Posts tagged ‘odio’

mayo 5, 2013

El pueblo turco ”no es exclusivamente antisemita”…odia en igual medida a judíos y armenios

por bajurtov

Informe muestra a los Judios como el mayor objetivo  de odio en Turquía

samp895b79c6d7b37293

Judios y los armenios son los objetivos más populares para la incitación al odio en los medios de comunicación turcos, con un 25 por ciento de todos los casos, mientras que los cristianos que siguen al 18 por ciento, según un estudio de la Fundación Hrant Dink.

Basándose en los informes de noticias depurados septiembre y diciembre de 2012, el estudio evaluó la noticia de que utiliza étnica o religiosamente expresiones discriminatorias y racistas con homofóbico y la incitación al odio por motivos de género

read more »

febrero 11, 2012

Exodo judio de Venezuela

por Tersites

Venezuela, año 2000: 18000 judios

Venezuela, año 2010: 9000 judios

La tendencia sigue, los judios de Venezuela estan pagando los platos rotos del visceral odio anti israeli de Hugo Chavez

200 actos actos antisemitas solo en le año 2009, el asalto por las fuerzas de seguridad venezolana de Hebraica buscando infructuosamente conexiones con el Mossad (esa fue la excusa) .

Hugo Chavez rebuznando cosas como : “desde el fondo de mi alma y de mis vísceras:  ¡Maldito seas, Estado de Israel! ¡Maldito seas! ¡Terrorista! ¡Asesino!”

La lectura de los Protocolos de los sabios de Sion en medios publicos venezolanos (http://antisemitism.org.il/article/65212/lectura-de-libelo-antisemita-los-protocolos-de-los-sion-en-la-radio-nacional-de-venezu)

Todo ello configura un caldo de cultivo ideal propiciado por los gobernantes bolivarianos para una Venezuela “libre” de judios

No me extrañaria que en breve asistieramos a una noche de los cristales rotos en version caribeña

Articulo de MArio Noya en Libertad Digital:

http://exteriores.libertaddigital.com/venezuela-judenrein-1276239833.html

junio 7, 2011

El Retorno, con Todas las Letras, del Antisemitismo en Europa

por ramrock

El 19 de abril, la sinagoga de Corfú, en Grecia, fue incendiada. ¿Cuántos judíos
viven hoy en Corfú? Ciento cincuenta. ¿Cuántos judíos viven en Grecia? Ocho mil,
o alrededor del 0,8% de la población. Para algunos, parece que estas cifras son
aún demasiado altas. Dos otras sinagogas fueron incendiadas en Grecia durante el
año pasado. Pintadas antisemitas en las paredes están extendiéndose por todo el
país.

 

Lo que ha ocurrido en Grecia está ocurriendo en
todas partes en el continente europeo.

Durante la última década, sinagogas fueron saqueadas
o incendiadas en Polonia, Suecia, Hungría, Francia. Inscripciones antisemitas se
están realizando en muros de edificios en París, Madrid, Amsterdam, Londres,
Berlín y Roma. Cementerios judíos están siendo saqueados. Judíos están siendo
atacados en las calles de la mayoría de las ciudades más importantes del
continente. En los Países Bajos, la policía usa “judíos señuelo” con el objeto
de intentar arrestar a los perpetradores con las manos en la masa.

 

Escuelas judías están bajo protección policial en
todas partes, y suelen estar equipadas con puertas de seguridad. Los niños
judíos, en las escuelas secundarias públicas, son intimidados; cuando los padres
se quejan, se los anima a elegir otro lugar de enseñanza para sus hijos.

 

En algunas ciudades como Malmö, Suecia, o Roubaix,
Francia, la persecución sufrida por la comunidad judía ha llegado a tal grado
que la gente está vendiendo sus casas a cualquier precio y se van. Los que se
quedan tienen la constante sensación de que están arriesgando sus vidas: deben
estar muy espabilados y no llevar ningún signo que demuestre lo que son. En
1990, vivían aproximadamente 2.000 judíos en Malmö, ahora hay menos de 700, y el
número está disminuyendo cada año.

 

De hecho, ahora los judíos tienen que estar
espabilados en todos los países europeos: hombres que llevan una kipá, suelen
esconderla debajo de un sombrero o una gorra. Los propietarios de restaurantes
kosher ubicados sobre avenidas donde se organizan protestas, cierran sus
establecimientos antes de la llegada de los participantes – incluso si la
protesta es sobre salarios o la edad de jubilación. Saben muy bien que, entre
los manifestantes, siempre habrá algunos que expresen su rabia ante el
espectáculo de un nombre judío o una estrella de David en el frente del negocio.
En París, el Día del Trabajo, 1° de mayo, delante de un café judío en la avenida
de la República, varios cientos de manifestantes se detuvieron y comenzaron a
abuchear “judíos” y “sionistas”. Un hombre que salía del café fue asaltado hasta
que los agentes de policía llegaron al lugar.

 

Hace unas semanas, en Noruega, cuando a Alan
Dershowitz se le prohibió dar conferencias sobre el conflicto de Medio Oriente,
los profesores que apoyaron la prohibición, utilizaron estereotipos antisemitas
en sus comentarios. Lo que le pasó a él es ahora lugar común. En muchas
universidades de Europa, dar conferencias sobre cultura judía se ha convertido
en un riesgo, y dar conferencias sobre Israel en cualquier lugar – sin ser
claramente “pro-palestino” – es aún más arriesgado, o imposible: Una vez que el
evento es anunciado, los organizadores y los conferencistas, inmediatamente,
reciben explícitas amenazas de muerte, por correo o por Internet. El día en que
la conferencia se lleva a cabo, “anti-sionistas” organizan violentas protestas,
tratan de evitar que la gente entre a la sala, y atacan físicamente a los
conferencistas. La única manera de evitar este tipo de situación es la de
organizar la conferencia solamente por invitación, sin anuncios.

 

Después de la Segunda Guerra Mundial, el
antisemitismo pareció desaparecer de Europa. Está de vuelta, en un grado muy
inquietante.

Aunque no es exactamente el mismo antisemitismo que
el de la década de 1930, no es completamente diferente.

 

Es un antisemitismo que se ha extendido en la
población musulmana que se asentó en Europa, y sería fácil pensar que es
estrictamente un fenómeno islámico, pero el anti-semitismo, tal como existe hoy
en el mundo musulmán, fue fuertemente influenciado por el viejo antisemitismo
europeo. Y lo que los inmigrantes musulmanes traen consigo, fácilmente puede
encontrar resonancias en las poblaciones europeas no musulmanas. Ejemplares del
fraudulento Protocolos de los Sabios de Sión, en árabe, se venden en las
librerías islámicas de un extremo al otro del continente, y también circulan,
abundantemente, nuevamente en muchos idiomas europeos, bajo la mesa o por
Internet.

 

También es un antisemitismo que le permite a la
extrema derecha reiterar su rechazo al “cosmopolitismo” – un adjetivo que en el
continente europeo siempre ha sido utilizado para señalar a los judíos – en un
contexto en el que, debido a la declinación económica europea, las tensiones
nacionalistas y el aislamiento suenan cada vez más seductores. Se trata de un
antisemitismo que la izquierda no quiere combatir, porque para ella, los
musulmanes están oprimidos, y la izquierda está siempre del lado de aquellos a
los que define como oprimidos, sea o no que la opresión se deba a los terribles
gobiernos dentro de esos países, o sean el chivo expiatorio de algún otro. Los
movimientos antiracistas europeos dicen que están muy preocupados por “el
racismo islamófobo”, pero son totalmente reacios a discutir el antisemitismo en
las poblaciones musulmanas.

 

El nuevo antisemitismo actual, ahora se suma al de
viejo tipo, la demonización del Estado de Israel. El punto de vista islámico de
Israel es ahora el punto de vista dominante acerca de Israel en Europa. La idea
de que Israel es una “potencia colonial” que le ha “robado” su tierra a su
pueblo, y que es un “estado artificial”, a pesar de que los judíos han estado en
esa tierra durante tres mil años – y a pesar de que muchos estados en la zona,
tales como Jordania, Libia e Irak, son aún más ilegítimos, con sus fronteras
dibujadas sobre papel por los británicos en la década de 1920 – es un lugar
común entre los periodistas.

