Posts tagged ‘Universidad Johns Hopkins’

mayo 6, 2015

¿Existe la mala suerte en el cáncer?

por goal

THEOBJETIVE

150227_cancer_investigations

Gracias a los programas de detección temprana en 2015 podrán evitarse unas 325.000 muertes por cáncer en la Unión Europea (Stefan Wermuth)

La controversia por el estudio de la Universidad Johns Hopkins que adjudicó al azar el riesgo de sufrir la enfermedad, en realidad desnuda el hecho de que la ciencia aún busca las verdaderas causas que activan las células malignas.

Si dos coches parten de un mismo punto pero uno recorre una distancia mayor y va mucho más rápido, su riesgo de tener un accidente será mayor que el de otro automóvil que vaya mucho más cerca y se desplace más lentamente. Eso, aunque la analogía luzca extraña, es lo que parece ocurrir con los tejidos del cuerpo y las posibilidades de desarrollar un tumor: el riesgo se incrementa a medida que pasa más tiempo, especialmente en sitios donde la división celular es más acelerada.

Si se bautiza esto como “mala suerte” y se añade la afirmación de que la herencia y los factores tóxicos (como el cigarrillo o la contaminación) solamente son responsables de un tercio del riesgo de sufrir cáncer, la controversia está servida, tal como lo comprobaron los científicos Cristian Tomasetti y Bert Vogelstein, de la Universidad Jonhs Hopkins, cuando publicaron, a principios de año, un estudio en Science que puso sobre la mesa la idea de que, en la mayoría de los casos, el riesgo de ser víctima de un cáncer se debe al azar.

La investigación en realidad intenta ser una contribución para entender por qué “algunos tipos de tejidos dan lugar a cáncer en humanos millones de veces más a menudo que otros”, algo que se sabe desde hace mucho tiempo pero que todavía no tiene explicación. Los autores indicaron que, en realidad, muchas veces esto ocurre por “mutaciones aleatorias que surgen durante la replicación del ADN”.

Reducir la probabilidad de sufrir cáncer a una especie de macabra lotería no fue precisamente bien recibido, especialmente por las instituciones de salud que dedican enormes recursos y esfuerzos a campañas de prevención dirigidas a modificar hábitos dañinos, como el sedentarismo y el tabaquismo.

El eco global que obtuvo la investigación, que se ganó titulares destacados en los medios de comunicación de los cinco continentes, obligó a reaccionar a la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer, que pertenece a la Organización Mundial de la Salud. “Si es mal interpretada, esta posición podría tener graves consecuencias negativas, tanto en la investigación sobre el cáncer como en las perspectivas de salud pública”, advirtió el director de la agencia, Christopher Wild.

No es poca responsabilidad, pues se está hablando de una enfermedad que se diagnosticó, en 2012, en 14 millones de personas y causó la muerte de 8,2 millones en todo el planeta, según cifras de la OMS. Se estima que los casos de cáncer detectados anualmente aumentarán a 22 millones en las próximas dos décadas.

Tomasetti y Vogelstein se vieron obligados a aclarar el significado de los resultados. “Algunos factores de riesgo pueden estar fuera de nuestro control, pero otros no. El hecho de que gran parte del peligro de viajar en coche se deba simplemente a la distancia de viaje, no significa que los accidentes no se puedan prevenir”, señalaron, en una entrevista difundida luego por la Universidad Johns Hopkins.  Allí enfatizaron la importancia de la prevención primaria (eliminación de estilos de vida dañinos) y la prevención secundaria (detección temprana de los tumores).

“Hay muchos tipos de cáncer y la verdad es que no conocemos su verdadero origen”, indica en entrevista Cono Gumina, médico especialista en gastroenterología y con amplia experiencia en prevención oncológica. “Sabemos que entre 10% a 15% de los tipos de cáncer tienen un componente hereditario. Al final, es poco. El otro 85% estaría causado por lo que Tomasetti y Volgestein denominan como ‘mala suerte’, pero que en realidad podríamos llamar epigenética, la ciencia que estudia las modificaciones que sufre el ADN desde el momento de la concepción y en el transcurso de la vida”, agrega.

read more »