Archive for ‘CIA’

mayo 2, 2016

A cinco años de haber matado a Bin Laden EEUU pone en la mira al jefe del Estado Islámico.

por goal

El director de la CIA, John Brennan, dijo no tener dudas de que vencerán a ISIS y que la eventual eliminación de Abu Bakr al-Baghdadi tendrá un gran impacto en esa organización.

John Brennen director de la CIA 2016

John Brennen, director de la CIA Gabriella Demczuk/Getty Images

Cinco años después de la muerte de Osama bin Laden a manos de tropas estadounidenses, el director de la CIA, John Brennan, dijo que eliminar al jefe del Estado Islámico, Abu Bakr al-Baghdadi tendría un importante impacto sobre ese grupo yihadista que ha eclipsado a Al Qaeda.

Bin Laden, el hasta entonces terrorista más buscado del mundo, fue ultimado la noche del 1 al 2 de mayo de 2011 por fuerzas especiales de Estados Unidos que asaltaron su mansión en Pakistán, luego de una persecución de más de una década.

“Hemos destruido una gran parte (de la red) Al Qaeda. Aunque no está completamente eliminada (…) ahora debemos hacer frente en los años que vienen al nuevo fenómeno Estado Islámico”, dijo Brennan

“Recuerdo esa misma noche, los cánticos de “USA” y “CIA”, la culminación de un duro trabajo. Habíamos destruido una gran parte de Al Qaeda”, dijo Brennan, en una entrevista en la cadena Fox para comentar la operación contra Bin Laden.

Ahora, el objetivo es otro: “Es importante que destruyamos a ISIS, no tengo ninguna duda”, aseveró el alto funcionario.

Recordando la operación en Pakistán

Hace cinco años, en una comparecencia televisada, el presidente Barack Obama anunciaba a la nación la muerte del líder de Al Qaeda, en lo que probablemente fue la decisión más compleja en política exterior tomada por el mandatario.

Buenas noches. Esta noche, puedo informar al pueblo estadounidense y al mundo que EE.UU. ha llevado a cabo una operación en la que se mató a Osama bin Laden, el líder de Al Qaeda, y un terrorista responsable de la muerte de miles DE hombres, mujeres y niños inocentes”, afirmó entonces Obama.

En esa intervención, explicó cómo un comando de fuerzas especiales había ingresado en Pakistán y matado a Bin Laden en su refugio de Abottabad, en las afueras de Islamabad.

En el asalto del 2 de mayo de 2011 que dio muerte a Bin Laden participaron en total 23 Navy Seal, el comando de operaciones especiales, y un intérprete, que acabaron también con la vida de dos guardaespaldas del terrorista, la mujer de uno de ellos y uno de los hijos del líder de Al Qaeda.

Posteriormente, el cadáver del jefe de Al Qaeda fue lanzado al mar de Arabia en mayo de 2011.

Obama aseguró en unos extractos de una entrevista con CNN, que será retransmitida este lunes, que “en ese momento, (Bin Laden) entendió que el pueblo estadounidense no había olvidado que cerca de 3,000 personas fueron asesinadas” en referencia a los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, Washington y Pensilvania.

“¡Bap! ¡Bap!”

En estos años, se han ido conociendo más detalles de la operación, con la publicación de varios libros de integrantes del comando que acabó con la vida de Bin Laden, entre ellos el Navy Seal Robert O’Neill, quien apretó el gatillo.

O’Neill estaba acompañado por otros cinco Navy Seal que accedieron al complejo donde estaba alojado Bin Laden y llegaron al tercer piso, en el que descubrieron al cabecilla máximo de Al Qaeda refugiado junto a una de sus mujeres.

“En ese segundo, le disparé, dos veces en la frente. “¡Bap! ¡Bap! La segunda vez cuando se caía. Se encogió enfrente de su cama y le disparé de nuevo”, rememoró el soldado.

No queda documento visual de lo ocurrido. En 2014 un tribunal de Washington apoyó la decisión del Gobierno de no dar a conocer las fotos en las que se ve el cadáver de Bin Laden por ser “bastante gráficas y macabras”.

Osama Bin Laden bastante acabado

Osama Bin Laden. AFP

Recordando la operación en Twitter

La agencia de inteligencia difundió así los tweets del desarrollo de la operación, entre ellos la célebre foto del presidente Obama siguiendo el evento junto a otros altos funcionarios estadounidenses en Situation Room, la sala de crisis de la Casa Blanca.

En el hashtag #UBLRaid, la CIA twitteó el ataque contra Ben Laden como si se estuviera desarrollando este domingo.

A las 3:39 pm de aquel día se daba a conocer el siguiente mensaje: “Osama bin Laden encontrado en el tercer piso y muerto”.

Cuatro minutos más tarde, el presidente recibe la notificación de que se trata efectivamente de Bin Laden

Univision Noticias

Silueta zorrete transparente-pequeña

febrero 21, 2016

Ex agente de la CIA revela: Que la Administración Obama fue infiltrada por los Hermanos Musulmanes de Egipto. ¿Seguro que fue infiltrada?. Vídeo VOSE.

por goal

Documentos descubiertos de los Hermanos Musulmanes podrían poner a Obama en la prisión.

OBAMA TRAIDOR MUSULMAN

https://www.youtube.com/embed/JYEc3Dw_KlQ“>

Video produced by http://www.westernjournalism.com

WESTERN JOURNALISMPNG_zps1ed15660Zorrete - copia

junio 20, 2015

Agente del FBI: La CIA podría haber detenido 9/11 Parte (2)

por goal

Agente del FBI: La CIA podría haber detenido 9/11 Parte (2)

world-trade

Una bandera estadounidense cerca de la base del World Trade Center tras los atentados del 11 de septiembre de 2001. PETER MORGAN / REUTERS

Actualizado | Marcos Rossini, un ex agente especial del FBI en el centro de un misterio perdurable relación con el 11 de septiembre de 2001 los ataques terroristas, dice que está “horrorizado” por las declaraciones hechas en los recién desclasificados documentos por el ex director de la CIA George Tenet por defender  los “esfuerzoss” de la agencia de espionaje a detectar y detener la trama.

BY JEFF STEIN

Rossini, quien fue asignado al Centro de Contraterrorismo de la CIA (CTC) en el momento de los ataques, ha mantenido durante mucho tiempo que el gobierno de Estados Unidos ha encubierto las relaciones secretas entre la agencia de espionaje y los individuos saudíes que pueden haber instigado la trama. Quince de los 19 secuestradores que estrellaron aviones comerciales contra las torres del World Trade Center, el Pentágono, y un esfuerzo fallido a chocar contra los EE.UU. Capitolio, eran saudíes.

Un informe muy censurado de 2005 del inspector general de la CIA, partes de las cuales habían sido publicadas anteriormente, fue más desclasificado a principios de este mes. Se encontró que los investigadores de la agencia “no encontraron evidencia” de que el gobierno de Arabia Saudita “apoyara a sabiendas y voluntariamente” a terroristas de Al-Qaeda. Agregó que algunos funcionarios de la CIA habían “especulado” que “simpatizantes disidentes dentro del gobierno” pueden haber apoyado a Osama bin Laden, pero que “la denuncia era demasiado escasa para determinar con exactitud ese apoyo.”

Más de 30 páginas relativas a Arabia Saudita en el informe se habían tachado. El gobierno de Obama también se ha negado a desclasificar 28 páginas que tratan con conexiones saudíes a los secuestradores en una investigación del Congreso conjunta de los ataques.

Como se ha informado anteriormente, Rossini y otro agente del FBI asignado a la CTC, Doug Miller, supieron en enero de 2000 que uno de los futuros secuestradores, un agente de Al-Qaeda con el nombre de Khalid al-Mihdhar, tenía unas visas de entradas múltiples para entrar en los EE.UU. A mediados de verano de 2001, la CIA estaba advirtiendo repetidamente al presidente George W. Bush y otros funcionarios de la Casa Blanca de que un ataque de Al-Qaeda era inminente. Pero cuando Miller y Rossini trataron de advertir a la sede del FBI que al-Mihdhar podría estar suelto en los EE.UU., un supervisor de la CIA les ordenó permanecer en silencio.

Rossini dice que está “profundamente preocupado” por la forma en que la agencia continúa suprimiendo la información relacionada con los contactos entre la CIA y Arabia Saudita, en particular cuando la agencia de espionaje se van desclasificando otras porciones de documentos para demostrar que hizo todo lo posible para frustrar la trama del 11 de septiembre de 2001.

“Hoy no habría existido un 9/11 si CIR de Doug [Informe Central de Inteligencia] de al-Mihdhar hubiera sido enviado”, dijo a la revista Newsweek en un correo electrónico. “Fin de la historia.

“La falta total de responsabilidad, ni el deseo de profundizar en la verdad de por qué no se envió la nota de Doug”, añadió, “es la razón por la cual las 28 páginas que pertenecen a los saudíes han sido bloqueadas” de su desclasificación y conocimiento públicos.

En 2005, Tenet, el director de la CIA en el momento de los ataques, con rabia refutó la sentencia del entonces inspector general de la CIA John Helgerson quien dijo que Tenet no hizo lo suficiente para detener el complot de Al-Qaeda.

“Su reporte desafía mi profesionalidad, diligencia y habilidad en la conducción de los hombres y mujeres de inteligencia de Estados Unidos en la lucha contra el terrorismo”, Tenet escribió a Helgerson en otro documento redactado en gran medida lanzado el 12 de junio “Hice todo lo que pude para informar, advertir y motivar la acción para prevenir el daño. Su informe no retrata con precisión justa mis acciones, o el trabajo heroico de los hombres y mujeres de la Comunidad de Inteligencia “.

Rossini afirma en documentos aún clasificados-le “muestran un patrón de asistencia financiera, y por otra parte, el papel de la CIA para tratar de reclutar al-Mihdhar.” Él dice que estaba “convencido” de eso y que “no hay otra explicación” para que la CIA se niegue a liberar más información.

Un ex agente de la CIA que trabajaba en el CTC en 2001 dijo a la revista Newsweek a principios de este año que la teoría de Rossini tenía mérito. “Me parece que un poco difícil de creer, que [al-Mihdhar] sería una fuente válida”, dice el ex agente, quien pasó 25 años el manejo de los espías en algunos de los lugares más peligrosos del mundo, incluyendo Oriente Medio. “Pero, de nuevo, la gente que estaban haciendo un montón de llamadas en el momento hubo analistas junior, que tenían experiencia en general cero y absolutamente cero en el terreno la experiencia operativa o cualquier tipo de entrenamiento operacional.”

Los analistas habían comenzado a tomar iniciativas de recopilación de inteligencia más allá de su nivel de habilidad, por lo general mediante el desarrollo de sus propias “fuentes” confidenciales en los servicios de espionaje en Oriente Medio, dice el ex agente, que habló bajo condición de anonimato para discutir libremente un tema tan sensible. Así que es totalmente razonable, lo que el ex agente dice, que un analista de inteligencia en el CTC estaba tratando de desarrollar al-Mihdhar como fuente a través de contactos sauditas.

“No creo que alguna vez hablaran personalmente con nadie” en el campo, agregó el ex agente. “Probablemente consiguieron una fuente a través de enlace. Así que su fuente [sobre los secuestradores] podría haber sido alguien en el servicio de Arabia que dijeron que están hablando con alguien, o alguien en el servicio de Jordania, quien dijo que estaba hablando con alguien. En cuanto a mí respecta, que eran un montón de pedazos de mierda mintiendo. Así que se podría haber hecho eso “.

Rossini y su colega, Miller, siguiendo las estrictas reglas de la CTC sobre secreto, guardaron silencio durante años acerca de su esfuerzo frustrado para advertir a la sede del FBI sobre al-Mihdhar, proporcionando críticos con munición para poner en duda su historia. Pero en una entrevista de la revista Newsweek, un antiguo colega del FBI ahora se ha presentado públicamente por primera vez para reforzar su versión de los hechos.

James Bernazzani, que se hizo cargo del contingente del FBI en el CTC en Langley, Virginia, poco después de los ataques del 9/11, recordó un encuentro con Rossini. “Mark entra en mi oficina un día en Langley y dice:” Algo ha estado realmente molestandome. “Él me dice toda la historia” acerca de cómo él y Miller habían sido prohibidos de decirle a nadie acerca de la probable presencia de al menos uno de Al-Qaeda, el  terrorista al-Mihdhar, en los EE.UU. el pasado mes de julio, dice Bernazzani.

“Yo dije, Marcos, si no está en el papel, nunca ocurrió. Me dijo: ‘lo tengo. “Después de unos minutos regresó y me lo mostró.” Miller, como se vio después, había hecho una copia del cable de advertencia que había preparado para la sede del FBI.

“Yo miré y le dije, mierda ‘puto Santo’, ‘” Bernazzani recuerda. “Le dije: ‘Esto habría dejado esta cosa.” Llamé a Subdirector Pat D’Amuro, “que estaba a cargo de la investigación del FBI sobre los ataques del 9/11. “Le dije que tenía que verlo de inmediato. Me dijo: ‘Más vale que sea digno de él. “Yo le aseguré que lo era. Conduje directamente a la sede del FBI. Me tomó sólo unos 15 minutos para llegar allí. Probablemente me puse algunos récords de velocidad “.

Bernazzani, quien se retiró en 2008 con el Premio Presidencial por Servicio Meritorio, dice D’Amuro “mira, me mira y dice:” Yo me encargo de ello. ‘”

Bernazzani regresó al cuartel general de la CIA. “Le dije a Marcos que se hizo, que fue a las manos adecuadas”, dice Bernazzani. Más tarde, cuando los investigadores del Congreso llegaron en busca de documentos relacionados con los ataques del 9/11, “el FBI no pudo encontrarlo en sus computadoras”, dice. “Si lo hicieron, ellos no me lo dijeron.”