 

El odio hacia Israel es ahora el sentimiento más
ampliamente compartido entre los europeos, cualquiera sea su lugar en el
espectro político. Ahora es a través del odio hacia Israel, que el odio a los
judíos como molestos “alborotadores” se puede expresar nuevamente.

 

Las poblaciones musulmanas europeas odian a Israel y
buscan su destrucción. Las personas europea no musulmanas, parecen pensar que si
Israel no existiera, las tensiones con los musulmanes serían menores, y le
atribuyen a Israel toda la responsabilidad por las tensiones, a pesar de que,
dado que la mayoría de los judíos han huido de los países de Medio Oriente,
ahora son los coptos cristianos en Egipto y los asirios cristianos en Irak los
que están siendo atacados por las turbas islámicas. Como el refrán árabe dice,
“Primero la gente del sábado, después la gente el domingo”.

 

Como Israel es un estado judío, a los judíos
europeos se les pide que sean “buenos europeos”, y que repudien a Israel. Si se

niegan, o peor, si dicen que todavía apoyan a Israel, son considerados indignos
de confianza.

 

En la década de 1930, los judíos fueron acusados
​​de no ser miembros completos del país donde vivían. Hoy en día, la misma
crítica se levanta en una forma ligeramente diferente: Los judíos son acusados
​​de la existencia de un estado judío, y son sospechosos de estar demasiado
ligados a ese estado como para ser miembros completos del país donde viven.

 

Más profundamente, los judíos de Europa pueden
sentir que si los europeos pudieran pintar a los judíos como los malos,
entonces, tal vez, lo que sus padres y abuelos les hicieron a ellos durante la
Segunda Guerra Mundial no sería realmente tan malo después de todo; incluso se
podría decir que se merecían lo que recibieron. Como lo dijeron algunos
escandinavos, Los judíos mataron a Cristo; por lo menos los musulmanes no lo
hicieron.

 

El antisemitismo de la década de 1930 llevó al
Holocausto, que llevó a los judíos a huir a Israel, el único país que los
acogería y no permitiría que barcos cargados de judíos huyendo, se hundiera en
el mar. Ahora, el antisemitismo europeo acusa a los judíos de la existencia de
Israel, y de recordarles sobre el Holocausto, recordándolo ellos mismos.
Mientras tanto, un creciente número de europeos parece bastante preparado para
otro Holocausto: uno que sería la aniquilación de Israel.

 

Si sacrificar a Israel permitiera que los europeos
no musulmanes vean desaparecer la ira musulmana, estarían dispuestos a hacer el
sacrificio inmediatamente. Si, con el fin de aceptar el sacrificio con la
conciencia tranquila, los europeos no musulmanes tuvieran que caricaturizar
innoblemente a Israel, lo harían – y lo hacen. Caricaturas anti-Israel llenan
los diarios europeos desde Londres hasta España, e incluso reciben premios. El
ejército israelí es comparado en los medios de comunicación europeos, a menudo,
con el ejército nazi. La comparación juega plenamente su papel: si los judíos
son los nazis de hoy, significa que los europeos le hicieron un favor al mundo
al asesinar a seis millones de ellos, y que los europeos no son realmente
culpables.

 

Si Israel puede ser retratado como un estado nazi,
su destrucción es aceptable, incluso puede ser legítima, tal vez incluso
deseable. El hecho que “Mein Kampf” sea un best seller en los territorios
palestinos y en la mayoría de los países del mundo musulmán, es dejado
totalmente de lado, al igual que el hecho que muchos judíos que viven en Israel
son sobrevivientes del Holocausto cometido en Europa hace sesenta y cinco
años.

 

Una encuesta realizada el año pasado por la
Fundación Friederich Ebert, un think tank alemán vinculado con el Partido Social
Demócrata de Alemania, fue elocuente. A la pregunta: “¿Cree usted que los judíos
abusan de su condición de víctimas del nazismo?”, Las respuestas positivas
alcanzaron proporciones difícilmente imaginables: 72,2% en Polonia, 48% en
Alemania,  40,2% en Italia, 32,3% en Francia. Otra pregunta, “¿Entiende usted
por qué a la gente no le gustan los judíos?”, generó resultados que se deben
enfrentar. Número de respuestas positivas: 55,2% en Polonia, 48,9% en Alemania,
40,2% en Italia. La pregunta no se hizo en Francia. En varias encuestas
realizadas en Europa durante la última década, Israel fue identificado como el
país más peligroso para la paz mundial, empatado con Irán.

 

La pregunta: “Es usted antisemita” no se hizo en
ningún lugar. No tengo ninguna duda de que, si se la hubiera fomulado, aquellos
que entienden por qué “a la gente no le gustan los judíos” y que, probablemente,
a ellos tampoco les gustan, habrían dicho que no eran antisemitas.

 

Se hizo la pregunta, “¿Cree usted que Israel está
llevando a cabo una guerra de exterminio contra los palestinos?”. Las respuestas
positivas: 63% en Polonia, 47,7% en Alemania.

 

Moshe Kantor, presidente del Congreso Judío Europeo,
consideró la encuesta “muy preocupante. Los gobiernos de Europa y de la Unión
Europea”, dijo, “harían bien en despertar a este problema antes de que sea
demasiado tarde”.

 

http://www.hudson-ny.org/2122/anti-semitism-in-europe

Traducido para porisrael.org por José
Blumenfeld

Difusion: www.porisrael.org

febrero 24, 2011

ARTÍCULO. LA TRILOGÍA ANTIJUDIA.

por ramrock

 

La trilogía antijudía
Foro Judio. Foro de la comunidad Judia en Mexico
Ezequiel EIben

La trilogía de conceptos que se utilizan en nuestro tiempo contra los judíos está entrelazada y mediante un análisis me dispongo a comprobarlo.

Empiezo admitiendo que como judío, en mi fuero interno, los tres conceptos me afectan del mismo modo: antiisraelismo, antisionismo y antisemitismo. Pero no me quiero quedar en que soy un judío con síndrome de perseguido y confundo una simple crítica a Israel con un argumento antisemita;

El Antiisraelismo:
Lo voy a definir como la negación al Estado de Israel, el no reconocimiento a su existencia, el detractar su derecho a ser.

No se incluye dentro del concepto a quien no coincide con una política determinada adoptada por el gobierno israelí, a quien discrepe con leyes o medidas, pero que lo hace sin cuestionar la existencia misma del Estado. Me refiero exclusivamente a los que ponen en tela de juicio, mejor dicho directamente niegan, el derecho a la existencia. Estoy hablando por ejemplo del grupo terrorista Hamas, que tiene la postura que Israel no debe existir y se deben ¨arrojar a todos los judíos al mar¨. Estoy hablando de Mahmoud Ahmadinejad, presidente de Irán, que alienta a ¨borrar a Israel del mapa¨.

Se escucha en muchos círculos intelectuales el término ¨antinorteamericanismo¨. Algunos pensadores occidentales lo emplean para definir su repudio a lo que consideran la política imperialista de Estados Unidos. Pero radicales musulmanes como Bin Laden consideran además que se debe destruir al denominado ¨imperio¨. Más allá de eso, lo que deseo dejar en claro es que el antiisraelismo se circunscribe a la posición extremista de querer hacer desaparecer a Israel. Se toma como un problema concreto que tiene Israel con sus enemigos

El Antisionismo:
Generador de innumerables polémicas y controversias. El sionismo es el movimiento de liberación nacional del pueblo judío. Rescata al pueblo judío como una nación; hay una nacionalidad judía. El mejor lugar para el desarrollo y crecimiento de la nación judía es Israel. Los pensadores sionistas coinciden en que Israel es el Hogar Judío, el punto al cual se convoca a todos los judíos del mundo a fortalecer y colaborar con la patria. Se defiende el derecho del pueblo judío de tener un Estado en su tierra.

Los antisionistas no reconocen ese derecho. Están en contra de las políticas realizadas en consecuencia, es decir, de la edificación de un País Judío. El antisionista no acepta la creación de Israel, protesta por la supuesta ocupación del territorio en Palestina. Los argumentos antisionistas identifican al sionismo como una ideología racista, y lo vinculan con el imperialismo, en una acusación directa de la alianza de Israel con Estados Unidos. Otras severas y falaces críticas se le han hecho al sionismo. Se lo acusa de ocupar ilegalmente el territorio de la Palestina, de expansionismo tratando de avanzar y desposeer cada vez más, en el siglo XXI principalmente se lo tilda de aplicar políticas nazis.

EL Antisemitismo:
No hace falta detenernos mucho puesto que el concepto está mucho más claro. El antisemitismo carga el odio milenario y ancestral a los judíos. Por antisemitismo se les ha robado, desposeído, ultrajado, convertido, asesinado, y podría seguir. Aquí rescatamos nada más que algunas de sus múltiples manifestaciones, como el deicidio (acusando a los judíos de ser los asesinos de Jesús, a quien los cristianos atribuyen divinidad y lo consideran Cristo), los Protocolos de los Sabios de Sión (panfleto que incluye una mentira asquerosa acerca de una conspiración judía para dominar al mundo), o el expresado por el nazismo en su teoría racial (ver al judío como una raza inferior, lacra de la sociedad, culpable de la derrota alemana en la Primera Guerra Mundial, y dominador corrupto de la economía).

Ya habiendo desglosado la para nada agradable Trilogía Antijudía (así encasillo a los tres conceptos, ¨antijudaísmo¨), el desafío planteado consiste en la demostración de su íntima relación, de esa vinculación maliciosamente oculta o a veces claramente visible. Y créanme que se puede demostrar tanto racional como empiricamente, para despejar cualquier duda al respecto.

Hay un sujeto que abiertamente manifiesta que es antiisraelí. Ahí, ya partimos desde el inicio que no quiere que Israel exista. No debe haber un Estado Judío. Concebido como está, le molesta que los judíos tengan un Estado, y los elementos judíos del mismo. Por más que se refugie en pensamientos como que el Estado Judío está en contra del Estado Democrático, no debemos permitir que empiece a desvirtuar (eso es otra discusión aparte que los mismos judíos tenemos, pero sin eliminar el derecho de Israel a existir).

El antiisraelí necesariamente es antisionista. No quiere un Hogar Nacional Judío bajo la forma de un Estado. No apoyará y será contrario al Movimiento Sionista en su esfuerzo de llevar judíos a Israel y consolidar un país que sea judío por definición. Al ser antiisraelí y antisionista, le niega el derecho natural al pueblo judío de tener un Estado en su tierra. No concibe a los judíos como una nación con derecho a un país, mientras que seguramente no cuestiona a ningún otro Estado su derecho a existir, ni a las naciones. No admitir los derechos de un grupo es estar en su contra. Este sujeto es antisemita. En ocasiones, se puede dar que encontremos a alguien que no es antisemita, pero sus ideas sí lo son (lo cual sucede en el plano de la discusión de ideas, no de personas. Por ejemplo el caso de Martin Buber. No era antisemita sino un gran judío en ciertas disciplinas y unido al Movimiento Sionista, pero renuente de aspectos del sionismo que lo llevaba a hacer injustas manifestaciones antisionistas como decir que los sionistas nacionalistas que querían un Estado, admiraban al dios de Hitler).

Se puede partir de otro punto. Quien es antisionista, aparte de oponerse al movimiento y su ideología, hemos visto que alienta a los boicots en contra de Israel, aboga por el fin de la ocupación de Palestina y la eliminación de un gobierno israelí. De más está decir que es antiisraelí. Y por mismas razones es un antisemita, tratando de eliminar el autogobierno y la autodeterminación del pueblo judío.

Si arrancamos desde el sujeto antisemita, es obvia la conexión con los otros dos conceptos. El antisemita que mata, que discrimina, no quiere ver a un judío triunfante ni gozando de un Estado con todas las letras. El que los separa y aísla, no es para reunirlos en un buen país, sino para hacer un campo de concentración o un pogrom.

Por vía racional ya llegué a la conclusión de que los términos de la trilogía son como sinónimos en su contenido antijudío. Ahora en lo práctico, en la observación de la realidad, es aún mucho más fácil.

Los grupos autodenominados antisionistas realizan marchas violentas en contra de las instituciones y comunidades judías de varios países. En Agentina, Venezuela y demás lugares se han pintado, mayormente en 2009, leyendas como ¨fuera judíos de Palestina¨, ¨no a la ocupación¨, ¨judíos vuelvan al ghetto¨. Con estas manifestaciones quieren echar a los judíos de Palestina. Es decir, no solo no reconocen a Israel cuando dicen ¨Palestina¨ u ¨ocupación¨, sino que piensan que los judíos deben abandonar la tierra. Piden que vuelvan al ghetto, o sea, que se encierren en su comunidad o a que sean prisioneros en barrios nazis.

Cuando las pancartas igualan a un Maguen David con una cruz svástica, se profana un símbolo religioso y nacional judío, y se mancha a Israel como un régimen fundamentalista y totalitario que no existe en la realidad. Aparte, las marchas de estas agrupaciones han ido acompañadas de golpizas a judíos (como en la celebración de Iom Haatzmaut por el 61º aniversario de la creación del Estado de Israel en Buenos Aires) y destrucción de sinagogas (como en Caracas, donde se dañó la arquitectura del templo y se rompió la Toráh).

Hay que decir también que los grupos e intelectuales que dicen ser antisionistas y no antisemitas, han apoyado a dictadores que quieren destruir a Israel y asesinar a los judíos (Pino Solanas y Luis D´elía, por ejemplo, que han firmado cartas de apoyo a Ahmadinejad y su sangriento régimen iraní). Ser un antisionista que apoya a un antisemita para que mate judíos, no puede ni un poco ocultar el propio antisemitismo. Muchos dirán que no están en contra de que los judíos profesen su religión, pero judaísmo es más que religión, hay cultura, ha nacionalidad judía, y estos antijudíos están en contra del país de los judíos. Y el pueblo judío tiene un derecho histórico y una base de legalidad afianzada en las Naciones Unidas para tener un Estado en su tierra………..

Por todo lo dicho, concluyo que la Trilogía Antijudía expresa lo mismo. iguales en el fondo, parejas demostraciones de las caras del antijudaísmo, cada uno a su manera expresando el odio a lo judío

noviembre 26, 2009

20% muere antes de cumplir 5 años, 30% sufre explotación laboral, 43% de la niñas se casan siendo menores, eso es Afganistán

por Ianus

afgankids Y no es la primera vez que denunciamos esto en este espacio, pero el mundo prefiere seguir obsesionado con la inexistente catástrofe humanitaria de Gaza, donde usan la multimillonaria ayuda que les llega de extranjero para organizar sus fiestas

y bodas multitudinarias, para comprar nuevas armas, para adoctrinar en el odio a sus niños. Mientras, en otras tantas partes del mundo, hay niños que mueren por miles, mientras nadie se preocupa por ellos. Las cifras del titulo corresponden a Afganistán, donde los talibanes han creado el infierno en la tierra para la infancia y donde tratan a los menos peor a cualquier animal.
Funcionarios de Naciones

gazakids Unidas, hablando en Kabul, han dicho que los niños se ven privados de sus derechos de las peores maneras posibles a pesar del "vasto" flujo de la ayuda de Occidente en el país.
En la conferencia de prensa en Kabul, marcando el 20 aniversario de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, se dijo que Afganistán tiene el mayor índice de mortalidad infantil en el mundo, el treinta por ciento de los niños son víctimas del trabajo infantil y el cuarenta y tres por ciento de las niñas se casan menores de edad. Más de uno de cada cinco niños nacidos en Afganistán muere antes de cumplir cinco años, según estimaciones de UNICEF.
Los miembros de la Comisión de Derechos Humanos Independiente de Afganistán se refirieron a las denuncias de explotación sexual de niños por los combatientes de los últimos conflictos militares y confirmaron que Afganistán ha tenido algunas de las cifras más altas de abuso sexual en niños en los últimos años, mientras, el mundo sigue preocupado por Gaza y sus terroristas, los actuales, y los potenciales.