Posts tagged ‘Parashá De La Semana Vaieshev (Bereshit-Génesis 37-40)’

diciembre 12, 2014

Parashá De La Semana Vaieshev (Bereshit-Génesis 37-40)

por goal

Cabecera aishlatino

joseph

joseph

Yosef Comienza su Ascenso al Poder en Egipto

ParashaViva290x150-SP

Se asentó Iahacov en la tierra de las moradas de su padre, en la tierra de Quenahan. 2. Estas son las generaciones¹ de Iahacov: Iosef a la edad de diecisiete años pastoreaba con sus hermanos, las ovejas – él era mozo – con los hijos de Bilháh y los hijos de Zilpáh – mujeres de su padre. Y Iosef trajo habladurías acerca de ellos a su padre.

  1. Empero, Israel amaba a losef más que a todos sus hijos – ya que era para él, hijo de su ancianidad – y él le había hecho una túnica ornamentada ¹
  1. Cuando vieron sus hermanos, que a él amaba su padre – más que a todos sus hermanos – ellos le odiaron y no pudieron hablar con él en paz. 5. Soñó Iosef un sueño y se lo dijo a sus hermanos y ellos siguieron odiándole más. 6. Les dijo a ellos: Escuchad – ahora – este sueño que yo he soñado. 7. Y he aquí que nosotros estábamos atando gavillas en medio del campo y he aquí que se levantó mi gavilla y también se afirmó y he aquí que vuestras gavillas la circundaban y se prosternaban ante mi gavilla. 8. Le dijeron sus hermanos: ¿Acaso reinar habrás de reinar sobre nosotros o gobernar habrás de gobernarnos? Y siguieron odiándole aún más por sus sueños y por sus palabras. 9. Soñó más, otro sueño y se lo contó a sus hermanos. Dijo: He aquí, he soñado otro sueño más y he aquí que el Sol y la Luna y once estrellas se prosternaban ante mí. 10. Se lo contó a su padre y a sus hermanos y le reprendió su padre y le dijo: ¿Qué es este sueño que has soñado? ¿Acaso venir habremos de venir, yo y tu madre y tus hermanos para prosternamos ante ti a tierra? 11. Le envidiaron sus hermanos, mas su padre aguardó la cosa.     Segunda 12. Fueron sus hermanos a pastorear las ovejas de su padre, en Shejem. 13. Dijo Israel a losef: Ciertamente tus hermanos están pastoreando en Shejem. Vé y te enviaré hacia ellos. Y le dijo: Heme aquí. 14. Le dijo: Vé ahora y mira la paz de tus  hermanos y la integridad de las ovejas y tráeme al regreso alguna palabra. Le envió desde el valle de Hebrón y llegó a Shejem. 15. Le encontró un hombre – y he aquí que estaba extraviado en el campo – Le preguntó el hombre diciendo: ¿Qué buscas? 16. Dijo: A mis hermanos yo estoy buscando; dime, ahora, dónde están pastoreando. 17. Dijo el hombre: Han partido de aquí, pues he oído que decían: Vayamos a Dotán. Partió losef en pos de sus hermanos y los encontró en Dotán. 18. Le divisaron desde lejos y antes que se acercara a ellos conspiraron contra él para matarle. 19. Dijeron el uno al otro: He aquí, el hombre de los sueños – aquél – está viniendo. 20. Y ahora venid, matémosle y arrojémosle en alguna de las cisternas y diremos: Una fiera salvaje le ha devorado. ¡Y veremos qué serán sus sueños! 21. Lo escuchó Reubén y le libró¹ de manos de ellos. Dijo: ¡No atentemos contra su vida!

Lo arrojaron a una cisterna sin agua para no mancharse las manos de la sangre de su hermano:

Mientras los escorpiones se abalanzaban sobre sus pies, Yosef apeló nuevamente a sus hermanos, “¡Tengan compasión! ¡Este foso está lleno de serpientes y escorpiones!”.

Los hermanos de Yosef no estaban escuchando. Ellos estaban cenando, y los gritos de Yosef interferían con la tranquilidad de la cena, entonces se movieron a cierta distancia del foso para disfrutar de mejor manera sus kebabs. Al ver que una caravana de Ishmaelitas se aproximaba desde el norte, los hermanos decidieron vender a Yosef.

Mientras tanto, otro grupo de mercaderes Midianitas se aproximaba desde el sur. Ellos escucharon los gritos de Yosef e inmediatamente lo sacaron del foso. Ellos observaron su forma de vestir y su actitud y asumieron que debía ser el hijo de un hombre noble.

Cuando los hermanos de Yosef vieron lo que estaba ocurriendo, fueron corriendo al foso. “¿Qué derecho tienen ustedes de sacar a nuestro esclavo?”, preguntaron.

“¡¿Su esclavo?!”, preguntaron los Midianitas. “¡Ustedes deberían ser sus esclavos!”. Sin embargo, cuando Shimón y Levi sacaron sus espadas, la conducta de los Midianitas cambió. “¡Está bien, no se pongan violentos! ¿Por qué mejor no lo venden a nosotros?”, dijeron los mercaderes. Los hermanos canjearon a Yosef por zapatos para toda la familia y así se deshicieron de su hermano.

Sin embargo, los Midianitas tenían desconfianza sobre todo el asunto. “Tal vez es el hijo de algún terrateniente que vendrá a buscarlo”, teorizaron. “¡Es demasiado complicado! ¡Deshagámonos de él en la primera oportunidad que tengamos!”. Cuando la caravana Ishamelita se acercaba, se presentó la solución perfecta. Normalmente los Ishmaelitas transportaban cosas con muy malos olores como brea y alquitrán, pero esta caravana en particular estaba transportando especies e incienso a Egipto. Más allá de la indignación de haber sido vendido nuevamente como esclavo, Yosef estaba finalmente camino a Egipto… en la forma más fragante posible. (Basado en el Midrash)

Así empieza la trama que eventualmente llevó a Yaakov y a su familia al amargo exilio en Egipto.

La parashá Vaieshev se trata de los sueños. ¿Por qué sueña la gente? Algunos sueños pueden ser proféticos, pero la mayoría de ellos obviamente no lo son. Las personas tienden a soñar con cosas en las que piensan durante el día. La mente sigue funcionando incluso cuando estamos dormidos.

¿Cómo puede una persona saber el significado de un sueño específico? El Talmud dice que los sueños “siguen a su interpretación”. De la forma como son interpretados, así se cumplen.

* * *

Los Sueños de Yosef

Yosef era el decimoprimer hijo de Yaakov y el primogénito de su querida esposa Rajel que falleció posteriormente en otro parto. Yosef era un niño prodigio y se convirtió en el discípulo principal de su padre. Yaakov mostraba favoritismo por Yosef (los sabios lo criticaron por esto) y lo designó como supervisor de sus hermanos. Además, Yaakov hizo una prenda de vestir a rayas que era especial para Yosef. Yosef “acusaba” a sus hermanos mayores motivado por un amor genuino y una profunda preocupación por el crecimiento espiritual de ellos. Sin embargo los hermanos, no lo veían para nada de esta manera.

Yosef tuvo un sueño. Él reunió a sus hermanos y les contó su sueño: “Estábamos todos recogiendo espigas (ellos eran pastores no granjeros, entonces, ¿por qué granos?) y las espigas de ustedes se inclinaban ante las mías”.

La reacción de los hermanos fue, “¿Acaso vas a dominarnos y a ser nuestro rey?” (Génesis 27:8). Ellos interpretaron de esa manera el sueño.

Yosef tuvo un segundo sueño. “El sol, la luna y 11 estrellas se inclinaban ante mí”. Esta vez los hermanos fueron más inteligentes y se quedaron callados omitiendo cualquier interpretación. Pero Yosef quería la interpretación correcta, por lo que fue donde su padre y le contó el sueño. Yaakov explicó, “¿Acaso yo y tu madre nos inclinaremos ante ti?”. Así interpretó él también el sueño.

Pregunta: ¿Acaso no había muerto ya su madre?

Respuesta: Los sabios explican que se refería a Bilha, quien lo crió como su propio hijo.

“Sus hermanos estaban celosos, pero su padre esperó a que los acontecimientos se materializaran” (Génesis 37:11). Los hermanos de Yosef sospechaban que él era un manipulador. Sospechaban que él quería ser el único heredero de Yaakov, tal como Abraham e Itzjak habían tenido sólo una línea de continuación. Yosef constantemente le reportaba a su padre cosas malas sobre sus hermanos. Ellos creían que él estaba tratando de hacer que su padre los maldijera y así él tomaría toda la herencia.

Cuando Yosef soñó que se convertiría en rey, sus hermanos realmente se enfurecieron. Ellos no veían esos sueños como “profecías” sino como una manifestación de lo que “él estaba pensando todo el día”. Ellos consideraban que sus deducciones eran válidas, pero la Torá revela que emanaban de los celos. Frecuentemente nosotros no estamos conscientes de cuáles son nuestras verdaderas motivaciones. Debemos meditar y hacer una introspección cuidadosa para poder descubrir las motivaciones que guían nuestras acciones.

* * *

Paz con los Hermanos

Los hermanos de Yosef fueron a Shejem a atender el ganado y a deliberar sobre la situación. Shejem era el lugar donde anteriormente ellos habían actuado de manera positiva en cuanto a mantener la hermandad, (cuando la misma se vio amenazada desde afuera con el secuestro de Dina). Sin embargo ahora había una amenaza desde adentro – Yosef – ellos pensaban que él quería todo para él.

Yaakov estaba consciente de la animosidad entre sus hijos y mandó a Yosef a ver a sus hermanos. “Ve cómo están tus hermanos y el ganado (literalmente dice: Ve la paz de tus hermanos y la paz del ganado), y vuelve a mí con un reporte” (Génesis 37:14). En otras palabras, “¡haz paz con tus hermanos!”.

* * *

read more »