D’Amuro, ahora director general de 930 Capital Management en Nueva York, no respondió de inmediato a una solicitud de comentario.

Todos estos años más tarde, “Lo que Marcos dijo es verdad”, dice Bernazzani. “Se hizo pasar” como Rossini dijo ella.

En cuanto a por qué los analistas de la CIA en el CTC ordenaron Rossini y Miller no decirle al FBI sobre los terroristas de Al-Qaeda en general en los EE.UU., Bernazzani sólo puede teorizar. “Fue un ejemplo clásico de los analistas que poseen información”, dice. “Información Operadores en acción. Algunos analistas tienden a pensar en la información como parte de su negocio.”

Rossini es más contundente. “Corrieron un op clandestina en los EE.UU., y que no querían que la oficina participara en ella.”

Corrección: Una versión anterior de esta historia erróneamente dijo que los agentes del FBI Rossini y Miller supieron sobre visados ​​múltiples de al-Mihdhar a Estados Unidos en el verano de 2001. Fue en enero de 2000, cuando se enteraron de sus visas.

NEWSWEEK

[NT. Goal: FBI ¿Quieres un buen consejo? Cierra el pico. Claro que la CIA no quería que participarais entre otras cosas porque no os enterabais de lo que había en juego y os la cogíais con papel de fumar. Hay decenas y decenas de montañas de pruebas de que el FBI fue mucho mas culpable que la CIA. Entonces existía una ley que prohibía a la CIA operar en territorio USA. Una ley estúpida que vosotros esgrimíais y con la que amenazabais a los operativos de la CIA con procesarlos y encarcelarlos, por eso y por vuestras propias cagadas ¿Como queríais que así la CIA compartiera nada con vosotros?. El 11/9 fue tanta culpa de ellos como de vosotros, diría mas. Vosotros sois mas culpables ya que la CIA no podía operar abiertamente en USA era vuestra responsabilidad hacer ese trabajo y velar por la seguridad de los ciudadanos en vuestro territorio. ¿Decidnos FBI, que ocurrió en el primer ataque al Word Trade Center?¿Lo recordáis¿ ¿Como lamíais el trasero del jeque ciego Omar y de las mezquitas y supuestas ONG’S musulmanas que todo el mundo sabía que eran tapaderas terroristas?. Pues eso, a lavaros las manos al albañal.

PNG_zps1ed15660Zorrete - copia

junio 20, 2015

Agente del FBI: La CIA podría haber detenido 9/11 Parte (1)

por goal

Agente del FBI: La CIA podría haber detenido 9/11

world-trade

Una bandera estadounidense cerca de la base del World Trade Center tras los atentados del 11 de septiembre de 2001. PETER MORGAN / REUTERS

Actualizado |  Marcos Rossini, un ex agente especial del FBI en el centro de un misterio perdurable relación con el 11 de septiembre de 2001 los ataques terroristas, dice que está “horrorizado” por las declaraciones recién desclasificados por el ex director de la CIA George Tenet defender esfuerzos de la agencia de espionaje a detectar y detener el complot.

La información de que la CIA le impidió a Mark Rossini, un exagente especial de FBI y al agente Doug Miller notificar al FBI sobre los terroristas, apareció por primera vez hace unos años en una película documental, informa ‘Newsweek‘.

Rossini y Miller contaron cómo habían averiguado que uno de los futuros autores del ataque, Khalid al-Mihdhar, tenía visados de EE.UU. de entrada múltiple en su pasaporte saudí, pero cuando Miller preparó un borrador del informe para el FBI, un miembro de la CIA de la unidad de secreto máximo le dijo que esperara. Miller y Rossini se vieron obligados a callarse.

Durante todos estos años, Rossini todavía se arrepiente de haber obedecido, según ha revelado a ‘Newsweek’. “Es un dolor que nunca se me va, que me persigue todos y cada uno de los días de mi vida”, confiesa Rossini.

Los informes gubernamentales sobre los atentados atribuyen el ataque terrorista a un “fracaso de inteligencia”. No obstante, sigue siendo poco claro por qué un oficial de la CIA, Michael Anne Casey, le ordenó al compañero de Rossini, Miller, no informar al FBI sobre al-Mihdhar, o por qué otros jefes de la CIA no alertaron al FBI u otras agencias de seguridad sobre la llegada de otro futuro terrorista, Nawaf al-Hazmi, que la agencia había seguido.

Rossini recuerda cuando fue al despacho de Miller después de su conversación con Casey. “Me miró como si estuviera hablando en un idioma extranjero… Los dos nos quedamos pasmados y no podíamos entender por qué al FBI no se le iba a informar sobre eso“.

Rossini ha confesado que cuando se inició una investigación, no revelaron la información. “Nos pidieron que no digamos nada”, admite Rossini. A la pregunta de quiénes fueron, contesta: “La CIA. No puedo dar los nombres. Simplemente en la oficina se entendía que no se podía confiar en ellos, que [los investigadores] estaban intentando culpar a alguien, poner a alguien en la cárcel”, ha contado Rossini al medio.

Dijeron que [los investigadores] no estaban autorizados a saber lo que estaba pasando en términos operativos“, añade el exagente. Fue recién en 2004 cuando Rossini contó al FBI lo que había pasado.

A pesar de las investigaciones y de la existencia de muchas teorías de conspiración sobre lo ocurrido, durante todo este tiempo nadie ha podido presentar una explicación verosímil de por qué a Rossini y Miller se les prohibió informar al FBI sobre la llegada de dos terroristas de Al-Qaeda a EE.UU.

Justo antes de Navidad, el ex agente especial del FBI Marcos Rossini me saludó con su habitual buen humor cuando nos reunimos para las bebidas en un restaurante de Manhattan. Me dijo que su vida por fin había dado un giro para mejor. Ha pasado la mayor parte de su tiempo en Suiza, donde trabaja para una firma corporativa-seguridad global privada. “El bien de la vida”, dijo.

Bueno, pero con algunos cambios importantes. Rossini estaba bebiendo agua mineral con gas en lugar de los cabernets caros que bebióa cuando lo conocí como un funcionario de alto vuelo del FBI en Washington hace una década, cuando era asistente especial del principal portavoz de la agencia, John Miller (ahora con el New York Policía de la Ciudad Departamento). “He cortado de nuevo”, dijo. “Sentirse bien.”

El ex F.B.I. Agente Marcos Rossini deja Tribunal de Distrito de Estados Unidos en Washington, DC después de haber sido condenado a un año de prueba y una multa de 5.000 dólares por su papel en el acceso ilegal del FBI documentos, 14 de mayo de 2009. RON SACHS / CNP / NEWSCOM

El ex F.B.I. Agente Marcos Rossini deja Tribunal de Distrito de Estados Unidos en Washington, DC después de haber sido condenado a un año de prueba y una multa de 5.000 dólares por su papel en el acceso ilegal del FBI documentos, 14 de mayo de 2009. RON SACHS / CNP / NEWSCOM

“El dice que cada vez que lo veo,” su boca rechaza hablar. Pero ahora, a los 53, seis años fuera de la oficina, que está haciendo un esfuerzo decidido para hacer precisamente eso, para cerrar algunos de los agujeros en el 9/11 de la narrativa oficial, que culpa de los ataques a un vago “falla de inteligencia”.

Rossini está bien situado para hacer precisamente eso. Él ha estado en el centro de uno de los misterios perdurables de 9.11: ¿Por qué la CIA se negó a compartir información con el FBI (o cualquier otra agencia) sobre la llegada de al menos dos conocidos agentes de Al-Qaeda en los Estados Unidos en 2000, a pesar de que la agencia de espionaje los había estado siguiendo de cerca durante años?.

Que la CIA hizo él y Doug Miller, un agente del FBI compañero asignado a la “Estación de Alec,” el nombre de la cubierta de la unidad de Osama bin Laden de la CIA, de notificar a la sede de la oficina de los terroristas se bloqueara se ha dicho antes, sobre todo en una Nova 2009 documental sobre PBS, “La Fábrica de Spy.” Rossini y Miller relacionan cómo sabían antes la CIA que uno de los terroristas (y futuro secuestrador), Khalid al-Mihdhar, tenían visados ​​de entrada múltiple con un pasaporte saudí para entrar a los Estados Unidos. Cuando Miller redactó un informe para la sede del FBI, un gerente de la CIA en la unidad de alto secreto le dijo que mantener la boca cerrada. Incrédulo, Miller y Rossini tuvieron que retroceder. Las normas de la estación les prohíbe hablar con nadie fuera de su grupo de alto secreto.

Khalid Almihdhar

Khalid Almihdhar

Khalid Almihdhar fue uno de los secuestradores del vuelo 77 de American Airlines que que se estrellaron contra el Pentágono el 11 de septiembre de 2001. FBI

Todos estos años después, Rossini todavía lamenta cumplir con ese mandato. Si él hubiera desobedecido la orden de silencio, los casi 3.000 estadounidenses asesinados el 9/11, probablemente todavía estaría vivos. “Este es el dolor que nunca se me escapa, que me persigue cada día de mi vida”, escribió en el proyecto de un libro que compartió conmigo. “Siento que he fracasado, a pesar de que sabía que era el sistema y la comunidad de inteligencia en general la que ha fallado.”

Las diversas comisiones y opiniones de las agencias internas que examinaron la “falla de inteligencia” del 9/11. los malos hábitos institucionales culpados y rivalidades personales entre la CIA, el FBI y funcionarios de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) para que les impidian compartir información. Fuera de esos exámenes vino la creación de una nueva Dirección de Inteligencia Nacional, que despojó a la CIA de su autoridad coordinadora. Pero culpar “el sistema” deja de lado la cuestión de por qué un oficial de la CIA, en particular, Michael Casey Anne, ordenó callar a de Rossini, Miller, por no alertar al FBI sobre al-Mihdhar. ¿O por qué Station Alec jefes de la CIA no lograron alertar al FBI o cualquier otra agencia de la ley sobre la llegada de Nawaf al-Hazmi, otra de los agentes claves de Al-Qaeda (y futuro secuestrador) la agencia había estado siguiendo desde tiempo y  una cumbre terrorista en Malasia.

Nawaf Al-Hamzi

Nawaf Al-Hamzi

Nawaf Al-Hamzi fue uno de los cinco secuestradores del vuelo 77 de American Airlines que que se estrellaron contra el Pentágono el 11 de septiembre de 2001. FBI

Porque Casey permanece encubierto de la CIA, Rossini no puso su nombre en su manuscrito inacabado. Pero él escribió, “Cuando me enfrenté a esta persona … ella me dijo que ‘esto no era un asunto para el FBI. El siguiente ataque de Al Qaeda va a suceder en el sudeste de Asia y sus visas para Estados Unidos son sólo una distracción. Usted no le diga el FBI al respecto. Cuando y si queremos que el FBI sepa sobre él, lo haremos. ”

Rossini recordó ir al cubículo de Miller después de su conversación con Casey. “Me miró como si estuviera hablando un idioma extranjero. … Los dos estábamos aturdidos y no podía entender por qué el FBI no iba a ser informado acerca de esto.”

Sigue siendo un misterio. Ninguno de los / 11 organismos de investigación post-9 fueron capaces de llegar al fondo de la misma, en parte debido a Rossini y Miller, que continuó trabajando en la estación de Alec después de los ataques, no le dijeron a nadie lo que pasó allí. Cuando los investigadores del Congreso llegaron a husmear, mantuvieron la boca cerrada.

“Nos dijeron que no dijera nada a ellos”, dijo Rossini. Quién te dijo eso? Yo pregunté. “La CIA. No puedo dar nombres. Se acaba de entenderse en la oficina que no se puede confiar, que [los investigadores del Congreso] estaban tratando de fijar esto en alguien, que estaban tratando de poner a alguien en la cárcel. Dijeron [los investigadores] no estaban autorizados a saber lo que estaba pasando operacionalmente. … Cuando fuimos entrevistados, la CIA tenía una persona en la habitación, nos monitoreo “.

Como resultado, Rossini no fue entrevistado por la posterior Comisión 9/11, tampoco. “Sobre la base de esa entrevista, supongo que la Comisión 9/11 [que siguió a la investigación del Congreso] pensé que no tenía nada digno de decir.” Él mantuvo su secreto, dijo, desde el inspector general del Departamento de Justicia también. “Yo todavía estaba en estado de shock”, añadió, y aún temerosos de violar la demanda de Alec estación de Omerta. Por último, cuando su propia agencia de-la Oficina del FBI de Responsabilidad Profesional (OPR) -came a él a finales de 2004, después de la investigación del Congreso y 9/11 Comisión había emitido sus informes fueron abiertos al público.

“Las grabadoras estaban corriendo. Yo estaba sentado justo al lado de Candace Will, director asociado del FBI “a cargo de la OPR, Rossini recordó por teléfono a principios de este mes. “Es cuando finalmente se rompió y les dije lo que había pasado, lo que había hecho, y por qué. Esas grabaciones son la clave, eso es lo que tiene que ser puesto en publico”.

La CIA ha insistido en el tiempo que compartió inteligencia sobre al-Mihdhar y al-Hazmi con el FBI, pero los registros recabados por la Comisión 9/11 contradicen esta afirmación. De hecho, el panel no pudo encontrar registros que apoyan la afirmación de otro supervisor de la estación de Alec, Alfreda Bikowsky, que había llevado a-mano un informe al FBI.

“El FBI está diciendo la verdad”, Philip Zelikow, director ejecutivo de la Comisión 9/11, dijo a Newsweek. En cuanto a por qué la CIA no sólo no compartir pre-9/11 Información sobre los operativos de Al-Qaeda, pero prohibió a los agentes del FBI en la estación de Alec de compartirlo, dijo Zelikow, “No sabemos.”

En tal oscuridad, todo tipo de teorías de la conspiración han florecido, desde los escenarios “TRUTHER” absurdas sobre los cargos preestablecidos en el World Trade Center a connivencia administración israelí o incluso Bush en los ataques. Pero las teorías más sustantivas permanecen, algunos profundamente inquietantes.

El tema fue revivido el 7 de enero, cuando dos miembros del Congreso, respaldados por el co-presidente de la Comisión 9/11, el ex senador demócrata de Florida Bob Graham, dio a conocer una resolución que pide al gobierno de Obama de desclasificar 28 páginas del Congreso conjunta sondear tratar con contactos sauditas con y apoyo financiero para los secuestradores cuando estaban en este país. Las autoridades saudíes, Graham dice: “Sabían que la gente que tenía una misión de Osama bin Laden estaban en, o pronto ser colocados en los Estados Unidos. Si supieran lo de sus tareas eran toma la inferencia demasiado lejos “.

Zelikow, que más tarde pasó a trabajar por la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, ve supuestas conexiones de la Embajada de Arabia a los secuestradores como “una cortina de humo.” Sin embargo, dijo que hay “cabos sueltos” vale la pena explorar, particularmente los movimientos de los secuestradores en el Estados Unidos, que los trajimos cerca de predicadores extremistas yemeníes. “La historia más interesante es donde decidieron asentarse y por qué”, agregó.

Richard Clarke coordinador para el contraterrorismo y la seguridad nacional

Richard Clarke coordinador para el contraterrorismo y la seguridad nacional

Richard Clarke, ex Coordinadora Nacional para la Lucha contra el Terrorismo y Seguridad Nacional, es juramentado ante la comisión bipartidista 11 de septiembre, conocido formalmente como la Comisión Nacional sobre Ataques Terroristas contra Estados Unidos, en el Capitolio, el 24 de marzo de 2004 en Washington. Mark Wilson / GETTY

Ahora, un profesor de historia en la Universidad de Virginia, Zelikow es igualmente escéptico de lo que dijo el ex asesor de contraterrorismo de la Casa Blanca Richard A. Clarke en una entrevista grabada sorprendente con dos periodistas independientes en octubre de 2009-comentarios que han cosechado mucho menos atención que la conexiones saudíes de los secuestradores.

Clarke recordó que en 1999, El Centro de Contraterrorismo de la CIA había sido tomado por Cofer Negro y Rich Blee, dos “duros veteranos de operaciones encubiertas” que “entienden Al-Qaeda era una gran amenaza. … Lo que me dijeron en el momento, “Clarke dijo a periodistas Ray Nowosielski y John Duffy,” era que iban a intentar, por primera vez, para obtener las fuentes en el interior “, para convertir uno de los terroristas en un agente doble.

Clarke pareció extraño que cuando el Director de la CIA George Tenet llegó a su reunión en la Casa Blanca de emergencia con Negro y Blee el 10 de julio de 2001, “ellos nunca mencionaron que ya dos terroristas de Al-Qaeda … habían entrado en los Estados Unidos.”

“Entonces te preguntas, ¿Por qué no?”, Añadió. La “única razón concebible que he sido capaz de llegar a” es que estaban corriendo una operación doméstica ilegal reclutar a al-Mihdhar o al-Hazmi. Y ellos no querían que el FBI irrumpiera en él operativo.

Eso también explicaría por qué de Alec de la estación Michael Anne Casey prohibió a Miller y Rossini para contar a la sede del FBI sobre pasaportes y múltiples visados ​​de al-Mihdhar para entrar en los EE.UU. Rossini cree que “lo hicieron” tratan de reclutar al-Mihdhar, que había realizado visitas anteriores a la nosotros como el ex agente del FBI señaló, la NSA había estado escuchando una casa que al-Mihdhar frecuentaba en Yemen. Es la forma en que la CIA se enteró de la cumbre terrorista de Kuala Lumpur. “Él es un conocido terrorista que siguen por todo el mundo”, dijo Rossini. “Es un tema de varios cables, viene a América … y le permitió dejar América y volver a Yemen para el nacimiento de su bebé. Y él regresa “.

La CIA no le dijo al FBI acerca de su presencia hasta mediados del verano de 2001, después de que habían perdido el rastro de él. “Es simplemente lógico que tenían algún tipo de relación con él, o lo intentaron”, dijo Rossini. “Así que ellos estaban siguiendo estos felices hombres de alrededor de un año o dos sin decirnos nada, y ahora, de repente, en julio de 2001, dicen, ‘Por favor, ayúdanos a encontrar a estos chicos!” ¿Por qué entonces? No puedo probarlo, la única razón es que él fue al sur-él les dijo que se fueran a la mierda -o dejado de responder a sus llamadas telefónicas. Corrieron un operación clandestina en los EE.UU., y que no querían que la oficina participan en ella “.

