Obama y Kerry intentan convencer a las potencias mundiales de que habrá un buen lapso de tiempo para detectar si Irán está violando el acuerdo nuclear.

por Edwin2295

Obama y Kerry se vuelven un 8 sobre el acuerdo nuclear con Irán

El presidente Barack Obama y su Secretario de Estado John Kerry prometieron que el acuerdo nuclear que será firmado con Irán en Suiza esta semana, dará a las potencias mundiales un margen de advertencia de un año, en caso de que la República islámica decida traicionar el acuerdo firmado y comenzar a crear un arma operativa.

Fuentes de inteligencia de Debkafile dan a conocer que, para hacerse con el acuerdo marco en Lausana, incluso esta concesión, pone en peligro a Israel, el Golfo y Oriente Medio en general y no es suficiente. En una entrega adicional, el presidente autorizó a la delegación de Estados Unidos a caer de nuevo en el espacio concedido a las potencias mundiales para reaccionar a la penetración, cayendo desde un año a seis o siete meses:
Nuestros expertos nucleares explican por qué incluso la aritmética no hace plena justicia a las ventajas que Irán ha adquirido para su inserción a un arma nuclear:

1. Debido a que a Irán se le permite continuar operando hasta 6.500 viejas centrifugadoras IR-1 para el enriquecimiento de uranio a un mínimo de 3,5 por ciento de grado, incluso si se le permite mantener sólo 500 kilos de sus existencias de 7.5-8 -Toneladas, Teherán todavía sería capaz de construir una bomba en 7-8 meses, es decir, mucho más rápido que lo que Obama y Kerry han prometido.
2. Pero si Teherán activa sus centros secretos sin ser detectados por la inteligencia estadounidense, puede producir una mayor cantidad de uranio enriquecido y así reducir el tiempo entre la ruptura y la fabricación de la bomba a tres, o a lo sumo, cuatro meses, lo que resultaría totalmente insuficiente para que las potencias mundiales puedan detectar, intervenir y abortar la fabricación de la bomba, a la vista de las consideraciones siguientes:
— Para obtener pruebas de que Irán está engañando en su acuerdo con las potencias mundiales, las muestras “ambientales” tendrían que ser obtenidas y probadas en laboratorios fuera de Irán. Los resultados estarían disponibles sólo después de dos meses, reduciendo aún más la línea de tiempo para detener a Irán en su iniciativa de construir un arma nuclear. Pero eso no es todo.
— Si Irán muestra en la primera ronda de las pruebas, que está violando el acuerdo con el enriquecimiento de uranio a un grado superior a 3,5, un segundo lote de muestras “ambientales” deben ser recogidas para analizar las cantidades exactas de uranio enriquecido ilícitamente y su grado de pureza.

Ahí se perdería otro mes de tiempo valioso para la acción, para cortarlo a las 10-12 semanas.
3. Y, por último, el presidente de Estados Unidos, el Secretario de Estado y los líderes de la Agencia Internacional de Energía Atómica han afirmado que Irán ha observado un fiel cumplimiento con el primer acuerdo nuclear interino, conocido como el Plan de Acción Conjunto, JPOA, que fue firmado en Ginebra en noviembre del 2013.

Esa información es igualmente falsa.

Es un hecho que se sabe por medio de las agencias de inteligencia de que Irán nunca cumplió con su compromiso de reducir sus existencias de UF6 inferior a 7,5 toneladas y convertir cantidades añadidas a los óxidos inofensivos. De hecho, se estima que Irán ha aumentado su cantidad de existencias aprobadas, a 8,5 toneladas o más, por medio de la estrategia “creep-out” que ha utilizado en varias ocasiones en el pasado para ocultar sus actividades nucleares nefastas.

3. La concesión final con la que Irán ha logrado engañar a las seis potencias mundiales liderados por Washington permite a Teherán mantener un extra de inactividad de 9.000 centrifugadoras IR-1, aunque no han sido desmanteladas,  y el permiso para continuar con la investigación y el desarrollo de centrifugadoras de alta velocidad IR -8 o IR-5.

Esto le sirve a la República Islámica no sólo para mantener su infraestructura nuclear bajo el acuerdo que las seis potencias tienen previsto firmar, además de añadir mejoras junto con la libertad de acortar a voluntad el lapso de tiempo crítico entre el arranque y la fabricación de la bomba.

Las toneladas de verborrea permanente hablada e impresa derramados sobre la cuestión nuclear iraní y años tras años de diplomacia, han expuesto, y no disfrazado, la voluntad del presidente Obama de firmar un acuerdo nuclear con Irán, por muy malo que sea y sea cual sea el precio.
La conclusión ineludible es que el presidente de Estados Unidos ha llegado en torno a la aceptación de la realidad de un Irán con armas nucleares. Como se ve desde Washington, Estados Unidos nunca se opuso a que la India, Pakistán y Corea del Norte se convirtieran en potencias nucleares, y por ello ha decidido que puede vivir con un cuarto, Irán.

Fuente: Debkafile

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: