Una gran mayoría de los legisladores marroquíes ha propuesto una legislación que prohibiría cualquier contacto con los israelíes. Si se pasa, incluso los tratos privados o indirecta con la “entidad israelí” se convertiría en un delito punible con dos a cinco años de prisión y una fuerte multa.