Word Trade Center

Word Trade Center

Un ministro se encuentra en medio de los escombros del World Trade Center, aparentemente aturdido por los acontecimientos del día, el 11 de septiembre de 2001. LARRY Towell / MAGNUM

“Mentir pedazos de mierda ‘

Un ex oficial de operaciones de la CIA que fue asignado a la estación de Alec en el momento piensa que tanto Rossini y Clarke están sobre algo, pero que su teoría es un descentrado de bits. “Me parece que un poco difícil de creer, que [al-Mihdhar o al-Hazmi] serían una fuente válida”, dijo el ex agente de la CIA, quien pasó 25 años el manejo de los espías en algunos de los lugares más peligrosos del mundo, incluyendo el Medio Este. “Pero, de nuevo, la gente que estaban haciendo un montón de llamadas en el momento hubo analistas junior, que tenían experiencia en general cero y absolutamente cero en el terreno de la experiencia operativa o cualquier tipo de entrenamiento operacional.”

Desde el principio, la estación de Alec, el operativo señaló, fue dirigido por los analistas de inteligencia, muchos de ellos, como la heroína de ficción de Cero Oscuro Treinta, un compuesto de analistas de la CIA de la vida real. Con el tiempo, empezaron imaginando a sí mismos como campo-comprensión, de aventurarse en las operaciones, a veces con consecuencias desastrosas.

“Habían todos estos analistas viene con sus grandes planes y siguiendo los objetivos”, dijo el ex funcionario, que pidió el anonimato a cambio de hablar libremente acerca de asuntos clandestinos. “Pero luego que querían llevar la voz cantante en el tamaño operativo de las cosas, y es ahí donde sus conocimientos no eran suficientes.” Fue un analista de la estación de Alec, Jennifer Matthews, el operativo señaló, que reclutó a la agente doble que ella y seis mas mataron a otro personal de la CIA en una base remota en Afganistán en diciembre de 2009.

“Su definición de una fuente era muy diferente de lo que un oficial de inteligencia o el oficial de caso o de la [Dirección de Operaciones] considerarían una fuente de buena fe validado”, dijo el operativo. Y los analistas de la Estación de Alec no hicieron mucho a los oficiales de casos mayores. mirandolos por encima de sus hombros. “A veces me propongo algo y que volvería a avisar que me fuera, diciendo que podría poner en peligro a alguien con quien estaban hablando.”

Pero ¿quiénes estarían hablando? Los terroristas no es real. “No creo que alguna vez personalmente hablaron con nadie”, dijo el operativo. “Ellos sólo trabajaron en su oficina en zapatillas de tenis …. Probablemente consiguieron una fuente a través de enlaces. Así que su fuente [sobre los secuestradores] podría haber sido alguien en el servicio de Arabia que dijeron que están hablando con alguien, o alguien en el servicio de Jordania, quien dijo que estaba hablando con alguien. En cuanto a mí respecta, que eran un montón de pedazos de mierda mintiendo. Así que se podría haber pasado eso “.

“Eso”, que significa esencialmente la evocación de una relación con al-Mihdhar, quizás a través de una fuente muy sensible en la inteligencia saudí, y venderlo como algo con un gran potencial para sus jefes de la CIA, que estaban desesperados por conseguir algo que hacer dentro de Al-Qaeda. Esto es esencialmente lo que sucedió con Matthews y su espía Humam al-Balawi, un médico que afirmaba ser el que daba  tratamiento al segundo de Osama bin Laden, Ayman al-Zawahiri en su guarida en Pakistán. Balawi fue servido hasta Matthews por la inteligencia jordana, el más cercano colaborador de la CIA en Medio Oriente fuera de Israel.

Altos funcionarios de la CIA estaban tan emocionados por el supuesto el acceso de al-Balawi al círculo íntimo de Al-Qaeda que estaban corriendo hacia la Casa Blanca para dar informes sobre la marcha de él. Es decir, hasta que fue conducido en una base de la CIA y se inmoló, matando a ocho personas en total.

A la espera de que rueden cabezas

Todos estos años después, nadie ha llegado con una explicación plausible de por qué la estación de Alec negaría a Rossini y Miller la oportunidad de decirle al FBI acerca de peligrosas figuras de Al-Qaeda que entran en los EE.UU. “Es looney,” dijo el ex Alec estación de la CIA oficial de operaciones.

“Cuando el primer informe 9/11 salió, yo estaba esperando que rueden cabezas”, dijo el oficial de operaciones. “Pero, por supuesto, se llevaron a cabo todas las cosas importantes. Y todos aquellos que fueron responsables de no compartir la información de sus nombres fueron sacados del informe. Ellos fueron elogiados y ascendidos”.

Fin parte (1)

NEWSWEEK

PNG_zps1ed15660Zorrete - copia