas con mano ferrea por el imperio otomano.

Tierras que segun los testimonios de aquellos que las visitaban eran pauperrimas y excasamente pobladas (cuando no deserticas : Neguev y Juda) salvo honrosas excepciones.

Despues, a finales del imperio otomano, éste repobló la zona con argelinos, albaneses, circasianos y otras gentes traidas desde los confines del imperio y, posteriormente,  con la administracion britanica, se produjo un fuerte movimiento migratorio arabe de las regiones aledañas atraido por el progreso provocado de la inversion sionista en la zona y las mejores condiciones de vida.

Ese conglomerado humano tan heterodoxo formó la base del artificial pueblo “palestino”.

Esta es una imagen de la localidad de Hevron durante el imperio otomano, una pauperrima aldea donde lo unico que destaca es la construcción de la Cueva de los Patriarcas judios :

Obviamente no era una zona densamente poblada. Todo lo contrario, parece coincidir con las descripciones de Sam Clemens, Lamartine, Loti, etc, etc

Y estas son imagenes del Hevron actual, una poblada urbe, tras la colonizacion arabe musulmana que he citado antes:

refugees welcome

enero 11, 2016

Los judios, los autenticos palestinos.

por Tersites

Una excelente aportacion de un lector de nuestra pagina.

Un video de un partido de futbol entre Australia y Palestina en 1939.

Notese que los jugadores del equipo palestino tienen una estrella de David en el pecho.

enero 11, 2016

¿Por que niegan la colonizacion arabe de Israel? Un caso evidente, Jerusalem.

por Tersites

Me llama mucho la atención la virulencia con que Pallywood niega, u obvia en el mejor de los casos, un acontecimiento histórico de tanta importancia en la historia de Israel, y de las tierras de Judea y Samaria, que es la emigración, y colonización, arabe (y/o musulmana en tiempos del imperio otomano) en aquellas tierras.

Nadie niega que miles de judios hicieron aliá a la tierra judia de Israel y conformaron el actual estado, pero si se niega que hubo oleadas masivas de arabes y musulmanes que igualmente emigraron, o fueron trasladados por el imperio otomano, antes del plan de particion de las NAciones Unidas.

No tengo que recordar que el nexo de union de esos miles de libaneses, sirios, egipcios, etc, fue la racista definicion de la ONU de la palabra “palestino”. Asi de un dia para otro esos miles de colonos arabes nacidos fuera de alli se convirtieron en “palestinos” de los de toda la vida.

Asi como los nietos y demas descendientes de todos esos magrebies, albaneses, circasianos, egipcios, etc, etc que emigraron alli en bajo mandato otomano en el S. XIX.

Me ha chocado ver la imagen de un dibujo de la ciudad de Jerusalem  bajo el imperio Otomano. Me ha chocado y me ha gustado, pues el dibujo es bonito, luminoso y bien dibujado:

Palestina_bandera

No he conseguido descubrir la fecha, pero a juzgar por la factura del dibujo no debe ser de los inicios del imperio otomano sino, mas bien de finales del mismo. En todo caso lo he sacado de este enlace

Hemos de recordar, ademas, que la poblacion judia de Jerusalem siempre ha sido importante, por no decir que mayoritaria.

Pues bien, hoy en dia, Jerusalem ( y sus alrededores) es asi (enmarcado en rojo la parte del Jerusalem actual que supone el dibujo de la epoca otomana):

Palestina_bandera

La pregunta es …si nadie niega la presencia de judios que han vuelto a Jerusalem  despues del exodo y eso explica en parte el crecimiento de esa ciudad, … ¿De donde han salido todos esos arabes cuyas viviendas, casas, edificios, barriadas y localidades anexas a Jerusalem han construido masivamente desde la epoca del primer dibujo? ¿De donde salieron todos esos miles, cientos de miles de arabes que hoy pueblan los barrios orientales de Jerusalem, Shiloeh, Abu Dis, etc, etc?

La respuesta es ovbia y asi lo ha reconocido, seguramente a su pesar, prestigiosos intelectuales como Gudrum Kramer a quien no se le puede tachar precisamente de pro sionista, aceptando la presencia de una emigracion arabe que realmente existio pero que no ha sido cuantificada.

Un buen articulo a este respecto se puede leer tecleando en google “the smoking gun arab inmigration into palestine”, altamente recomendable acerca de este fenomeno migratorio y colonizador arabe en la tierra de Israel.

enero 4, 2016

Breve historia de Israel y “Palestina” (1)

por Tersites

El pequeño espacio que se disputan árabes y judíos se encuentra ubicado en un conflictivo lugar. Las crónicas más viejas documentan pulseadas entre Egipto al sur y Mesopotamia al norte. Luego vinieron las sangrientas conquistas asirias, babilonias, persas, griegas, romanas, árabes, cristianas, turcas e inglesas, hasta llegar al día de hoy, en que se eterniza la confrontación entre pueblos arraigados a esa tierra que, para respaldar sus derechos, se basan en sus propias narrativas.

Un chiste judío propone que los antiguos israelitas marcharon de Egipto a Canaán por la tartamudez de Moisés. Dios le ordenó: “Lleva mi pueblo a la Tierra Prometida, la tierra que mana leche y miel; llévalo a Canadá”, y Moisés repitió a sus columnas con gran esfuerzo: “¡Vamos a Can… can… na… án!”. Y allí los encajó.

El vocablo “Palestina” “no existía”. No es mencionado ni una vez en la Biblia ni en ningún otro documento de la antigüedad.

Los israelitas consiguieron unificar a las diversas tribus y pueblos que habitaban entre el río Jordán y el Mediterráneo. David, mil años antes de la era cristiana –había nacido en la aldea de Belén (Beth-léjem, en hebreo, “casa del pan”)–, convirtió en su capital el vecino y estratégico caserío jebuseo, ubicado a pocos kilómetros al norte; le impuso el nombre de Jerusalén (en hebreo, “ciudad de la paz”). Su hijo Salomón construyó allí el Templo. Después se produjo una escisión entre los habitantes del norte y el sur del pequeño país. El norte se llamó Reino de Israel y el sur, Reino de Judá. Los asirios conquistaron y destruyeron el reino del norte. Siglos después los babilonios hicieron lo mismo con el del sur. Unas siete décadas más tarde el emperador Ciro, de Persia, auspició el regreso a Jerusalén de los exiliados de Judá, quienes ya habían empezado a cantarle salmos de exquisita inspiración:

Si me olvidara de ti, oh Jerusalén,/ mi diestra se paralice/ y mi lengua se pegue al paladar.

Luego de la breve conquista helénica, los macabeos recuperaron la independencia de Eretz Israel (Tierra de Israel), que duró hasta la conquista romana. Los emperadores Vespasiano y Tito tuvieron que poner el pecho para frenar las sublevaciones judías y arrasaron Jerusalén, el Templo y varias fortalezas. Pero la resurrección de Judea era un problema que no lograban impedir. No olvidemos que un agravio adicional a Jesús –herido con infinita crueldad y aparentemente derrotado– fue instalar sobre la cruz una sigla elocuente: INRI (Jesús el Nazareno, Rey de los Judíos). ¡Vaya rey!, se burlaron los romanos mientras disputaban sus despojos.

¿Y “Palestina”? 

Todavía nada, inexistente.

Un siglo y medio después de Cristo se produjo otra importante sublevación. Jerusalén estaba en ruinas, el templo arrasado, las fortalezas de Herodion y Masada hechas añicos. Un guerrero llamado Bar Kojbá reinició la lucha, enloqueció a varias legiones romanas y consiguió una relativa independencia. Los romanos tuvieron que mandar la desproporcionada cifra de ochenta mil hombres, al mando del famoso general Julio Severo. Cuando consiguieron penetrar en la última fortaleza de Bar Kojba, tras un prolongado sitio, lo encontraron muerto, pero enrollado por una serpiente. El oficial romano exclamó: “Si no lo hubiese matado un dios, ningún hombre lo habría conseguido”. Adriano era el emperador de turno. En su libro Memorias de Adriano, Marguerite Yourcenar dedica muchas páginas a ese levantamiento. El emperador lucubró cómo poner fin a las reivindicaciones de los judíos por su querida Judea y su venerada Jerusalén. Primero les prohibió visitar Jerusalén, convertida en una guarnición militar, y pronto cambió el nombre a la ciudad por el de Aelia Capitolina. Al mismo tiempo, cambió la denominación de Judea o Israel por Palestina.

¡En ese momento apareció “Palestina” por primera vez! ¡Era el siglo II d. C.!

¿De dónde se obtuvo el vocablo? Fue otra ofensa romana. “Palestina” se escribía en latín Phalistinay hacía referencia a los filisteos, que la Biblia menciona desde Josué hasta David. Significa “pueblo del mar”. Habían llegado desde Creta, probablemente tras la implosión de la civilización minoica, y se establecieron en la costa suroeste del territorio. Jamás lograron conquistar el resto del país y terminaron integrados por completo en el reino de David. Nunca más hubo filisteos ni grupo alguno que los reivindicase. Se convirtieron en judíos. Quizás Einstein, Kafka, Marc Chagall, Ariel Sharón, Golda Meir y muchos otros notables descienden de antiquísimos filisteos convertidos en judíos, ¿quién lo puede saber?

La palabra Phalistina, además, no tuvo suerte. A ese territorio –que adquirió relevancia extraordinaria por la Biblia, base del cristianismo y luego del Corán– los judíos lo siguieron llamando Eretz Israel (tierra de Israel) y los cristianos Tierra Santa, y después los árabes lo bautizaron Siria Meridional. Los cristianos fundaron el efímero reino latino de Jerusalén en la primera Cruzada, y durante el Imperio Otomano se convirtió en una provincia irrelevante: el vilayato de Jerusalén. El país perdió brillo, se despobló y secó. Viajeros del siglo XIX como Pierre Loti y Mark Twain testimonian en sus escritos que atravesaban largas distancias sin ver un solo hombre.

Los nacionalismos judío y árabe nacieron casi al mismo tiempo. El judío a fines del siglo XIX y el árabe a principios de XX. Este último floreció en Siria, a cargo de pensadores y activistas cristianos que recibieron influencias europeas. Los sirios acusaron a los sionistas, es decir, a los nacionalistas judíos, ¡de haber inventado la palabra “Palestina” para quedarse con Siria Meridional! En realidad, ese nombre había resucitado como una palabra neutra frente al desmoronamiento del Imperio Turco.

La presencia judía en Tierra Santa fue una constante asombrosa. El alma judía añoraba año tras año, siglo tras siglo, milenio tras milenio, la reconstrucción de Eretz Israel con intenso fervor, parecido al que, mucho antes, había florecido junto a los nostálgicos ríos de Babilonia. Nunca dejaron de repetir: “¡El año que viene en Jerusalén!”. A fines del siglo XIX empezaron a llegar oleadas de inmigrantes que se aplicaron a edificar el país con caminos, kibutzim, escuelas, institutos técnicos y científicos, forestación obsesiva, universidades, teatros, naranjales, una orquesta filarmónica, aparatos administrativos. En 1870 fundaron en Mikvé Israel la primera escuela agrícola de la región.

Cuando terminó la Primera Guerra Mundial, “Palestina” fue desprendida de Siria y quedó en manos del conquistador británico por mandato de la Liga de Naciones. Quienes nacían en esa tierra eran “palestinos”, fuesen judíos o árabes. Antes de la independencia, que volvió a recuperar la palabra Israel, los judíos se llamaban a sí mismos “palestinos”. Y hablaban de “volver a “Palestina”. El actual Jerusalem Post se llamaba Palestine Post y la Filarmónica de Israel se llamada Filarmónica de Palestina. ¡Pero eran entidades judías! Los antisemitas de Europa, toda América y Africa del norte les gritaban: “¡Judíos, váyanse a Palestina!”. “Palestina” era reconocida como el hogar de los judíos incluso por quienes los odiaban.

Los árabes tardaron en tomar conciencia de su propia identidad nacional. Al principio, hasta saludaron como beneficiosa la presencia del sionismo, como lo atestigua el encuentro entre Jaim Weizman, presidente de la Organización Sionista Mundial, y el rey Feisal de Irak. Pero Gran Bretaña, advertida de la compulsión judía por su emancipación, cortó dos tercios de la “Palestina” que le habían adjudicado e inventó el reino de Transjordania, donde instaló al hachemita Abdulá, hijo del jerife de La Meca. Cometió el delito de quitar derechos a los judíos, que reclamaban parte de ese territorio, y lo convirtió en el primer espacio Judenrein (limpio de judíos) antes del nazismo, porque no permitía que allí se instalase judío alguno. Tenebroso antedecente, desde luego. Pronto Gran Bretaña advirtió que sus aliados en la zona eran los árabes, no los judíos, y creó la Liga Árabe en 1945, para mantener su poder colonial. Olvidó que estaba allí para favorecer la construcción de un Hogar Nacional para el pueblo judío, el único que de forma permanente y con grandes sacrificios exigía la reconstrucción del país que le había dado su gloria. Es cierto que algunos judíos preferían que esa misión la cumpliese el Mesías y otros se volcaron a la causa de la revolución comunista, pero el núcleo central se agrupó en torno al sionismo, palabra que significaba –simple y elocuentemente– el renacimiento nacional y social del pueblo que más agravios, persecuciones y matanzas había sufrido en dos mil años.

Después de la Segunda Guerra Mundial arreció la demanda emancipadora judía. La potencia colonial llevó el caso a las Naciones Unidas para provocar su condena. El tiro le salió al revés: las Naciones Unidas votaron el fin del Mandato Británico y la partición de “Palestina” en dos Estados, uno judío y otro árabe (no establecía que alguno se llamase “Palestina”, sino que eran parte de “Palestina”). Los judíos celebraron la resolución, pero los países árabes en conjunto decidieron violarla sin escrúpulos y barrer “todos los judíos al mar”, como lo atestiguan documentos de la época. El secretario general de la Liga Árabe amenazó con efectuar matanzas que dejarían en ridículo las de Gengis Khan. La guerra, por lo tanto, se presentaba como un hecho inminente. Y apuntaba a un nuevo genocidio, pocos años después del Holocausto. No había pudor en seguir asesinando judíos. Ni siquiera los que rechazaban semejante conducta propusieron una condena rotunda y eficaz.

El flamante Estado de Israel (nombre que adoptó, basado en la expresión hebrea Eretz Israel) no tenía armas –¿quién las vendería a un cadáver?– y debió enfrentar a siete ejércitos enemigos con las uñas y los dientes. Fue una lucha desesperada. ¡Los israelíes no contaban con un solo tanque ni un solo avión! La mayor parte de su armamento fue robado o arrancado a los británicos. Numerosos combatientes eran espectros que acababan de arribar, luego de sobrevivir en los campos de exterminio nazis. O triunfaban o morían. Fue la guerra en que cayó la mayor cantidad de judíos. En algunos lugares recurrieron a estrategemas para impulsar la rendición o la huida de sus enemigos, en otros atacaron sin clemencia. Sabían qué les esperaba en caso de ser vencidos. Los árabes estaban fragmentados entre quienes defendían sus tierras y quienes habían invadido y luchaban sin convicción. Al cabo de varios meses, con treguas que eran quebradas por alguno de los bandos, se llegó al armisticio y el trazado de fronteras arbitrarias.

Como consecuencia de esa guerra desigual –iniciada por los árabes–, aparecieron los refugiados. Refugiados árabes y refugiados judíos. Estos últimos eran los ochocientos mil judíos expulsados de casi todos los países árabes en venganza por la derrota. Los recibió Israel, pese a sus dificultades iniciales, y los integró a la vida normal, pese a que en ese tiempo y durante varios años debió sufrir un interminable bloqueo y mantener un estricto racionamiento. Los seiscientos mil refugiados árabes, en cambio, fueron encerrados por sus hermanos en campamentos, donde se los aisló y sometió a la pedagogía del odio y el desquite. Transjordania usurpó Cisjordania y Jerusalén Este, medida que justificaba su cambio de nombre; a partir de 1949, en efecto, se empezó a llamar Jordania (ambos lados del río Jordán); Egipto se quedó con la Franja de Gaza. La ocupación árabe de esos territorios duró 19 años. En esas casi dos décadas, ¡jamás se pensó ni reclamó crear un Estado árabe palestino independiente compuesto por Cisjordania, Jerusalén Oriental y Gaza! Ningún presidente, rey o emir árabe o musulmán visitó Jerusalén Oriental, convertida en un vilorrio sucio e irrelevante. No se permitía que los judíos fuesen a rezar al Muro de los Lamentos.

Sólo después de la Guerra de los Seis Días (conflagración que se produjo por la insistente provocacion árabe), se produjo la ocupación israelí de esos territorios y otros más (toda la Península del Sinaí, los Altos del Golán y trocitos de Transjordania). Entonces la historia pegó un brinco. 

Articulo de Marcos Aguinis para la revista El Medio.

enero 4, 2016

¿QUÉ ES PALESTINA? ¿QUIÉNES SON LOS PALESTINOS?

por Tersites

“Este video refuta algunos mitos concerniendo el origen del nombre ‘Palestina’ y de los ‘árabes palestinos’ Documenta que los ‘árabes palestinos’ de hecho vinieron casi todos de otros lados, y migraron a lo que hoy es Israel al mismo tiempo que los judíos sionistas, muchos de ellos debido al enorme crecimiento económico que los judíos sionistas produjeron en lo que entonces era el Mandato Británico de Palestina. Contrario a lo que comúnmente se afirma, los judíos sionistas no se robaron la “mejor” tierra de los terratenientes árabes sino que compraron desierto y pantano abandonado de dueños ausentes que ansiaban vender esa tierra. Como muestra el documental, eso lo explicó el mismo Hajj Amín al Husseini, fundador del movimiento palestino, cuando hubo de comparecer frente a un comité de investigación británico luego de organizar su cuarta oleada terrorista en contra de los judíos del Mandato (misma que duró de 1936 a 1939). En su testimonio, Husseini confesó que los judíos sionistas no le habían robado tierra a nadie sino que la habían comprado. De hecho, Husseini y su familia se encargaban de consolidar tierras para venderlas, y se habían vuelto inmensamente ricos con ese comercio.”

Fuente : hirhome.com

diciembre 23, 2015

La invención del pueblo “palestino”, una artificial monstruosidad politica.

por Tersites

“Esa monstruosidad llamada causa palestina”

“A veces atribuida a Adolf Hitler, a veces a Joseph Goebbels, una frase dice: “Repite una mentira diez veces, seguirá siendo una mentira; repítela diez mil veces, se convierte en verdad”. Sea cual sea su autor, esta frase es una lección para todos los manipuladores y propagandistas del mundo.

terrorismo Palestino

El principio que enuncia fue utilizado mucho antes del nacimiento de Hitler o de Goebbels, y Lenin en este campo fue un maestro del que Joseph Stalin, Mao y docenas de otros dictadores totalitarios comunistas fueron los discípulos. Entre estos discípulos, están todos los fundadores de la “Organización de Liberación de Palestina”, y entre sus innumerables logros al servicio del crimen en todas sus formas, hay uno, que es casi inigualable.

Inventaron una causa que no tenía ningún fundamento, la “liberación” de un “pueblo” que no existe.

Inventaron una causa que no tenía ninguna base, inventando la “lucha de la liberación” de un “pueblo” que no existe. Inventaron este pueblo, y, a fuerza de llenar el cráneo hicieron entrar en las mentes de millones de seres humanos la certeza de que eran miembros de ese “pueblo”. Para perfeccionar la invención, le inventaron un pasado a ese “pueblo” y una historia relatando lo que pasó. También definieron un territorio que nunca fue de ese “pueblo” (y con razón), y comenzaron a decir que este territorio era, desde hace milenios, el del “pueblo”.

Su objetivo no es ninguna “liberación”, sino la total destrucción de otro pueblo, uno muy real, y portador de cuatro mil años de historia, hicieron del “pueblo” que inventaron una máquina al servicio de la destrucción completa del otro pueblo, incluso precisamente por eso inventaron al “pueblo” que inventaron.

Y, en palabras de David Horowitz, el “pueblo palestino” es el primer “pueblo” que se ha “inventado para ser un instrumento de genocidio”.

Los fundadores de la “Organización para la Liberación de Palestina” no han hecho esto solos: fueron ayudados por ex nazis contratados por los regímenes de Egipto y Siria, y muchos, por la KGB.

Su negocio vil debería haber sido denunciado rápidamente por los líderes del mundo occidental.

Pero eso no ha sucedido.

Los grupos de influencia soviética han utilizado sus dispositivos para difundir propaganda de apoyo a la “causa”. Repitieron las mentiras que constituyen la “causa” más de diez mil veces. La gente de la derecha antisemita más extrema se colocó al servicio de la “causa”.

Los líderes del mundo occidental se han mostrado seducidos por la “causa” y vieron que el “apoyo” a la “causa” podría aportarles contratos y la consiguiente remuneración ya que muchos líderes del mundo árabe mostraron su apoyo a la “causa”.

Y esto condujo gradualmente a esta situación.

La “Organización para la Liberación de Palestina” bajo su nombre de fachada de “Autoridad Palestina” es una organización tratada como honorable en todo el mundo occidental, sin que nadie le recuerde su genealogía ni evoque la razón por la que nació.

La “causa” palestina se ha convertido en una “causa” sagrada para la mayoría de los líderes occidentales, y millones de idiotas útiles en Occidente.

El “pueblo palestino” está considerado en casi todo el planeta como un verdadero pueblo, con una historia, y tierras que le fueron “robadas”.

El pueblo judío es sospechoso de ser ladrón de tierras “palestinas” o (para los judíos que viven fuera del estado judío, Israel) compuesto de cómplices de los ladrones de tierras “palestinas”.

El estado judío, Israel, es el país más odiado en la tierra.

En muchos mapas, Judea y Samaria se llama Cisjordania (nombre que fue suyo sólo dieciocho años de 1949 a 1967, el tiempo de la ocupación militar jordana) o muy a menudo “territorio palestino ocupado”.

Los sitios judíos desde su fundación como la Tumba de Raquel y la Cueva de los Patriarcas, son desarraigados de lo que son y se redefinen como musulmanes en los sitios web palestinos, con el apoyo de instituciones como la Unesco.

Millones de árabes mantenidos en situación de rehenes en el mundo árabe (con la complicidad del mundo occidental) en “campos de refugiados” donde pueden ser “refugiados” de cuarta generación (lo que no tiene equivalente en ningún otro lugar del mundo) tienen el cerebro drenado, hueco y cargado de odio “antisemita” que va a la par de su transformación en “pueblo palestino” y se transforman en fragmentos del pueblo inventado para ser un instrumento genocida.

Toda esta situación en sí debería ser denunciada.

No lo es. Y entonces, los líderes occidentales se vuelven cómplices de un crimen atroz, puesto que financian la transformación de los árabes en “pueblo palestino” y en fragmentos de un instrumento genocida.

Son cómplices de los delincuentes, ya que financian a la Autoridad Palestina y la tratan como si fuera honorable.

Muchos periodistas son cómplices de los delincuentes, algunos a sabiendas de lo que hacen los demás, simplemente siguiendo a la manada.

Las consecuencias de esto son cataclísmicas.

Israel debe dedicar enormes recursos a su defensa y la seguridad de su población.

Los millones de árabes que convertimos en “pueblo palestino” están imbuidos de odio antijudío, deseos genocidas, y muy a menudo, por lo tanto dispuestos a comportarse como asesinos y terroristas.

La Autoridad Palestina, única entidad terrorista, antisemita, con objetivos genocidas mantenida y financiada por el mundo occidental

terrorismo palestino1

La Autoridad Palestina es la única entidad terrorista, antisemita, con objetivos genocidas que es mantenida y financiada por Occidente, y la “causa” que la ha originado como un tumor canceroso que produce metástasis, ha suscitado algo peor que ella: Hamas, la Jihad Islámica.

La “causa” jugó un papel decisivo en la creación de otras metástasis y avivó las llamas del Islam radical en todas partes en la tierra.

Fue la matriz de la cual salieron la mayoría de las técnicas que constituyen el terrorismo yihadista moderno, incluyendo el uso de terroristas suicidas y cinturones explosivos.

El mundo occidental se enfrenta a los efectos de una monstruosidad de la que ha subestimado sus nocivas consecuencias. Y sufre los efectos de la monstruosidad.

Los ataques del 13 de noviembre fueron algunos de esos efectos, y no serán, por desgracia, los últimos.

Israel se enfrenta aun más directamente a los efectos de la monstruosidad.

No hay solución a la vista, algo que saben muy bien quienes conocen el dossier.

Los que apoyan la “causa” han encontrado sin duda toda una solución: la aniquilación de Israel. Algunos de ellos hablan hipócritamente de la creación de un “Estado palestino” viviendo en paz, demostrando que son tan inteligentes como alguien que frente a un asesino en serie psicópata, dice que hay que darle un cuchillo de carnicero, y colocarlo cerca de las víctimas potenciales, imaginando que de golpe se convertirá en algo distinto de lo que es.

Los líderes occidentales comparten la hipocresía de los partidarios de la “causa” que hablan hipócritamente.

Los líderes israelíes deben gestionar de alguna manera una situación muy difícil de manejar.

Los Acuerdos de Oslo los han colocado en una situación aún más difícil de manejar.

A veces llegan noticias que recuerdan lo que son los monstruos de la “causa”. Estas noticias se desvanecen rápidamente.

Aquí se reveló poco el horror absoluto de los actos que se cometieron durante la toma de rehenes y el asesinato de israelíes en los Juegos Olímpicos de Munich en 1972.

Este horror absoluto es sólo una pequeña parte de los horrores absolutos perpetrados durante décadas en nombre de la “causa”.

El patrocinador y financiero del horror absoluto cometido en Munich en 1972 se llamaba Mahmoud Abbas: ya sabes, ese moderado recibido como jefe de Estado en los cinco continentes, el hombre que condenó los ataques terroristas en París el 13 de noviembre, pero que, según lo revelado por Palestinian Media Watch (cf.forward.com) dejó que aparezcan en la prensa que él controla artículos y dibujos “humorísticos” queatribuyen los ataques al Mossad y Netanyahu. Los líderes occidentales podrían sacar conclusiones. Apuesto a que no lo harán.”

© EnlaceJudíoMéxico

octubre 20, 2015

1837 … pero … ¿Dónde se metían los “palestinos”

por Tersites

Otra leccion de historia sobre la serie “La invencion del pueblo palestino”, el mas novedoso y artificial pueblo que existe sobre la faz de la Tierra.

En el siglo XIX ese pueblo no existia, bien por que grandes zonas del futuro estado de Israel, bien por que quienes lo habitaban eran personas venidas de todas partes del imperio otomano, bien por que los arabes que podian residir alli, ni estaban asentados, ni tenian identidad nacional propia.

En ningun caso, como en otras descripciones, se puede observar la presencia de ningun “palestino” entendido este termino a arabes residentes en esa zona con identidad nacional propia y reivinidicaciones en tal sentido. Podemos ver turcos, judios, griegos, incluso arabes, pero no vemos a ningun “palestino”.

Dejemos que quien lo vio de primera mano lo explique mejor que yo:

dulce

dulce

dulce

dulce

dulce

dulce

Lo dicho, ni un solo “palestino” en toda la narracion del texto.

Que raro! ¿Verdad?

Fuente: “Breve y sencilla narración del viage que hizo a visitar los santos lugares de Jerusalén” P. Fr. José María Guzmán, 1837

dulce

septiembre 17, 2015

Tierra santa en 1881

por Tersites

Desolado, desertica y pobre, para nada una populosa region rebosante de riqueza como la narrativa “palestina” pretende hacernos creer.

Esta es la descripcion hecha de esas tierras en 1881, aparecida en “EL mundo ilustrado” de Barcelona, mas concretamente del trayecto entre Jafa y Jerusalem

descripcion palestina

descripcion palestina 2

descripcion palestina 3

Tierras pauperrimas, pasajes desolados, excasa poblacion y ausencia de identidad propia. Asi era la “palestina” previa al sionismo.

septiembre 17, 2015

La invención del pueblo “palestino”: Nabi Yahya

por Tersites

Asi era la localidad de Nabi Yahya a principios del siglo XX:

Asi es en la actualidad :

septiembre 17, 2015

La invención del pueblo “palestino”: Hebron

por Tersites

Asi era la milenaria localidad judia de Hebron en 1889, más concretamente la zona colindante a la mezquita de Abraham.

Asi es en la actualidad:

misiles gaza

misiles gaza

Etiquetas:
septiembre 17, 2015

La invención del pueblo “palestino” : Nazaret

por Tersites

Asi era la localidad de Nazaret antes de la colonizacion arabe a finales del siglo XIX:

Asi es Nazaret en la actualidad:

junio 15, 2015

La invención del pueblo “palestino”: el pueblo judio, los autenticos palestinos-

por Tersites

“La noción postmoderna de una cultura árabe palestina arraigada es una farsa.

De acuerdo con las estadísticas más fiables,  la inmigración no judía a Palestina se produjo mayoritariamente  en entre  1800 y principios de 1900 (lo que explica por qué en el siglo 17 no habia una sola localidad que tuviera un nombre  de origen árabe). El demógrafo Roberto Bachi cree había alrededor de 151.000 habitantes no judíos de Palestina en 1540. En 1800, la población musulmana y cristiana habían aumentado a 268.000, llegando a 489.000 en 1890, 589.000 en 1922, y , la explosion, a poco más de 1,3 millones en 1948.

Muchos de los inmigrantes no judíos a Palestina llegaron por varias razones. Las autoridades otomanas, por ejemplo, transferieron un gran número de personas a Palestina para ponerlos a trabajar en proyectos de infraestructura y para flanquear a la inmigración judía. Por otra parte, el proyecto sionista fue muy atractivo para los árabes que se sintieron atraídos por Palestina por los buenos salarios y condiciones sanitarias ofrecidos por los Judios. De hecho, la población árabe de Palestina aumentó más en las ciudades donde había un gran número de Judios. Entre 1922 y 1947, la población árabe creció un 290 por ciento en Haifa, 158 por ciento en Jaffa y 131 por ciento en Jerusalén. Por el contrario, el crecimiento de las ciudades de mayoría árabe fue menos dramático: el 37 por ciento en Belén, el 42 por ciento en Nablus y el 78 por ciento en Jenin.

Durante la administracion civil británica  en Palestina (1920-1948), se impusieron restricciones a la inmigración judía a fin de apaciguar a los alborotadores árabes. Sin embargo, hubo inmigración árabe ilegal significativa de Egipto, Transjordania y la región de Hauran de Siria. La Comisión Peel informó en 1937 de que un “déficit de la tierra” era ” menos debido a la cantidad de tierra adquirida por Judios que con el aumento de la población árabe.”

La Inmigración árabe continuó hasta que los Judios declararon su independencia en 1948. En el momento en que  los Judios declararon la autonomía, la poblacion  musulmana y  cristiana había aumentado considerablemente. El hecho de que la inmigración no judía continuó justo hasta la independencia de Israel se ve corroborada por la estipulación de las Naciones Unidas que cualquier refugiados árabes que habían vivido en Palestina por sólo dos años antes de la independencia judía tenía derecho al estatuto de refugiado.

Así, mientras que sería estupido argumentar que había pocos árabes viviendo en Palestina a finales de los siglos 19 y 20, las cifras muestran que la población árabe de Palestina estaba compuesta mayormente por emigrantes recientes del mundo árabe y / o el Imperio Otomano . Esto es importante porque nos demuestra  que la noción post moderna de una cultura árabe palestina arraigada es una farsa. Toda evidencia apunta a la notoria ausencia de la cultura árabe. Esto explica por qué, históricamente, los árabes nunca hablaron de ninguna  identidad palestina – porque no había ninguna. Eran egipcios, sirios, Marroquies, Iraquies, Yemenies, de los Balcanes, de Sudán y árabes otomanos, y muchos de ellos expresaron su lealtad a un Gran Siria o un califato supranacional. (Muchos otros, para su crédito, se convirtieron en ciudadanos firmes de Israel.)

Así que la errónea (pero sostenido comúnmente) creencia de que Judios colonialistas invadieron un país llamado Palestina y desplazaron a sus habitantes nativos es completamente falso. Para empezar, el pueblo de Palestina que tienen las raíces más profundas en esa tierra son los Judios cuyos parientes y antepasados ​​han vivido allí (en diversos grados) durante varios miles de años. En segundo lugar, la mayoría de los árabes que huyeron de Palestina entre 1947-1949 lo hicieron porque estaban seguros de sus compatriotas árabes de Egipto, Irak y otros saldrian victoriosos en la toma de una Palestina Judenrein.

No fue hasta mediados de la década de 1960 que una identidad árabe palestina semi-coherente llegó a existir. Hasta entonces, los árabes de Palestina se habían negado a llamarse a sí mismos el pueblo palestino porque era un epíteto reservado para los Judios. Cuando la gente habla de una cultura palestina árabe historica, que están mintiendo: la única cultura palestina o la historia de cualquier nota es judío. El “Palestinismo” como parte de una cultura arabe comenzó en la década de 1960 e incluso esto se expresó en términos fervientemente anti-sionistas y judeofóbicos – lo que apenas cosntituye una plataforma estable sobre la que construir una nación

A pesar de sus esfuerzos exitosos de engañar al mundo, muchos líderes palestinos árabes saben la verdad acerca de los orígenes de su pueblo. De origen egipcio, Yasser Arafat dejo esto muy claro cuando dijo: “El pueblo palestino no tienen identidad nacional. Yo, Yasser Arafat, el hombre del destino, les daré esa identidad a través del conflicto con Israel. “Y en una conversación con el periodico holandés Trouw en marzo 1977, el líder de la pro-Siria-Sa’iqa facción de la OLP, Zuheir Mohsen , comentó: “Es sólo por razones políticas que subrayamos cuidadosamente nuestra identidad palestina […] sí, la existencia de una identidad palestina separada sirve únicamente a fines tácticos. La fundación de un Estado palestino es una nueva herramienta en la continua batalla contra Israel.

¿Por qué si no las personas que dicen ser palestinos regularmente rechazan la posibilidad de un estado independiente junto a Israel? Es porque los propios árabes no creen realmente en un Estado de Palestina. Su único interés es abolir la amplia presencia judía entre el mar Mediterráneo y el río Jordán. La autodeterminación judía es anatema para muchos musulmanes que, desde los tiempos de Mahoma, han tratado de mantener los Judios en un estado de sometimiento y dimmitud. Cuando los manifestantes árabes y / o de SDE llaman para una Palestina  libre “desde el río hasta el mar “, lo que realmente están pidiendo es el genocidio (o en el mejor de la supresión) de los Judios.

Muchos de los problemas experimentados por Israel provienen de algo muy simple pero profundo – el cambio de nombre. Si bien es totalmente comprensible que los líderes del Yishuv eligieron el nombre de Israel por su estado (Judea era otra opción), ha tenido consecuencias lamentables. Al rechazar las etiquetas palestinos y palestinas, los Judios eludieron su propia historia y la identidad local, y legaron el nombre y el patrimonio de Palestina a los árabes de hoy en día , que tienen  una tenue conexión con la tierra. Así que ahora estamos en una situación perversa donde Judios palestinos se llaman a sí mismos  israelíes y los emigrantes otomanos / pueblos árabes llaman a sí mismos palestinos. Lo peor es el hecho de que este último ahora afirman haber sido el pueblo originario de Palestina a lo largo (desde antes de los dinosaurios?) – Y el mundo (que siempre ha sido un fanático de las teorías de conspiración) lo cree.

¿No es hora de recordar a los árabes y la comunidad internacional de que los Judios son los verdaderos palestinos? ¿Por qué si no, habría un Talmud palestino o  un periódico judío llamado The Palestine Post.¿Por qué, hasta la creación de Israel,  los Judios fueron conocido como palestinos? ¿Por qué Immanuel Kant se refiere a los Judios en Europa como “los palestinos entre nosotros”? ¿Por qué la bandera de Palestina de 1939 tiene una estrella de David en él? ¿Por qué fue la revista de la Organización Sionista de América se llamó Nueva Palestina? ¿Por qué inicialmente fue llamado la compañia de electridad judia Palestina Electric Company? ¿Por qué el brazo de financiación principal de la Organización Sionista Mundial llama el Fondo de la Fundación Palestina?

La respuesta: Porque la palabra Palestina es un descriptiva de la tierra que, desde hace miles de años, fue la incubadora de la identidad de Judea.

(No estoy proponiendo un minuto que Israel cambie su nombre de nuevo a Palestina. Después de todo, Palestina era un nombre impuesta sobre los Judios por los agresores imperiales romanos. Pero yo estoy diciendo que Judios no debe dejar que los árabes y sus partidarios Israelophobic secuestrar el . los nombres de Palestina “y” Palestina “como parte de su campaña de deslegitimación de Palestina era judío; nunca fue Árabe Idioma es todo Al renunciar el uso adecuado de las palabras y de sacarlos de su contexto histórico, la verdad del asunto es que tampoco.. degradado o se pierde por completo.)

A fin de cuentas, los árabes desde la década de 1960 afirman que se palestinos han hecho bastante bien. Después de haber estado en el bando perdedor en varias guerras y escaramuzas, y habiendo tomado partido por los nazis durante los años 1930 y 1940, la población de habla árabe de Palestina han logrado arrebatar siglos apropiadas de herencia judeo-palestina, han dirigido su sucia guerra de terror en un lucha falsa de los derechos humanos, han recibido miles de millones de dólares en ayuda, son capaces de hacer grandes exigencias a los políticos extranjeros, han ofrecido un estado propio en varias ocasiones, y son una causa célebre en la izquierda y en los medios liberales.

Un crítico de la mina, dijo recientemente: “Bueno, todo esto puede ser cierto, pero la gente que dicen ser los palestinos son los palestinos porque dicen que son y, como tal, merecen nuestra simpatía.” El problema es, ¿cómo puedo confiar estos palestinos autoproclamados que mienten acerca de su historia y que se dedican a una  guerra cultural contra el pueblo judío? Al perpetuar el ridiculo mitode que ellos son el pueblo indígena de Palestina que fueron expulsados ​​por los malvados sionistas, que se hacen un flaco favor a sí mismos. (Los historiadores, sin duda, mirar hacia atrás en este período y se preguntan cómo en la tierra que el mundo estaba tan engañado por los árabes). Si los palestinos quieren un Estado viable (y hay pocas evidencias de que así sea), entonces deben comenzar a actuar como adulto -UPS.

Y esto significa tener la mente abierta y ser honestos acerca de su identidad y de admitir que son, de hecho, una invención del nacionalismo del Tercer Mundo de Arafat. No hay nada necesariamente malo en eso, pero ¿por qué no pueden  ser honestos sobre ello? También significa la aceptación de la existencia de un país llamado Palestina judeo-Israel; eso significa pedir disculpas por su papel en la masacre de Judios en 1920, 1921, 1929, 1936 y 1947; que significa pedir disculpas por la complicidad de sus líderes durante el Holocausto; que significa asumir la responsabilidad de los errores del pasado y decir lo siento por las incontables muertes de civiles israelíes; y significa poner fin a la abominable antisionista / pro-BDS propaganda que está alimentando el antisemitismo en todo el mundo.

Sólo entonces podré considerar la realidad y el destino de un pueblo árabe-palestinos. Hasta entonces, van a tener ninguna simpatía de mí.

Fuente: Arutzsheva

Op-Ed: Should Jews Reclaim the Words “Palestine” and “Palestinian”?