Posts tagged ‘Santiago Abascal’

enero 9, 2015

En respuesta a la Comisión Islámica Española

por goal

LIBERTAD DIGITAL

santiago-abascal-1509

POR: 

En respuesta al ataque recibido por parte de la señora Natalia Andújar, presidenta de la Comisión de Formación de la Comisión Islámica de España, deseo manifestar lo siguiente:

[Nota Goal: Santiago Abascal, presidente del partido español VOX, ante las acusaciones de xenofobia responde con este articulo].

En primer lugar, que me ratifico en todos los extremos a los que me refería en el artículo al que usted hace referencia, publicado en Libertad Digital gracias a la libertad de expresión que garantiza el estado de derecho.

En segundo lugar, que me parece muy revelador del talante de la señora Andújar la petición de censura para la expresión que disiente de su pensamiento y de sus creencias. Sin embargo, convendría que la citada señora tomase en cuenta que aún estamos lejos de vivir en una sociedad en la que sean de aplicación las normas que impidan el efectivo ejercicio de la libertad de expresión, tal y como ella manifiesta sería su deseo.

En tercer lugar, que resulta algo cómico el que la presidenta de la Comisión de Formación de la Comisión Islámica de España me atribuya la intención de “crear una confusión permanente al identificar la dimensión política con la dimensión religiosa”, cuando, precisamente, la mezcla de lo religioso y lo político resulta tan obviamente constitutiva del mundo musulmán. No está de más recordar a este respecto que, mientras nuestra civilización cristiana fue erigida justamente sobre la separación de los dos ámbitos, el civil y el religioso, no creo que pueda usted decir lo mismo de la suya.

Por lo demás, su prédica de la libertad religiosa tiene sencilla verificación: puede convencernos a los españoles de que su preocupación por dicha libertad religiosa es real, y no un mero recurso argumental, obsequiándonos con una declaración en la que emplace a las autoridades saudíes, no ya a que permitan el ejercicio público de otras religiones que no sean la musulmana, sino siquiera para que no encarcelen a quienes posean una Biblia, para que no castiguen con la pena de muerte a quienes acogen perros en su casa, o para que no lapiden cruelmente a quienes tienen relaciones sexuales fuera del matrimonio.

Las autoridades saudíes han prohibido que los cristianos se reúnan para rezar ni siquiera en la privacidad de su casa, y castigan el proselitismo religioso con la muerte. Y quien dice saudíes puede añadir indonesias, iraníes o nigerianas. Hay donde elegir. ¿Alguna apelación, por su parte, a favor de la libertad religiosa en estos países? ¿O esta se limita a los meridianos occidentales? Si se atreve usted a calificar de “islamófobo” mi artículo, ¿cómo denominaría usted a esos correligionarios suyos?

Señora Andújar, basta de tomaduras de pelo. Cuando uno reclama un derecho, lo menos que debe hacer es estar dispuesto a reconocerle a los demás el mismo derecho. Es un principio que se conoce como reciprocidad.

Como escribí en el artículo que suscitó su ira, la tolerancia y la libertad tienen límites. Claro que no todos los que profesan el islam comparten las más extremas expresiones de intolerancia islamista ni apoyan el terrorismo; pero es también cierto que el fracaso del multiculturalismo resulta bien visible en toda Europa. Le reitero que existen civilizaciones mejores y peores, algo que, estoy seguro, usted comparte. Como le dije, ponerlas todas al mismo nivel sólo es allanar el camino a la barbarie.

Por último: hace usted referencia a lo que califica como “mito” de la invasión (supongo que se refiere a la del año 711) evidencia histórica que parece usted cuestionar, en la línea del más negro revisionismo histórico. Pero los españoles sabemos muy bien que tal “mito” es una realidad histórica incuestionable, a la que, eso sí, tenemos que agradecer la conformación de un profundo sentido de la identidad nacional forjado durante los ocho siglos de combate por el recobro de la patria de nuestros antepasados.

[Nota Goal: España es el único país del mundo que fue capaz de liberarse con éxito del yugo islámico y recuperar su identidad nacional, saliendo esta reforzada junto con Bulgaria].

Permítame, en todo caso, señora Andújar, expresarle mis mejores deseos para el año que comienza.

Santiago Abascal, presidente de Vox.

PNG_zps1ed15660Zorrete - copia

enero 9, 2015

Caballo de Troya

por goal

LIBERTAD DIGITAL

santiago-abascal-1509

POR: 

No voy a decir aquello de que quien ignora la historia está condenado a repetirla, porque creo que el castigo para el ignorante es mucho peor: quien ignora la historia acaba siendo cómplice de su viejo enemigo. Me viene esto a la cabeza a cuenta del presidente Rajoy, que, como si quisiera culminar una hoja de servicios contra la Nación, acaba de aprobar una ley que remueve los fundamentos de nuestra libertad y de nuestra cultura: sin que aúllen los altavoces del laicismo radical, que se descubre otra vez como anticristiano, el Estado español permite que la comunidad musulmana predique en las escuelas proponiendo a Mahoma como “modelo de vida”. No sabemos si se incluirá la recomendación de casarse con niñas de seis años.

Esta ley, según expertos, ha sido redactada en su totalidad por los responsables de la comunidad musulmana en España, sin apenas revisión alguna por parte del ministerio competente. La ley sorprende por su carácter marcadamente confesional en cada uno de sus artículos, y desarrolla una vocación proselitista, revistiendo de tolerancia los aspectos más polémicos de un estricto sistema teocrático. De todos son conocidas las polémicas predicaciones de los imanes en nuestras mezquitas, muchas veces rayanas en el delito. Y todos sabemos de la falta de libertad, cuando no persecución directa, que padecen las mujeres y los cristianos en los países islámicos, mientras que aquí disfrutan de la generosidad características de la libertad y la democracia, reciprocidad, por cierto, a la que se niegan sistemáticamente. No contento con esto, el gobierno de Rajoy, que con la Ley Wert ha vulnerado acuerdos básicos con la Iglesia, concede sin embargo un peligroso privilegio al islam.

Hay españoles combatiendo en las filas del Estado Islámico, hay movimientos ciudadanos para entregar la catedral de Córdoba al islam y en la mezquita de la M-30 se captan yihadistas. En Irak, algunos periodistas han sido decapitados por musulmanes nacidos y educados en el Reino Unido. En Francia crece el apoyo a la yihad en un número –para que nos hagamos una idea– superior al apoyo que tenía ETA en el País Vasco. No podemos confundirnos: la tolerancia y la libertad tienen límites. Claro que no todos los que profesan el islam comparten ni apoyan el terrorismo, pero también es cierto que el multiculturalismo ha fracasado y que, por supuesto, existen civilizaciones mejores y peores. Ponerlas todas al mismo nivel sólo es allanar el camino a la barbarie.

No nos sorprende el silencio de la izquierda ante los crímenes del Estado Islámico porque algunos siempre han buscado aliados para destruir el mundo de la libertad. Sobre este punto, me comentó un periodista venezolano cómo el chavismo promueve la predicación del islam a los indígenas debido a sus acuerdos con Irán. Tampoco resulta chocante que el separatismo permita que agentes marroquíes adoctrinen en el nacionalismo a los musulmanes afincados en Cataluña, a la vez que los islamistas logran privilegios legales para expandirse. Nada nuevo, porque ya sabemos que una parte del mundo occidental está empeñada en suicidarse y muchos gobiernos saben que, para lograrlo, deben destruir sus propios cimientos. La preciosa multiculturalidad del mito progresista, reflejada endisparates como la Alianza de Civilizaciones o la falsa convivencia de las tres culturas, se alimenta sobre todo del desprecio a lo propio. El mejor aliado de la intolerancia es el relativismo de quienes no tienen principios.

En mi reciente viaje a Irak he podido conocer a personas como nosotros que, por ser vecinos de la amenaza, saben que tiene que dejar a sus familias para combatir contra el enemigo. En esas regiones, no tan lejanas, hubo prósperas sociedades cristianas que fueron aniquiladas por la barbarie. De la mayoría de ellas apenas queda el recuerdo.

Mientras escribo no dejo de reflexionar sobre las duras palabras del arzobispo de Mosul: “Nuestro sufrimiento es el preludio del que los europeos y occidentales sufrirán en un futuro próximo”. Así, el cardenal Casaroli afirmó, con gran sabiduría, que hoy tenemos que enfrentarnos a dos fundamentalismos que, como estamos viendo, son aliados: el islamismo y el laicismo radical.

Que cada día parecen menos opuestos por más complementarios.

Santiago Abascal, presidente de Vox.

PNG_zps1ed15660Zorrete - copia