Posts tagged ‘Parashá’

mayo 15, 2015

Parashá de la semana Behar-Bejukotai

por goal

Jabad

Parasha Bejar Bejukotai

Behar-Bejukotai Levítico-Vayikrá 25:1-27:34

En la Parashá de esta semana,Behar, aprendemos mitzvot muy importantes que se aplican en la Tierra de Israel.

La primera es la shemitá. Así como el séptimo día de la semana es el Shabat, cada séptimo año es un Shabat para la tierra, que es cuando esta “descansa”. Esto significa que durante seis años los agricultores pueden trabajar la tierra, sembrando semillas para que crezcan cultivos, podando las plantas para ayudarlas a crecer mejor y cosechando los frutos y las verduras para poder venderlos y enriquecerse. Pero el séptimo año, el año de shemitá, hay que dejar descansar la tierra. No se puede cultivar ni cosechar, pero todo lo que crezca está permitido tomarlo y disfrutarlo libremente.

Tras siete ciclos de shemitá, el quincuagésimo año (7 x 7 = 49; el año que sigue al 49.º, o sea, el 50.º) se llama iovel o jubileo. También es un año de descanso para la tierra, pero además de eso, todos los siervos son liberados, y todas las propiedades retornan a su dueño original. Esto significa que siempre que alguien compra un lote de tierra, sabe que lo poseerá hasta el año de iovel, año en que el terreno volverá a su dueño original.

Más adelante, la Torá nos dice que no debemos preocuparnos pensando que no tendremos suficiente comida durante el año de shemitá y el que le sigue, a pesar de que no podemos cultivar ni cosechar. Porque Di-s promete que el año anterior a la shemitá –el sexto año– va a haber una producción suficiente para tres años enteros: el sexto año, el año de shemitá y el que le sigue, en el que no va a crecer nada, debido a que durante la shemitá no se plantó nada.

En esta Parashá, también aprendemos que está prohibido cobrarle interés a un judío. Esto significa que cuando le prestamos dinero a alguien, no podemos recibir un poco más de dinero como un regalo de agradecimiento por haberle hecho el favor de prestarle. Así, todos los préstamos deben ser sin interés: la otra persona tiene que devolver exactamente la misma cantidad de dinero que uno le prestó.

En la Parashá Bejukotai, leemos acerca de las promesas que Di-s nos hace si cumplimos la Torá y hacemos las mitzvot:

Va a haber lluvias cuando las necesitemos para que crezcan los cultivos.

Va a haber suficiente comida y todos van a comer hasta saciarse.

Tendremos paz y seguridad en la Tierra.

No pasarán bestias ni animales salvajes por nuestro territorio.

Tendremos éxito en las batallas y triunfaremos frente a ejércitos muchísimo más grandes que el nuestro.

Y Di-s estará con nosotros.

La Torá nos dice, también, que si el pueblo no cumple los preceptos y se olvida de su pacto con Di-s, entonces ocurrirán muchas desgracias. Pero incluso si Di-s se enoja con los judíos y los castiga, nunca los olvidará ni los abandonará.

Lo último que aprendemos en esta Parashá es cómo calcular el valor de las distintas clases de regalos que el pueblo le promete a Di-s.

En el Monte Sinaí, Di-s le comunica a Moshe las leyes del año sabático. Cada séptimo año, todo el trabajo en la tierra debe cesar, y su producto debe ser dejado libre para que lo tomen todos, tanto seres humanos como animales.

Siete ciclos sabáticos son seguidos por un quincuagésimo año, el año de jubileo, en el cual también cesa el trabajo en la tierra, todos los sirvientes son enviados libres y las propiedades ancestrales en la Tierra Santa vuelven a la posesión de sus propietarios originales.

Behar también contiene leyes adicionales que gobiernan la venta de tierras, y las prohibiciones contra el fraude y la usura.

En la sección Bejukotái Di-s promete que si los Hijos de Israel observarán sus mandatos, disfrutarán de prosperidad material y vivirán seguros en su tierra. Pero también da una dura “reprimenda” advirtiendo sobre el exilio, la persecución y otros sufrimientos que les ocurrirán su abandonan su pacto con Di-s.

Sin embargo, “Aun entonces, cuando están en la tierra de sus enemigos, no los aborreceré ni los despreciaré como para destruirlos y anular Mi pacto con ellos; pues Yo soy el Señor, su Di-s”.

La parashá concluye con las reglas de cómo se calculan los valores de los diferentes tipos de promesas económicas hechas a Di-s.

© Copyright, todos los derechos reservados. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, siempre y cuando cumpla con la política de derechos de autor de Chabad.org.

Behár - Bejukotái

 

Por el Rav: Mario Stofenmacher
Director Educación y Culto

Behar – Bejukotai

No se trata de cumplir, sino de cumplir de corazón haciendo del hacer un acto de voluntad personal.

Cuando es el temor el que impulsa, la acción se nubla, pero cuando es nuestro corazón el que mueve, la recompensa de D’s se acerca a nuestras vidas. 

Shabat Shalom
Shabat Shalom Malca Moricz
Carita de judío con kippa peke
febrero 28, 2014

Parashá Pekudei Cuentas claras liderazgos duraderos

por goal

Caratatula Jabad com

Moshe

Editorial:

Estimados Lectores:

En esta Parashá hacemos un recuento de todos los elementos utilizados en la construcción del Mishkan (santuario), muy meticulosamente Moshe enumera todas las donaciones recibidas y precisa el uso que se le dio a cada material.

Es sorprendente que una Parasha entera se dedique a contarnos del arqueo de las donaciones del Mishkan. ¿Por qué era tan vital plasmar eternamente las cuentas precisas de las donaciones del pueblo de Israel?

El mensaje que Moshe quiso dejar para las futuras generaciones y a los futuros líderes, es que cuando uno maneja fondos públicos debe ser muy meticuloso y transparente, todo debe quedar detallado hasta la última moneda.

Lamentablemente vemos a líderes políticos y comunitarios que no siguen los pasos de Moshe. Él nos da una gran lección , a pesar de haber tenido el poder sobre toda la nación hebrea, con gran humildad no esperó que le pidan las cuentas, sino que el mismo lo puso a disposición de todos.

Ojala seamos merecedores de más lideres honestos e incorruptibles como Moshe.

¡Shabat Shalom!

Rabino Eli Levy

Moshe hace un recuento del oro, plata y cobre donado por el pueblo para la construcción del Mishkán – Tabernáculo. Betzalel, Ahaliav y sus asistentes confeccionan las Ocho Vestimentas Sacerdotales – la túnica larga de lino, los pantalones de lino, el turbante de lino, el cinturón, el delantal de lana, la placa del pecho, la túnica de lana y la placa de oro para la frente, de acuerdo a las especificaciones dadas a Moshe en la parashá Tetzavé.

cqVx1856949

 

El Mishkán es completado junto a todos sus componentes y traído frente a Moshe, quien lo erige y unge con Aceite de Unción e inicia a Aarón junto a sus cuatro hijos en el sacerdocio. Una nube aparece sobre el Mishkán, significando que la Presencia Divina vino a morar dentro de él.

El contenido de esta pagina es de propiedad intelectual del autor, editor y / o Chabad.org, y es producido por nuestro socio en el contenido, Chabad.org. Si ha disfrutado de este articulo lo invitamos a distribuirlo, estipulando que ha cumplido con la política de derechos de autor.
PNG_zps1ed15660Zorrete_zpsa7d818fb