Posts tagged ‘Libros’

marzo 1, 2014

El papel de IBM en el Holocausto – Lo que los nuevos documentos revelan

por malapeste

Documentos recientemente publicados – exponen de manera más explícita los detalles del papel central de IBM en el Holocausto – las seis fases: la identificación, la expulsión de la sociedad, la confiscación, la creación de guetos, la deportación, e incluso el exterminio. Por otra parte, los documentos retratan con claridad cristalina el compromiso personal y la micro – gestión del presidente de la empresa IBM Thomas J. Watson co – planificador y co – organizador de la campaña de Hitler para destruir a los Judíos.
La alianza de doce años de IBM con el Tercer Reich fue revelada por primera vez en mi libro “ IBM y el Holocausto”, publicado simultáneamente en 40 países en febrero de 2001. Se basaba en unos 20.000 documentos procedentes de los archivos en siete países. IBM nunca negó la información del libro, y a pesar de los miles de requerimientos de medios de comunicación y grupos, así como  de artículos publicados, la empresa se ​​ha mantenido en silencio.

La nueva ” edición ampliada “, contiene 32 páginas de correspondencia interna de IBM nunca antes publicada, de memorándums del Departamento de Estado y del Departamento de Justicia y documentos de los campos de concentración, una gráfica crónica de los actos de IBM y lo que sabía durante los 12 años del régimen de Hitler. La nueva edición salió el 26 de febrero de 2012 En el aniversario de la aparición del libro original, en un evento global especial en directo en la Universidad Yeshiva Furst Hall, patrocinado por la Asociación Americana de Abogados y Juristas Judíos, junto con una coalición de otros grupos.


Entre los documentos y materiales de archivo ahora publicados están la correspondencia secreta de 1941 de la filial holandesa de IBM para trabajar conjuntamente con los nazis, la aprobación personal del presidente de la compañía Thomas Watson para la versión 1939 de las máquinas de alfabetizar especiales de IBM para ayudar a organizar la violación de Polonia y la deportación de los Judíos polacos, así como los códigos de IBM de los campos de concentración, incluyendo el código de IBM para la muerte en cámaras de gas. Entre las fotos recién publicadas de las tarjetas perforadas están las desarrolladas para las estadísticas que se informaban directamente a Himmler y Eichmann.

La importancia de los documentos incriminatorios requiere el contexto.

Las tarjetas perforadas, también llamadas tarjetas Hollerith por el fundador de IBM Herman Hollerith, fueron los precursores de los ordenadores por los que hoy  IBM es famoso. Estas tarjetas almacenan la información en los agujeros perforados en filas y columnas, que son luego ” leídos ” por una máquina de tabulación. El sistema funcionó como una pianola – pero ésta se dedicó a música diabólica. Inicialmente diseñado para rastrear a las personas y organizar un censo, el sistema de Hollerith fue adaptado más tarde para cualquier tabulación o tarea de información.

Desde los primeros momentos del régimen de Hitler en 1933, IBM utilizó su exclusiva tecnología de tarjetas perforadas y su monopolio mundial en tecnología de la información para organizar, sistematizar y acelerar el programa anti-judío de Hitler, facilitando paso a paso la estrangulación.. Las tarjetas perforadas, la maquinaria, el entrenamiento, las revisiones, y  los trabajos de proyectos especiales, como el censo de población y la identificación, se introducían directamente por la sede de IBM en Nueva York, y más tarde a través de sus filiales en Alemania, conocida como Deutsche Hollerith – Maschinen Gesellschaft ( Dehomag ), Polonia, Holanda, Francia, Suiza y otros países europeos.

Entre las tarjetas perforadas publicados están dos de las SS, incluyendo una para la SS Rassenamt u Oficina de la Raza, que se especializó en la selección de razas en coordinación con otras oficinas del Reich. Una tercera tarjeta fue elaborada a medida por IBM para Richard Korherr, un alto cargo nazi, estadístico y experto en demografía judía que informaba directamente al Reichsführer Heinrich Himmler y que también trabajó con Adolf Eichmann. Himmler y Eichmann fueron artífices de la fase de exterminio del Holocausto. Las tres tarjetas perforadas llevan orgullosamente las marcas de la filial alemana de IBM, Dehomag.  Ilustran la naturaleza de los usuarios finales que dependían de la tecnología de información de IBM.

En 1937, con la guerra avecinándose y el mundo conmocionado por la persecución nazi cada vez más despiadada de los Judío s, Hitler otorgó a Watson un premio especial – creado específicamente para la ocasión – en honor a los extraordinarios servicios prestados por un extranjero al Tercer Reich. La medalla de la Orden del Águila Alemana con estrella, adornada con esvásticas, era para ser usada en una faja sobre el corazón. Watson devolvió años después la condecoración en Junio de 1940 como una reacción a la indignación pública por la medalla durante el bombardeo de París. La devolución de esta medalla ha sido utilizada por los apologistas de IBM para mostrar que Watson tenía dudas acerca de su alianza con el Reich. Pero una copia recientemente hecha pública de una carta posterior de fecha 10 de junio de 1941, elaborada por la oficina de IBM de Nueva York, confirma que la sede central de IBM dirigía personalmente las actividades de su filial holandesa creada en 1940 para identificar y liquidar a los Judíos de Holanda. Por lo tanto, mientras que IBM llevó a cabo la maniobra de relaciones públicas de devolver la medalla, la compañía en realidad fue silenciosamente ampliando su papel en el Holocausto de Hitler. Filiales similares, a veces denominadas como una variante del ” Business Machines Watson” se establecieron en Polonia, la Francia de Vichy, y en otros lugares en el continente de acuerdo con la caída de Europa bajo el poder nazi.

Máquina de tabulación Hollerith usada por los hitlerianos. Museo del Holocausto EE.UU.
Particularmente impactantes son los ejemplares recién publicados de los códigos de IBM de los campos de concentración. IBM mantiene una oficina del cliente, conocida como el Departamento de Hollerith, en prácticamente todos los campos de concentración para ordenar el proceso de perforación de las tarjetas y el seguimiento de los presos.  En los códigos detallados designación numérica de IBM para los distintos campamentos,  Auschwitz fue 001, Buchenwald era 002 ; Dachau era 003, y así sucesivamente. Varios tipos de prisioneros fueron reducido s a números de IBM,  3 significa homosexual, 9 de antisocial, y 12 para Gitano. El número 8 de IBM designa un Judío. La muerte del interno también se redujo a un dígito de IBM : 3 representaba la muerte por causas naturales, 4 por ejecución, 5 por suicidio, y el código de 6 era el denominado ” tratamiento especial” en cámaras de gas. Los ingenieros de IBM tuvieron que crear códigos de Hollerith para diferenciar entre un Judío que había sido muerte “a mano” y  otro que había sido gaseado, a continuación, imprimir las tarjetas, configurar las máquinas, capacitar al personal,  y mantener continuamente los frágiles sistemas yendo cada dos semanas a los campos de concentración.
Fotografías publicadas recientemente – muestran el Bunker Hollerith en Dachau. Albergaba al menos dos docenas de máquinas, controladas principalmente por las SS. El bunker Hollerith, construida con hormigón armado y acero, fue diseñado para soportar el más intenso bombardeo aéreo aliado. Quienes están familiarizados con los refugios a prueba de bombas nazis reconocerán el avanzado diseño en “cajas de pastillas” rectangulares en las esquinas reservado para los edificios e instalaciones más preciosos del Reich. El equipo de IBM fue una de las armas más importantes del Reich, no sólo en su guerra contra los Judíos,  también en sus campañas militares generales y de control del tráfico ferroviario. Watson aprobó personalmente los gastos para añadir refugios antibombas para las instalaciones Dehomag cuando la empresa tuvo que afrontar el costo. Tales costos recortaban el margen de beneficio de IBM. La aprobación de Watson se requería, ya que recibía una comisión del uno por ciento sobre todos los beneficios de las empresas nazis.

Dos elocuentes memorándums del Gobierno de EE.UU., ahora publicados, son notables por su reveladora ironía. El primero es un memorando del Departamento de Estado, de fecha 3 de diciembre de 1941, sólo cuatro días antes del ataque a Pearl Harbor y cuando los nazis estaban siendo acusados ​​abiertamente de genocidio en Europa. Ese día, en 1941, uno de los principales abogados de IBM, Harrison Chauncey, visitó el Departamento de Estado para expresar reparos a la amplia participación de la compañía con Hitler. El memorándum del Departamento de Estado registra que Chauncey temía ” que su compañía pueda algún día ser culpada por la cooperación con los alemanes. ”

El segundo es un memorando del Departamento de Justicia generado durante una investigación federal de IBM sobre el comercio con el enemigo.  El Investigador jefe de la Sección de Guerra Económica Howard J. Carter preparó la nota por sus supervisores describiendo la connivencia de la empresa con el régimen de Hitler. Carter escribió: “Lo que Hitler nos ha hecho por medio de su guerra económica, una de nuestras propias corporaciones estadounidenses también lo ha hecho… De ahí que IBM está en alíneada con los nazis ” Terminó su nota : “Toda la ciudadanía mundial se ve perjudicada por un monstruo internacional. ”


En una época en que el nombre de Watson y la imagen de IBM están siendo lavadas por computadoras prodigio que pueden responder preguntas en los programas de juegos de televisión, es importante recordar que Thomas Watson y su gigante corporativo fueron culpables de genocidio. El Tratado de Genocidio, artículo 2, define el genocidio como ” actos cometidos con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial, o religioso,,. ” En el artículo 3, el tratado establece que entre los ” actos [ que ] serán castigados “, son los que están en el inciso ( e), es decir ” complicidad en el genocidio. ” En cuanto a quién será castigado, el Tratado especifica los autores en el artículo 4 : “Las personas que hayan cometido genocidio o cualquiera de los otros actos enumerados en el artículo 3 serán castigadas, ya se trate de gobernantes, funcionarios o particulares. ”

International Business Machines, y su presidente, Thomas J. Watson, cometieron genocidio según cualquier criterio. No fue por el antisemitismo. No fue por el nacionalsocialismo. Siempre fue por el dinero. Negocio era su apellido.

Edwin Black es el autor de “IBM y el Holocausto, la alianza estratégica entre la Alemania nazi y la Corporación más poderoso de Estados Unidos”, recientemente publicado en edición ampliada

Huffington Post

http://www.huffingtonpost.com/edwin-black/ibm-holocaust_b_1301691.html