Posts tagged ‘el imperialismo’

agosto 16, 2013

Islam versus islamismo por Daniel Pipes

por goal

CABECERA DE DANIEL PIPES

 

Islam versus islamismo

por Daniel Pipes
The Washington Times
13 de Mayo de 2013

http://es.danielpipes.org/12892/islam-versus-islamismo

Original en Inglés: Islam vs. Islamism

¿Cuál es el móvil del atentado de la Maratón de Boston el mes pasado o del atentado frustrado contra un tren de VIA Rail Canada?

Izquierdistas e intelectuales oficialistas ofrecen respuestas imprecisas y agotadas – como “el extremismo violento” o la indignación con el imperialismo occidental – indignas del debate con rigor. Los conservadores, en contraste, practican un debate riguroso y vivo entre sí mismos: los hay que dicen que la religión del islam brinda el móvil, otros afirman que el móvil es una variante fundamentalista moderna de la religión, conocida como islam radical o islamismo.

Como participante del segundo debate, he aquí mi exposición a favor de poner el acento en el islamismo.

Los que ponen el acento en el islam como problema en sí mismo (como lo ponen los ex musulmanes como Wafa Sultán o Ayaan Hirsi Ali) señalan la correlación entre la vida de Mahoma y el contenido del Corán y el Hadit y la actual práctica musulmana. Refrendando la película de Geert Wilders Fitna (Previsualizar) , señalan las curiosas correlaciones entre los versos coránicos y los actos de la yihad. Citan escrituras islámicas para demostrar la centralidad de la supremacía musulmana, la yihad y la misoginia, concluyendo que una forma moderada del islam es imposible. Señalan las burlas del primer ministro turco Recep Tayyip Erdoğán a la idea misma de islam moderado. Su interrogante clave es: “¿Mahoma fue musulmán o islamista?” Aducen que los que culpan al islamismo lo hacen por cobardía o corrección política.

A lo que respondo: Sí, desde luego que hay cierta correlación; y los islamistas siguen el Corán y el Hadit de forma claramente literal. Los musulmanes moderados existen, pero carecen del poder casi hegemónico de los islamistas. La negación del islam moderado por parte de Erdoğán ilustra un curioso solapamiento entre el islamismo y el punto de vista anti-islam. Mahoma era musulmán a secas, no islamista, porque el segundo concepto se remonta apenas a los años 20. Y no, no es por cobardía que ofrezcamos nuestro análisis verídico.

Y ese análisis reza así:

El islam es la confesión de 14 siglos de más de mil millones de fieles que incluye a todos, desde los discretos sufíes a los yihadistas violentos. Los musulmanes alcanzaron un notable éxito militar, económico y cultural del 600 al 1.200 d.C. más o menos Ser musulmán significaba por entonces pertenecer al equipo ganador, dato que invitó a los musulmanes en general a vincular su confesión al éxito terrenal. Esos recuerdos de gloria medieval no solamente siguen vivos sino que son capitales para la confianza de los fieles en el islam y en sí mismos como musulmanes.

La disonancia monumental comienza alrededor del 1.800, cuando de pronto los musulmanes pierden guerras, mercados y el liderazgo cultural frente a los de Europa Occidental. Ello se prolonga en la actualidad, cuando los musulmanes se encuentran a la cola en casi todos los baremos del desarrollo. Este cambio radical ha provocado confusión e indignación a gran escala. ¿Qué salió mal, por qué Alá abandona en apariencia a los Suyos? La divergencia insoportable entre el avance premoderno y el fracaso moderno provocó el trauma.

Los musulmanes han respondido a esta crisis de 3 formas. Los secularistas quieren que los musulmanes abandonen la shari’a (la ley islámica) y emulen a Occidente. Los apologistas también emulan a Occidente, pero fingen seguir la shari’a al hacerlo. Los islamistas rechazan a Occidente de forma tajante en favor de la implantación retrógrada e integral de la shari’a.

A los islamistas les repugna Occidente por equivaler a Cristianismo, el archienemigo histórico, y su enorme influencia sobre los musulmanes. El islamismo alienta a rechazar, derrotar y someter a la civilización islámica. A pesar de este ánimo, los islamistas absorben influencias occidentales, incluyendo el concepto de ideología. De hecho, el islamismo representa la transformación de la confesión islámica en ideología política. Islamismo denota exactamente una versión de matiz islámico del utopismo radical, un -ismo comparable igual que otros -ismos al fascismo y el comunismo. Copiando a esos dos movimientos, por ejemplo, el islamismo se apoya fuertemente enteorías conspirativas a la hora de interpretar el mundo, en el estado a la hora de impulsar sus ambiciones, y en medios brutales a la de alcanzar sus objetivos.

Apoyado por entre el 10 y el 15 por ciento de los musulmanes, el islamismo agrupa a núcleos dedicados y formados que tienen impacto mucho más allá de sus limitadas cifras. Plantea la amenaza a la vida civilizada en Irán, Egipto y no sólo en las calles de Boston, sino también en los centros escolares, los parlamentos y los juzgados occidentales.

Nuestro interrogante clave es “¿Cómo propone derrotar al islamismo?” Los que convierten a todo el islam en su enemigo no sólo sucumben a una falacia simplista y esencialista, sino que carecen de cualquier mecanismo para derrotarlo. Los que ponemos el acento en el islamismo entendemos la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría como referentes para derrotar al tercer totalitarismo. Entendemos que el islam radical es el problema y que el islam moderado es la solución. Trabajamos con musulmanes antiislamistas en derrotar un azote común. Vamos a triunfar sobre esta nueva variante de barbarismo para que pueda emerger una forma moderna del islam.

Bernard Lewis publicó en el año 2001 un libro titulado “Lo que salió mal”.

Este texto podrá ser reproducido o reenviado mientras sea presentado en su integridad junto a información completa acerca de su autor, fecha, lugar de publicación y dirección web original. (Daniel Pipes).

PNG_zps1ed15660Zorrete

enero 25, 2012

El odio hacia los EEUU une a pro-islámicos,nazis,e izquierdistas,en Latinoamérica

por bajurtov

Si a un izquierdista o a un progresista latinoamericano le preguntaran qué opina de un jefe de Estado que en su país llegó al poder a través de un escandaloso fraude electoral, que el régimen político que lo sustenta es una teocracia, que el año pasado ejecutó a 552 disidentes políticos y religiosos, que las cárceles están atestadas de presos, que niega el Holocausto y promueve un ataque nuclear contra Israel, inmediatamente respondería que se trata de un régimen fascista y que correspondería movilizarse para aislarlo internacionalmente. ¿Como a Pinochet? Como a Pinochet. O como a Hitler.

read more »