Hillary Clinton promete más dinero de los contribuyentes de EE.UU. a los rebeldes de (al-Qaeda?) en Libia

por Jaime

Libios negros hablan de palizas y expulsiones a punta de pistola en las manos de los rebeldes.

REUTERS   Después de varias semanas en la carrera, miles de libios negros son expulsados ​​de sus hogares durante la revuelta contra Muammar Gaddafi que han vuelto a surgir en todo el país, encontrando refugio en un campamento de miserables que esperan sea sólo temporal.

Una vez que los residentes fueron expulsados de la ciudad de la fortaleza de Gadafi enTawergha, las familias ahora vagan por un compuesto de polvo rodeada de basura. Del grupo que se desplaza hacia el este en el inició del pasado verano, cuando las fuerzas anti-Gaddafi invadieron Tawergha, muchos de ellos buscaron venganza y saquearon la Ciudad, dejando atrás un pueblo fantasma.


“Ellos nos persiguieron con armas de fuego y cuchillos”, dijo Ibrahim Med Khaled, un taxista de 24 años de edad, recién llegado a la obra anterior después de pasar semanas, esquivando multitudes hostiles en el oeste del país antes de ser capturado por hombres armados.

“Me llevaron a una casa y me golpearon con cables eléctricos para hacerme confesar si yo trabajé para Gadafi, aunque yo les dije que no llevaba un arma”, dijo, levantando su camiseta para mostrar los hombros entre cruzados con las heridas frescas de la flagelación.

A lo largo de la rebelión contra 42 años de gobierno de Gaddafi, sus adversarios lo han acusado de contratar a los combatientes de los países africanos vecinos que llevó a las denuncias de maltrato de los negros, incluyendo libios.

El campo ha crecido desde la apertura de 400 a casi 3.000 personas en sólo dos semanas, a pesar de el abandono y la falta de saneamiento y la falta de electricidad y por las aguas residuales pone en evidencia la mala situación de algunos de los bloques de viviendas. A Una niña pequeña se le podía ver comer comida derramada sobre el suelo.

Sin embargo las condiciones pueden ser terribles, los habitantes del campamento dicen que se debaten entre el deseo de regresar, y el miedo a las represalias de los locales fuertemente armados aún resentidos de uno de los episodios más sangrientos en la guerra civil de Libia.

Muchos acusan a los hombres de Tawergha de cometer atrocidades en el asedio de la ciudad de Misrata, y los cuentos de la violación de juergas por subsahariana mercenarios africanos – impulsado en una versión de Viagra repartidos por Gaddafi – que  abundan en Libia, dejando a personas de piel oscura sospechando de algunos de sus compatriotas.

Una ex residente de Tawergha, una madre de 38 años de edad, de cuatro hijos llamada Mouftah Rabha, dijo que no había ninguna duda acerca de las intenciones de la turba que irrumpió en su ciudad el verano pasado.

“Ellos vinieron a matar a la gente negra”, dijo ella en una habitación sin luz que ahora comparte con su familia fuera de un callejón cubierto de escombros. “Teníamos miedo de salir a la calle, por lo que se escondieron en diferentes casas durante siete semanas, luego de venir aquí.”

 Fuente: Barenakedislam
Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: