Cobardía frente al odio al judío por las izquierdas demócratas USA.

por goal

En un evento Bernie Sanders en la ciudad de Nueva York, un negro “activista de la comunidad” comenzó a despotricar sobre los “Judios sionistas” su control de la Reserva Federal y Wall Street.
Bernie Sanders

En los eventos anteriores, Sanders se había apresurado a condenar lo que él decía era retórica intolerante e islamófoba por los republicanos. Pero cuando se enfrentan a la realidad de un activista de izquierda a uno de sus propios eventos, no podía hacerlo.

Por: Daniel Greenfiedl

No hubo condena del antisemitismo. En lugar después de una demanda inicial de que estaba orgulloso de ser judío, se pasó a un discurso incoherente a criticar a Israel y distanciándose del sionismo.

Bernie Sanders había sugerido en el mismo evento que el presidente Clinton era racista por defender sus políticas de lucha contra la delincuencia a manifestantes Negros. Vive la materia, pero no iba a condenar el antisemitismo. En lugar de desafiar el odio de la izquierda para los Judios, trató de sugerir que él no era uno de los “malos” los sionistas. Fue uno de los “buenos” Judios que tenían una posición equilibrada en Israel y “Palestina”.

Fue una muestra triste y vergonzosa. Y esta no era la primera vez que Bernie vio la intolerancia y sin parpadeo alguno por su parte.

Cuando NPR Diane Rehm lo acusó de tener doble ciudadanía en Israel, él tropezó a través de una respuesta, pero nunca condenó el antisemitismo inherente a la cuestión. Retrocedió Jesse Jackson a pesar de la ligadura de Hymietown. Cuando se le preguntó al respecto, él hizo todo lo posible para evitar condenar directamente el antisemitismo.

Bernie Sanders salió de un movimiento político plagado de antisemitismo. Se encuentra con ellos en público de una forma regular. Y él es demasiado cobarde para enfrentarse a ello.

Después de Roseanne Barr se postuló para presidente, afirmó que durante la campaña, “todo lo que se había creído nunca sobre la izquierda se mueve en exceso” y que ella descubrió que “muchos de los que había considerado compañeros eran intolerantes al desnudo”. Y ella hizo lo que Bernie Sanders no hará. Ella condenó la intolerancia.

Hay pocas dudas de que Bernie Sanders ha encontrado mucho más antisemitismo en privado que él que tiene en público. Y a cada paso del camino, se tomó la decisión de caer en línea y mantener la boca cerrada.

En el Reino Unido, Judios prominentes y no Judios dentro del partido laborista han estado hablando contra el creciente antisemitismo dentro del partido y sus adjuntos políticos. Pero aquí hay una cultura del silencio sobre el antisemitismo de la izquierda. Y los que hablan pagan el precio. Considere la respuesta a Phyllis Chesler del nuevo antisemitismo. Y, por el contrario, la integración de la flagrante intolerancia de Max Blumenthal .

“Acuerdo de caballeros” El solía ser que de los que se esperaba que los Judios guardaran silencio sobre el antisemitismo de la izquierda si bien afirma que todos los fanáticos se fueron a la derecha. Bernie Sanders es un producto de ese sistema. Su negativa a hablar sobre el antisemitismo al tiempo que acusa a la derecha de la intolerancia es típico de cómo funciona.

Pero este es un “acuerdo de caballeros” que no se sostenía que el antisemitismo de la izquierda crece más bien flagrante, “camaradas” humillantes como Bernie Sanders en los eventos públicos. Durante la Guerra de Irak incluso un activista anti-israelí veterano como Michael Lerner se le queda otra opción que escribir un editorial em el diario Wall Street Journal  quejándose de que el antisemitismo se había convertido en el “ismo aceptable”.

Las tropas de Bernie Sanders en una reunión acordaron de reunir diligentemente la invocación de Hitler y el Holocausto, pero nunca se discute el hecho de que el antisemitismo del nacionalsocialismo tenía sus raíces en el socialismo. Incluso el inventor del término, Wilhelm Marr, era un socialista alemán que escribió: “El antisemitismo es un movimiento socialista, sólo en la forma más noble y más pura que la socialdemocracia.” Georg Ritter von Schónerer, cuyo estilo al “Führer Hitler” fue fuertemente influenciado  , se había dedicado a la lucha contra el “capitalismo de libre mercado judío”.

La génesis del movimiento que condujo al asesinato en masa de Judios se pudo encontrar en un socialismo populista no muy diferente del suyo. El origen de Occupy Wall Street, un movimiento que ayudó a allanar el camino para su campaña política, estaba en Adbusters, una revista que incluía artículos tales como, “”¿Por qué nadie se dicen ser judíos?” El autor de este artículo, Kalle Lasn, elogia a Bernie Sanders para decir las mismas cosas que Adbusters había estado diciendo.

¿Por qué no va a Bernie Sanders a decir que son antisemitas? Es obvio por qué. Él necesita su apoyo.

El hecho de que un candidato presidencial de la etnia judía no puede condenar el antisemitismo, incluso cuando está siendo gritado justo en su cara muestra la gravedad del problema. Bernie Sanders condenará a todo tipo de intolerancia. Sin embargo, no se abordará el antisemitismo de izquierda. Que pondría fin a su carrera política.

Bernie Sanders es un cobarde. Pero él no es el único.

El viejo “pacto de caballeros” se deshacía como tropos antisemitas se integran cada vez más. Militantes de izquierda duros como Spencer Ackerman o MJ Rosenberg, que no son de ninguna de las maneras amistoso con Israel, de vez en cuando hacen garabatos una breve queja sobre la extremidad de la fealdad que crece en su movimiento y entonces el negocio del antisemitismo de la izquierda sigue como algo usual.

Una parte significativa de la izquierda dura no es anticapitalista en abstracto, como Bernie Sanders es, pero está convencido de que las redes secretas de los Judios controlan la economía. Conspiraciones corporativas son una droga de entrada fácil de conspiraciones judías. Ante en una multitud anti-israelí que culpa de todo, desde la policía estadounidense en la guerra de Irak al sionismo y las teorías de la conspiración antisemitas que escriben ellos mismos.

Si bien estas personas son una minoría, como Adbusters nos recuerda, son muy influyentes en la izquierda. Ellos son los tipos de activistas que se presentan temprano y salen tarde, que ayudan a los comités de forma, aparecen en los eventos y donan sin tener que pedir. Desempeñan un papel importante en las redes de izquierda que impulsó la carrera de Obama y que se llevaron a Bernie Sanders de una broma oscura a un candidato viable.

En lugar de denunciarlos, Bernie Sanders les complace a ellos atacando al Estado judío.

Es por ello que no ha habido ningún esfuerzo sostenido desde dentro de la izquierda americana para hacer retroceder contra el antisemitismo dentro del movimiento. Es más fácil en lugar de ignorarlo o para complacerles a ellos. Para responder al antisemitismo criticaando a Israel, como hizo Bernie Sanders. O para fingir no escuchar lo que se dice.

La campaña de Sanders sigue el modelo de la exitosa campaña de Jeremy Corbyn para la dirección del partido laborista en el Reino Unido. Pero la victoria de Corbyn llevó a sus aliados intolerantes surtidos de la carpintería como Raed Salah del Movimiento Islámico que afirmó que los Judios usan la sangre humana para la matzá, Holocausto de denier Paul EisenStephen Sizer que afirmaban que los Judios estaban detrás de 9/11. Ahora el antisemitismo en la fiesta del Laborismo se está debatiendo vigorosamente. Desafortunadamente los orígenes judíos Bernie Sanders le permiten ser “judío limpio” y praticar el antisemitismo de la izquierda americana en formas que Corbyn no podía. Poniéndose de pie allí y haciendo caso omiso de antisemitismo, incluso cuando está dirigido a él, Bernie Sanders finge que no es un problema.

Eso es lo que hace que su cobardía frente al antisemitismo de izquierda tan útil a la izquierda antisemita.

El evento Sanders en el Apollo Theater también contó con Harry Belafonte, quien había afirmado que “Hitler tenía una gran cantidad de Judios en lo alto de la jerarquía del Tercer Reich” y Spike Lee, quien había respondido a las críticas de los estereotipos antisemitas en sus películas por diciendo que “no podía hacer una película anti-semita” porque los Judios dominan Hollywood. ¿Qué dice acerca de Bernie Sanders que estos son los feos puntos de vista de las personas a las que su campaña utiliza con el fin de presentarlo a un público negro?

Bernie Sanders ha hecho las paces con el antisemitismo. Él preferiría que no se lo gritaran a él en público, pero si lo hacen, se hablará de cómo hay gente mala en ambos lados en Israel.

BREAKINGISRAELNEWSSilueta zorrete transparente-pequeña

5 comentarios to “Cobardía frente al odio al judío por las izquierdas demócratas USA.”

  1. Reblogueó esto en Verdades que ofenden...

    Le gusta a 1 persona

  2. Este Sanderd, es todo un calzonaso baja pantalones progre izquierdoso, solo espero que en estas eleciones le pase como a la fea del baile, que nadie la saca a bailar. lod Obamones, Sandones y clitones , tienen ya poco futuro en America, ante el nuevo despertal nacionalista.. saludos..

    Le gusta a 1 persona

  3. Muy bien LaVerdad, gracias. Saludos.

    Me gusta

  4. Esperemos que así sea benjamin. Saludos y buen Domingo.

    Me gusta

A %d blogueros les gusta esto: