Hebreos.Net fue atacado y puesto fuera de línea

por malapeste

  

Shalom Estimados amigos,

Lamentamos informarles que nuestro sitio ha sufrido su peor ataque en los casi 15 años que lleva on line, motivo por el cual por primera vez en ese lapso de tiempo, Hebreos.Net fue puesto fuera de línea.

Debido a esta situación, salvo la página principal de nuestro sitio http://www.hebreos.net , el resto del contenido (como ser noticias [Noti-Israel], material judaico [Toratenu], el sitio de homenaje a las víctimas del atentado a la AMIA [ http://www.hebreos.net/Atentado_AMIA/ %5D, los blogs (“De Todo un Poco”, “Internet Judía”), se encuentra actualmente inaccesible.

Aun desconocemos mayores detalles, sin embargo, no queremos dejar de mantenerlos al tanto de la situación.

El equipo de seguridad de la empresa de alojamiento que tenemos contratado, nos ha informado que se encuentra investigando el ataque, siendo el tiempo estimado para finalizar la tarea de investigación y reposición en línea, de entre 12 a 24 Hs.

Desconocemos también cuales serán las consecuencias, fundamentalmente en cuanto a la pérdida de datos, que son el resultado de años de trabajo. Sin embargo, gracias a que mantenemos una política de back up (copia de seguridad) independiente de la que por norma aplica nuestro servidor, confiamos en que podremos reponer en línea practicamente todo el material afectado.

Los mantendremos informados de cualquier novedad, siendo, momentaneamente, está página en Facebook, junto a la cuenta que mantenemos en Twitter ( http://www.twitter.com/HebreosNet ) , nuestras únicas vías oficiales de comunicación.

Saludos cordiales,

El Equipo de Hebreos.Net

 

 

¡Cobardes! ¡Adelante, Hebreos.Net!

6 comentarios to “Hebreos.Net fue atacado y puesto fuera de línea”

  1. NUEVO SUMARIO CONTRA DEMJANJUK . IVAN EL TERRIBLE

    John Demjanjuk (Ucrania, antigua Unión Soviética (URSS), 3 de abril de 1919), nacido como Iván Mikoláiovich Demianiuk
    es un trabajador del sector del automóvil retirado, acusado de cometer crímenes de guerra por su participación en el Holocausto perpetrado por el nazismo durante la Segunda Guerra Mundial, como miembro de la temible SS nazi.

    La justicia alemana ha abierto otro sumario contra el ucraniano John Demjanjuk, de 91 años y condenado el pasado mayo a cinco años de cárcel por la muerte de 28.000 judíos, esta vez por crímenes cometidos en el campo de concentración nazi de Flossenbürg (Baviera).

    Demjanjuk fue condenado el pasado 12 de mayo a cinco años de cárcel por la Audiencia de Múnich por complicidad en el asesinato de 28.000 judíos en el campo de exterminio de Sobibor, en la Polonia ocupada, donde sirvió entre marzo y septiembre de 1943.

    Se le responsabiliza de haber participado en la muerte de al menos 27.900 personas en el campo de exterminio nazi de Sobibor, en Polonia, entre marzo y septiembre de 1943, por lo que fue apodado como Iván el Terrible.
    Finalizada la Segunda Guerra Mundial, Demjanjuk emigró al continente americano, obteniendo la ciudadanía estadounidense. En 1983 el Gobierno israelí pidió extradición para afrontar un juicio por crímenes

    Su edad, 91 años, impide que el criminal de guerra entre en prisión, pese haber sido juzgado y condenado por participar en la matanza de los 27.900 judíos que se estima que murieron en un campo de exterminio en la Polonia ocupada

    Demjanjuk perdió la nacionalidad estadounidense en 2002 por haber mentido sobre su pasado, no habiendo mostrado nunca público arrepentimiento por su supuesta participación en el Holocausto.

    El proceso legal contra Demjanjuk comenzó en los años setenta en EE UU, donde residía desde los años 50. Fue acusado de ser Iván el Terrible, un guardia del campo de Treblinka conocido por su crueldad.

    En diciembre de 2008, la principal autoridad judicial alemana estimó que un tribunal de Munich era competente para juzgarlo porque el acusado vivió cerca de la capital bávara en 1952 antes de emigrar a Estados Unidos. En marzo de 2009 se acordaron los términos para su extradición desde Estados Unidos hacia Alemania.[

    Con 22 años fue enviado al frente a luchar contra los alemanes y fue hecho prisionero por los nazis y condenado a morir, como millones de prisioneros soviéticos, de hambre, frío o extenuación, ya que no se les proporcionaba alimento, mantas o medicinas. Demjanjuk, sin embargo, encontró la forma de sobrevivir y se hizo entrenar como ‘trawniki’, guardia voluntario que controlaba a los presos desde dentro, y fue destinado a Sobibor, en el sureste de Polonia.

    A finales de la década de los años setenta del siglo pasado, se conoció la participación de Demjanjuk en el Holocausto y en 1986 la justicia estadounidense le extraditó a Israel, donde en primera instancia fue condenado a muerte en 1988.

    1977 de ser el temido “Ivan el terrible”, un guardia del campo de exterminio de Treblinka, fue extraditado a Israel y sentenciado a muerte, aunque después liberado por falta de pruebas. Demjanjuk regresó a EE.UU. en 1993 y le retiraron la ciudadanía en 2002 después de que un tribunal estadounidense lo acusó de haber trabajado en otros dos campos (Majdanek y Sobibor). Los fiscales alemantes lo acusan de haber participado en la muerte de 27.900 judíos en Sobibor y fue extraditado a Alemania en mayo de 2009.

    En 1999, el Departamento de Justicia de Estados Unidos retomó su caso. En 2002, un juez estadounidense determinó la validez de los documentos de la Segunda Guerra Mundial que le situaban como guardián en varios campos de concentración nazis. Demjanjunk perdió de nuevo la nacionalidad estadounidense y llevó su apelación hasta el Tribunal Supremo, que rechazó admitirla a trámite. Según varios testimonios, Demjanjuk fue reclutado por el Ejército soviético en 1941 y después de ser apresado por los alemanes se convirtió en guardia de los campos de prisioneros del III Reich. Él sostiene que nunca fue guardián de un campo de concentración, sino que fue prisionero soviético del ejército nazi.

    La sentencia pone fin a un proceso que se ha prolongado durante cuatro décadas. El juez muniqués Ralph Alt, que lo ha procesado durante 18 meses, considera probado que Demjanjuk participó voluntariamente en el exterminio de decenas de miles de personas. Las pruebas demuestran que Demjanjuk fue esbirro de los nazis en ese campo de exterminio en la Polonia ocupada por Hitler. La Fiscalía de Múnich había pedido seis años de cárcel por estos crímenes cometidos en 1943.

    Demjanjuk llegó a la vista sobre una camilla de hospital, ataviado con una gorra y gafas de sol. El anciano, de 91 años, renunció con un parco nein a dar la última palabra en el proceso y no se inmutó cuando Alt dictó su condena. Ha pasado callado los 18 meses que ha durado el juicio. La defensa de Demjanjuk, ucraniano de nacimiento, exciudadano estadounidense y hoy apátrida, negó su paso por Sobibór y pidió su absolución. Es probable que sea la última sentencia que se vaya a dictar en Alemania contra un criminal implicado en el Holocausto.

    Sin embargo, el Tribunal Supremo israelí anuló la condena en 1993 por considerar que no estaba suficientemente probado que Demjanjuk fuera el Iván El Terrible de Treblinka.

    Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, Demjanjuk logró ocultar su participación en los crímenes nazis y en 1952 emigró a Estados Unidos.

    Las autoridades alemanas y estadounidenses han acordado los términos para la extradición a Alemania del presunto criminal de guerra nazi Iwan John Demjanjuk, apodado Iván El Terrible y uno de los guardianes del campo de exterminio de Treblinka.

    Según informaciones del semanario “Der Spiegel”, Demjanjuk, ucraniano de 88 años y residente en Estados Unidos, será entregado en breve plazo a Múnich, cuya fiscalía le imputa ser corresponsable del asesinato en 1943 de al menos 29.000 judíos en el campo de concentración de Sobibor (en la actual Polonia), del que era guardián.

    Es allí donde acontencieron la mayoría de los crímenes que se le han imputado como cómplice activo del Holocausto y peón de la industria de la muerte nazi. Pero tras la guerra consiguió huir a EEUU sin ser juzgado y llevó allí una vida ejemplar como empleado de Ford, en Cleveland, durante 25 años.

    Cuando los servicios secretos israelíes lo localizaron, fue deportado a Israel y condenado a cinco años de prisión hasta que la aparición de nuevos documentos puso en duda que fuera realmente ‘Iván el terrible’ y se le permitió volver a EEUU. Las víctimas del Holocausto, sin embargo, no se rindieron y consiguieron en 2009 su deportación a Alemania, donde ha sido posible el juicio.

    El juez Ralph Alt escuchó en el alegato final de la defensa que “el verdadero asesino es Alemania” y el argumento de que no se puede juzgar a alguien obligado por los nazis a participar en el Holocausto, una negación de la responsabilidad individual que caló incluso en la Fiscalía, que finalmente sólo pidió seis años de prisión.

    Una camilla y unas mantas esperaron en el Tribunal Regional de Múnich la llegada, hoy, de John Demjanjuk, de 91 años, que escuchó en directo su sentencia de cinco años de prisión por la acusación de complicidad en el asesinato de más de 27.900 judíos. Con esta sentencia termina el último gran juicio contra un criminal nazi celebrado en Alemania.

    Si bien ninguno de los supervivientes de aquellos años ha podido identificar a Demjanjuk personalmente, de las pruebas documentales se desprende que no cabe duda de las actividades de Demjanjuk como esbirro de la SS en Sobibór: allí no se hacía otra cosa que asesinar. Los trawniki, armados con porras y armas cortas -para las que tenían poca munición- sacaban a los judíos de los transportes. Se aseguraban de que ninguno escapara mientras los conducían a las cámaras de gas. Algunos judíos obtenían un breve aplazamiento de su ejecución, durante el cual cumplían las tareas más duras: sacar los cadáveres de las cámaras, arrancarles los dientes de oro, ocuparse de su cremación. También acababan asesinados. Los trawniki como Demjanjuk, en cambio, obtenían mejores condiciones de vida que los demás prisioneros de guerra orientales y un trato aceptable por parte de los verdugos alemanes. Quedan multitud de testimonios de su rutinaria brutalidad.

    ABEL REYES TELLEZ.
    PRESIDENTE NACIONAL
    PARTIDO SOCIAL CRISTIANO NICARAGUENSE.PSC.
    ESCRITOR CRISTIANO
    EMAIL.PSCNICARAGUA@HOTMAIL.COM

    Me gusta

  2. Por favor, haga comentarios relacionados con la entrada

    Me gusta

  3. suerte Hebreos,net,que se pudran nuestros enemigos

    Me gusta

  4. Gracias por su solidaridad amigos.

    Esperamos volver pronto a la red.

    Saludos cordiales,

    Waldo

    Me gusta

  5. “Se ocultará alguno, dice Elohim, en escondrijos que yo no lo vea?” Señor Soberano, mira los enemigos de Jacob. Saca a la luz lo que ahora está en tinieblas, porque contigo mora la luz. Amén!!!

    Me gusta

  6. Menos mal que tenéis la iluminación de la copia de seguridad personal. Sois unos linces… 😀

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: