Posts tagged ‘OPINIÓN’

junio 7, 2011

El Retorno, con Todas las Letras, del Antisemitismo en Europa

por ramrock

El 19 de abril, la sinagoga de Corfú, en Grecia, fue incendiada. ¿Cuántos judíos
viven hoy en Corfú? Ciento cincuenta. ¿Cuántos judíos viven en Grecia? Ocho mil,
o alrededor del 0,8% de la población. Para algunos, parece que estas cifras son
aún demasiado altas. Dos otras sinagogas fueron incendiadas en Grecia durante el
año pasado. Pintadas antisemitas en las paredes están extendiéndose por todo el
país.

 

Lo que ha ocurrido en Grecia está ocurriendo en
todas partes en el continente europeo.

Durante la última década, sinagogas fueron saqueadas
o incendiadas en Polonia, Suecia, Hungría, Francia. Inscripciones antisemitas se
están realizando en muros de edificios en París, Madrid, Amsterdam, Londres,
Berlín y Roma. Cementerios judíos están siendo saqueados. Judíos están siendo
atacados en las calles de la mayoría de las ciudades más importantes del
continente. En los Países Bajos, la policía usa “judíos señuelo” con el objeto
de intentar arrestar a los perpetradores con las manos en la masa.

 

Escuelas judías están bajo protección policial en
todas partes, y suelen estar equipadas con puertas de seguridad. Los niños
judíos, en las escuelas secundarias públicas, son intimidados; cuando los padres
se quejan, se los anima a elegir otro lugar de enseñanza para sus hijos.

 

En algunas ciudades como Malmö, Suecia, o Roubaix,
Francia, la persecución sufrida por la comunidad judía ha llegado a tal grado
que la gente está vendiendo sus casas a cualquier precio y se van. Los que se
quedan tienen la constante sensación de que están arriesgando sus vidas: deben
estar muy espabilados y no llevar ningún signo que demuestre lo que son. En
1990, vivían aproximadamente 2.000 judíos en Malmö, ahora hay menos de 700, y el
número está disminuyendo cada año.

 

De hecho, ahora los judíos tienen que estar
espabilados en todos los países europeos: hombres que llevan una kipá, suelen
esconderla debajo de un sombrero o una gorra. Los propietarios de restaurantes
kosher ubicados sobre avenidas donde se organizan protestas, cierran sus
establecimientos antes de la llegada de los participantes – incluso si la
protesta es sobre salarios o la edad de jubilación. Saben muy bien que, entre
los manifestantes, siempre habrá algunos que expresen su rabia ante el
espectáculo de un nombre judío o una estrella de David en el frente del negocio.
En París, el Día del Trabajo, 1° de mayo, delante de un café judío en la avenida
de la República, varios cientos de manifestantes se detuvieron y comenzaron a
abuchear “judíos” y “sionistas”. Un hombre que salía del café fue asaltado hasta
que los agentes de policía llegaron al lugar.

 

Hace unas semanas, en Noruega, cuando a Alan
Dershowitz se le prohibió dar conferencias sobre el conflicto de Medio Oriente,
los profesores que apoyaron la prohibición, utilizaron estereotipos antisemitas
en sus comentarios. Lo que le pasó a él es ahora lugar común. En muchas
universidades de Europa, dar conferencias sobre cultura judía se ha convertido
en un riesgo, y dar conferencias sobre Israel en cualquier lugar – sin ser
claramente “pro-palestino” – es aún más arriesgado, o imposible: Una vez que el
evento es anunciado, los organizadores y los conferencistas, inmediatamente,
reciben explícitas amenazas de muerte, por correo o por Internet. El día en que
la conferencia se lleva a cabo, “anti-sionistas” organizan violentas protestas,
tratan de evitar que la gente entre a la sala, y atacan físicamente a los
conferencistas. La única manera de evitar este tipo de situación es la de
organizar la conferencia solamente por invitación, sin anuncios.

 

Después de la Segunda Guerra Mundial, el
antisemitismo pareció desaparecer de Europa. Está de vuelta, en un grado muy
inquietante.

Aunque no es exactamente el mismo antisemitismo que
el de la década de 1930, no es completamente diferente.

 

Es un antisemitismo que se ha extendido en la
población musulmana que se asentó en Europa, y sería fácil pensar que es
estrictamente un fenómeno islámico, pero el anti-semitismo, tal como existe hoy
en el mundo musulmán, fue fuertemente influenciado por el viejo antisemitismo
europeo. Y lo que los inmigrantes musulmanes traen consigo, fácilmente puede
encontrar resonancias en las poblaciones europeas no musulmanas. Ejemplares del
fraudulento Protocolos de los Sabios de Sión, en árabe, se venden en las
librerías islámicas de un extremo al otro del continente, y también circulan,
abundantemente, nuevamente en muchos idiomas europeos, bajo la mesa o por
Internet.

 

También es un antisemitismo que le permite a la
extrema derecha reiterar su rechazo al “cosmopolitismo” – un adjetivo que en el
continente europeo siempre ha sido utilizado para señalar a los judíos – en un
contexto en el que, debido a la declinación económica europea, las tensiones
nacionalistas y el aislamiento suenan cada vez más seductores. Se trata de un
antisemitismo que la izquierda no quiere combatir, porque para ella, los
musulmanes están oprimidos, y la izquierda está siempre del lado de aquellos a
los que define como oprimidos, sea o no que la opresión se deba a los terribles
gobiernos dentro de esos países, o sean el chivo expiatorio de algún otro. Los
movimientos antiracistas europeos dicen que están muy preocupados por “el
racismo islamófobo”, pero son totalmente reacios a discutir el antisemitismo en
las poblaciones musulmanas.

 

El nuevo antisemitismo actual, ahora se suma al de
viejo tipo, la demonización del Estado de Israel. El punto de vista islámico de
Israel es ahora el punto de vista dominante acerca de Israel en Europa. La idea
de que Israel es una “potencia colonial” que le ha “robado” su tierra a su
pueblo, y que es un “estado artificial”, a pesar de que los judíos han estado en
esa tierra durante tres mil años – y a pesar de que muchos estados en la zona,
tales como Jordania, Libia e Irak, son aún más ilegítimos, con sus fronteras
dibujadas sobre papel por los británicos en la década de 1920 – es un lugar
común entre los periodistas.

 

El odio hacia Israel es ahora el sentimiento más
ampliamente compartido entre los europeos, cualquiera sea su lugar en el
espectro político. Ahora es a través del odio hacia Israel, que el odio a los
judíos como molestos “alborotadores” se puede expresar nuevamente.

 

Las poblaciones musulmanas europeas odian a Israel y
buscan su destrucción. Las personas europea no musulmanas, parecen pensar que si
Israel no existiera, las tensiones con los musulmanes serían menores, y le
atribuyen a Israel toda la responsabilidad por las tensiones, a pesar de que,
dado que la mayoría de los judíos han huido de los países de Medio Oriente,
ahora son los coptos cristianos en Egipto y los asirios cristianos en Irak los
que están siendo atacados por las turbas islámicas. Como el refrán árabe dice,
“Primero la gente del sábado, después la gente el domingo”.

 

Como Israel es un estado judío, a los judíos
europeos se les pide que sean “buenos europeos”, y que repudien a Israel. Si se

niegan, o peor, si dicen que todavía apoyan a Israel, son considerados indignos
de confianza.

 

En la década de 1930, los judíos fueron acusados
​​de no ser miembros completos del país donde vivían. Hoy en día, la misma
crítica se levanta en una forma ligeramente diferente: Los judíos son acusados
​​de la existencia de un estado judío, y son sospechosos de estar demasiado
ligados a ese estado como para ser miembros completos del país donde viven.

 

Más profundamente, los judíos de Europa pueden
sentir que si los europeos pudieran pintar a los judíos como los malos,
entonces, tal vez, lo que sus padres y abuelos les hicieron a ellos durante la
Segunda Guerra Mundial no sería realmente tan malo después de todo; incluso se
podría decir que se merecían lo que recibieron. Como lo dijeron algunos
escandinavos, Los judíos mataron a Cristo; por lo menos los musulmanes no lo
hicieron.

 

El antisemitismo de la década de 1930 llevó al
Holocausto, que llevó a los judíos a huir a Israel, el único país que los
acogería y no permitiría que barcos cargados de judíos huyendo, se hundiera en
el mar. Ahora, el antisemitismo europeo acusa a los judíos de la existencia de
Israel, y de recordarles sobre el Holocausto, recordándolo ellos mismos.
Mientras tanto, un creciente número de europeos parece bastante preparado para
otro Holocausto: uno que sería la aniquilación de Israel.

 

Si sacrificar a Israel permitiera que los europeos
no musulmanes vean desaparecer la ira musulmana, estarían dispuestos a hacer el
sacrificio inmediatamente. Si, con el fin de aceptar el sacrificio con la
conciencia tranquila, los europeos no musulmanes tuvieran que caricaturizar
innoblemente a Israel, lo harían – y lo hacen. Caricaturas anti-Israel llenan
los diarios europeos desde Londres hasta España, e incluso reciben premios. El
ejército israelí es comparado en los medios de comunicación europeos, a menudo,
con el ejército nazi. La comparación juega plenamente su papel: si los judíos
son los nazis de hoy, significa que los europeos le hicieron un favor al mundo
al asesinar a seis millones de ellos, y que los europeos no son realmente
culpables.

 

Si Israel puede ser retratado como un estado nazi,
su destrucción es aceptable, incluso puede ser legítima, tal vez incluso
deseable. El hecho que “Mein Kampf” sea un best seller en los territorios
palestinos y en la mayoría de los países del mundo musulmán, es dejado
totalmente de lado, al igual que el hecho que muchos judíos que viven en Israel
son sobrevivientes del Holocausto cometido en Europa hace sesenta y cinco
años.

 

Una encuesta realizada el año pasado por la
Fundación Friederich Ebert, un think tank alemán vinculado con el Partido Social
Demócrata de Alemania, fue elocuente. A la pregunta: “¿Cree usted que los judíos
abusan de su condición de víctimas del nazismo?”, Las respuestas positivas
alcanzaron proporciones difícilmente imaginables: 72,2% en Polonia, 48% en
Alemania,  40,2% en Italia, 32,3% en Francia. Otra pregunta, “¿Entiende usted
por qué a la gente no le gustan los judíos?”, generó resultados que se deben
enfrentar. Número de respuestas positivas: 55,2% en Polonia, 48,9% en Alemania,
40,2% en Italia. La pregunta no se hizo en Francia. En varias encuestas
realizadas en Europa durante la última década, Israel fue identificado como el
país más peligroso para la paz mundial, empatado con Irán.

 

La pregunta: “Es usted antisemita” no se hizo en
ningún lugar. No tengo ninguna duda de que, si se la hubiera fomulado, aquellos
que entienden por qué “a la gente no le gustan los judíos” y que, probablemente,
a ellos tampoco les gustan, habrían dicho que no eran antisemitas.

 

Se hizo la pregunta, “¿Cree usted que Israel está
llevando a cabo una guerra de exterminio contra los palestinos?”. Las respuestas
positivas: 63% en Polonia, 47,7% en Alemania.

 

Moshe Kantor, presidente del Congreso Judío Europeo,
consideró la encuesta “muy preocupante. Los gobiernos de Europa y de la Unión
Europea”, dijo, “harían bien en despertar a este problema antes de que sea
demasiado tarde”.

 

http://www.hudson-ny.org/2122/anti-semitism-in-europe

Traducido para porisrael.org por José
Blumenfeld

Difusion: www.porisrael.org

junio 4, 2011

El lado oscuro de las Flotillas de la Libertad.

por ramrock

La Flotilla de la Libertad II está, como su predecesora,
patrocinada por la IHH. Aun así, aunque la IHH ha sido acusada de financiar
actividades terroristas y algunos de sus miembros han sido condenados a prisión,
numerosas organizaciones y estrellas del espectáculo han prestado a esta nueva
maniobra antiisraelí su apoyo incondicional.

ISRAEL

El lado oscuro de las Flotillas de la Libertad

Por Elie Smilovitz

“Si vas al supermercado hay productos, hay restaurantes y una playa muy agradable (…) No hay crisis humanitaria en Gaza”. Son declaraciones de Mathilde Redmatn, directora de la Cruz Roja en la Franja. Las declaraciones de Redmatn confirman lo que vienen afirmando desde hace tiempo varias fuentes israelíes.

El discurso de los organizadores de las Flotillas de la Libertad, disfrazado de humanitario, pregona que Gaza vive una permanente crisis humanitaria, que es “una cárcel a cielo abierto”. Hamás y organizaciones como la IHH (Insani Yardim Bakfi, o Fondo para la Ayuda Humanitaria) son sus diseminadores. Estos grupos apoyan la campaña de boicot y sanciones contra Israel y sientan las bases del movimiento antisionista contemporáneo.

Las Flotillas de la Libertad son acciones coordinadas, multitudinarias y costosas cuyo objetivo consiste en deslegitimar a Israel y el bloqueo que sostiene sobre la Franja. Para conseguirlo, fomentan la demonización del Estado judío, cuyo derecho a existir cuestionan; rechazan todas sus políticas en relación a los palestinos e incentivan el boicot a sus productos.

Pero Israel está muy lejos de ser ese Estado villano en el que pretenden convertirlo sus enemigos. El bloqueo sobre Gaza lo instauró después de que Hamás lanzara miles de cohetes contra su territorio. Desde que el Ejército israelí se retiró de la Franja, en 2005, Hamás y otros grupos terroristas han lanzado más de 10.000 misiles contra Israel. Desde el punto de vista del Derecho Internacional, éstos deben ser considerados crímenes contra la humanidad, ya que son ataques deliberados a civiles.

Por otra parte, Israel ha cumplido sus responsabilidades legales derivadas de la instauración del bloqueo. Las cifras oficiales de Jerusalén cifran los envíos semanales de ayuda humanitaria a la Franja en torno a las 15.000 toneladas (alimentos, medicinas, ropa, etc.). Los productos llegan a la Franja a través de varios pasos fronterizos supervisados por el Ejército israelí o por el Ejército egipcio –aunque El Cairo ha declarado que abrirá permanentemente su frontera–. La función de los controles tiene por objeto impedir el paso de armamento y de productos susceptibles de ser utilizados para fabricar armas.

Ilegalidad de las flotillas

El Gran "Guarroming", ELEMENTO PASIVO, ALTAMENTE NEGATIVO.

Las flotillas son una expresión de la internacionalización del movimiento antisionista. Están rodeadas de una atmósfera pseudointelectual, revolucionaria y antisistema a la que se da tremenda publicidad en varios países. Algunas de las estrellas españolas del espectáculo más reconocidas, como el Gran Wyoming, no han tenido reparos en prestar su imagen a la Flotilla de la Libertad II y acusar a Israel de cometer crímenes contra la humanidad. Esta propaganda no dice palabra alguna sobre los abusos cometidos por Hamás contra su propia población, a la que utiliza como escudo humano. Tampoco menciona los ataques de ese grupo terrorista contra civiles israelíes, ni que entre los miembros de la Flotilla de la Libertad I había decenas de elementos fundamentalistas islámicos fuertemente armados, culpables del derramamiento de sangre en el barco Mavi Marmara en mayo de 2010, incidente que provocó el enfriamiento de las relaciones entre Israel y Turquía.

La Flotilla de la Libertad II está, como su predecesora, patrocinada por la IHH. Aun así, aunque la IHH ha sido acusada de financiar actividades terroristas y algunos de sus miembros han sido condenados a prisión, numerosas organizaciones y estrellas del espectáculo han prestado a esta nueva maniobra antiisraelí su apoyo incondicional.

La ayuda que transportan las flotillas puede ser entregada a Gaza a través de los canales autorizados para tal efecto. De hecho, antes del incidente del Mavi Marmara, el Ministerio de Exteriores israelí envió varios comunicados a los organizadores de la Flotilla de la Libertad I en los que les garantizaba la entrega de la ayuda humanitaria en Gaza y les invitaba a desistir de sus planes de romper el bloqueo. Los organizadores rechazaron toda comunicación.

El contexto demuestra que el objetivo de las flotillas no es humanitario, como afirman falsamente sus promotores, sino político. No se trata de llevar ayuda humanitaria a Gaza, sino de romper el bloqueo. Por esa razón, los milicianos forzaron la confrontación armada con la Marina israelí en 2010.

Hay que incidir en que el bloqueo sobre la Franja está justificado y avalado por la legalidad internacional. En el pasado reciente, barcos cargados de armamento procedentes de países como Irán y con destino Gaza han sido interceptados por la Marina israelí. De no existir el bloqueo contra Hamás, quizá esta organización ya habría adquirido una capacidad armamentística comparable a la de Hezbolá en el sur del Líbano. Esta milicia, controlada por Irán y Siria, domina una parte del País del Cedro y tiene capacidad para bombardear ciudades como Tel Aviv. En cuanto a Hamás, en su carta fundacional exige la destrucción del Estado de Israel; por éste y otros motivos está catalogada como organización terrorista por EEUU y la Unión Europea.

Bloqueo legal

Según los principios de Helsinki sobre la Ley Marítima, para que un bloqueo sea válido la nación que lo ejerce debe declararlo y notificar su puesta en práctica a todos los Estados beligerantes o neutrales. Israel ha declarado y notificado en consecuencia. Los ataques de Hamás contra civiles son considerados actos de guerra, lo que justifica el bloqueo israelí –por no hablar de la intención explícita de la organización terrorista de destruir el Estado judío–. Las naves –incluso las que naveguen bajo bandera de países neutrales– que intencionalmente pretendan romper un bloqueo legal pueden ser detenidas y capturadas. Antes de atacar, el país que ejerce el bloqueo debe advertir a las embarcaciones que traten de romperlo; si éstas persisten en sus intenciones, el Derecho Internacional autoriza al país bloqueador a lanzar un ataque.

Cuando la Flotilla de la Libertad I, barcos como el Mavi Marmara no sólo intentaron romper el bloqueo y se negaron a ser inspeccionados o desviados a otro puerto, sino que algunos de sus tripulantes –entre ellos terroristas de Hamás fuertemente armados– atacaron a las autoridades israelíes que abordaron el barco, lo que provocó una matanza. La Marina israelí tenía órdenes de no utilizar fuego real a menos que las vidas de los marinos se viesen amenazadas, lo que ocurrió apenas abordaron la nave. Israel no atacó a la Flotilla de la Libertad I, sino que abordó los barcos y contraatacó a los terroristas que agredieron a sus marinos.

Endorgán, otro mono otomano y musulmán.

La corresponsabilidad de Turquía

Israel solicitó pública y oficialmente a Turquía que impidiera a las naves de la Flotilla de la Libertad II zarpar rumbo a Gaza desde su territorio, pero Ankara replicó que no podía controlar iniciativas civiles como esa.

Turquía alberga la oficina principal de IHH, organización con vínculos con organizaciones terroristas en varios países del mundo. Recientemente, Ankara se ha mostrado dispuesta a alojar en su territorio oficinas talibanes. Tras el incidente del Mavi Marmara, en el que murieron ciudadanos turcos, una popular serie de televisión turca emitió episodios en los que el protagonista principal llevaba a cabo misiones contra las autoridades israelíes y apoyaba a la Flotilla de la Libertad I.

Desde el referido incidente, las relaciones diplomáticas entre Turquía e Israel se han deteriorado notablemente. Sobre todo Ankara ha sido reacia al diálogo. La tensión entre ambos países se reflejó también durante un foro internacional en el que el primer ministro turco, Recep Tayip Erdogan, acusó a Israel en presencia de su presidente, Simón Peres, de ser un país que perpetraba asesinatos.

Respecto a las Flotillas de la Libertad, muchos medios de comunicación no mencionan que Turquía ha infringido la legislación internacional al permitir que éstas zarpen desde sus costas. “El Estado que tiene conciencia de que un individuo tiene la intención de cometer un delito contra otro Estado, o contra uno de sus nacionales, y no lo impide, o el que da protección al delincuente por su negación de extraditarlo o castigarlo, se convierte en cómplice de su crimen, establece un nexo de solidaridad, una aprobación tácita del acto: la responsabilidad del Estado nace de tal relación”, escribe el experto en Derecho Internacional Max Sorensen. Turquía conoce de antemano que la intención de la Flotilla de la Libertad II consiste en romper un bloqueo legal, y que se trata de una operación que podría poner en peligro las vidas de los implicados, como ocurrió el año pasado; sobre todo, si hubiera a bordo elementos terroristas, en cuyo caso Ankara habría de prestar su colaboración a Israel.

En opinión de muchos, el Estado turco es cómplice de las Flotillas de la Libertad, que son, a fin de cuentas, actividades que violan la legislación internacional y ponen en peligro vidas inocentes. Por cierto, la Unión Europea ha emitido un comunicado en el que dice que las flotillas “no son la solución” al conflicto en Medio Oriente.

En España se celebran numerosos actos públicos y conciertos con el objetivo de recaudar dinero para la Flotilla de la Libertad II. Si estos actos tuvieran como finalidad comprar ayuda humanitaria, la situación sería distinta; pero como los fondos van a parar a unas organizaciones que apoyan abiertamente a grupos terroristas, la colaboración entre unos y otros siembra dudas sobre la legalidad de las actividades de las organizaciones afincadas en España. La situación es aún peor cuando hay partidos políticos –por ejemplo, Izquierda Unida– o dinero público de por medio. El Gobierno de España ha emitido recientemente un comunicado en el que desaprueba la Flotilla de la Libertad II.

El debate está servido. En un momento crítico como éste que vivimos, los tentáculos de los fundamentalistas logran extenderse más allá del mundo islámico y Turquía continúa jugando a dos bandas. La situación en el Medio Oriente experimenta una espiral ascendente de inestabilidad. A ver en qué para todo este show de la Flotilla de la Libertad II.

ELIE SMILOVITZ, editor de Press Review 21.

e_smilovitz@hotmail.com

FUENTE: Libertad Digital

mayo 4, 2011

BIN LADEN ABATIDO (AUDIO DE CESAR VIDAL Y OPINIÓN ESCRITA PERSONAL)

por ramrock

Editorial de César Vidal:

 

 Bin Laden abatido

 

Es la noche de César
Presentado por César Vidal
7:34
César Vidal nos presenta su nuevo editorial.
 

 

Y mi APORTACIÓN PERSONAL: ¿a que tanto ROLLO DE “no me lo creo, seguramente murió hace años”, “si lo mismo ni siquiera ha existido nunca un tal Bin Laden —esto si que es de AUTÉNTICOS TONTOS DEL CULO— ni nada parecido”, “yo de lo que venga de U.S.A….”, etc., etc., etc..?.

¿A que tanta ESTUPIDA DISCUSIÓN BIZANTINA QUE NO TIENE LA MENOR APLICACIÓN PRÁCTICA?.

SEA COMO SEA, RESULTA QUE UN SUCIO, REPUGNANTE Y PIOJOSO LIDER ISLAMISTA ESTÁ CRIANDO MALVAS, AUNQUE SEA INCLUSO PORQUE YA ERA VIEJO Y HAYA MUERTO DE MUERTE NATURAL (¿O ES QUE ALGUIEN CREE QUE ESE TÍO ERA INMORTAL?) Y ESO ES ¡¡¡¡COJONUDO!!!.

De todas formas, TODAS ESAS DISCUSIONES DE “ME LO CREO, NO ME LO CREO, ESA FOTO ES FALSA, BLABLABLABLA…¡¡¡ES PERDER EL TIEMPO!!!,  ¡¡¡ES HACER EL GILIPOLLAS!!!!.

A VER SI NOS ENTERAMOS DE UNA VEZ, ¡¡COÑO!!, EL ENEMIGO NO ES (O ERA) BIN LADEN, NI SIQUIERA LA ORGANIZACIÓN “AL QAEDA”.

¡¡¡¡¡¡¡ EL ENEMIGO ES EL ISLAM !!!!!!!

¿SE OS METE EN LA CABECITA DE UNA VEZ?